Lujo y vulgaridad - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 12 Mar 2017

 El recital de "El Indio" Solari en Olavarría terminó en una tragedia. El país habla del show en el que murieron dos personas y siete personas resultaron heridas en la avalancha humana. Las redes sociales son un herividero; están quienes critican cualquier cosa del ex Redondo por sus simpatías políticas, otros que culpan a los jóvenes y otros le caen de lleno al intendente de Olavarría, Ezequiel Galli por ser del Pro. 

Con camiones y micro evacuan a los jóvenes varados en Olavarría.

También están quienes reclaman declaraciones de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y otros a la distancia que no pueden entender qué sucedió. Los que asistietieron al recital, en su mayoría, buscan ser más objetivos, apuntan las fallas en la organización y seguridad y tratan de llevar tranquilidad a través de los mensajes en sus redes sociales, aunque con cuestionamientos. En tanto que hubo algunos ventajistas inescrupulosos que saquearon locales en el partido donde se realizó el recital.

Todo esto es apenas un pequeña descripción de lo que se vive por estas horas. Los canales de televisión pasando imágenes y entrevistas, los medios online haciendo lo propio a una velocidad impresionante, dan cuenta que el cúmulo de información, declaraciones y especulaciones no cesan. En Olavarría no hay una buena conexión a Internet y quienes fueron con su celular no pueden, la gran mayoría, conectarse con sus familiares.

Algunos hablan de 300 mil personas en el show. En argentina solo una persona se puede dar el lujo de convocar a esa cantidad y ese es "El Indio" Solari. Sus fans dicen que asisten a una misa y al parecer siempre es así, aunque en esta oportunidad asistieron a un velorio.

  Una de las emblemáticas canciones de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota es "Un poco de amor francés". En su letra dice dice la canción del vocalista Solari que el "lujo es vulgaridad". "El Indio" tiene el placer, la oportunidad, la fortuna y el lugar de cantar para 300.000  almas, pero este recital en Olavarría terminó en muerte y mucha vulgaridad.