La vida en un centro educativo de Godoy Cruz en plena zona de basurales - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 10 Mar 2017

Gran repercusión causó los datos difundidos por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA), que en las últimas horas sostuvo que la tasa de pobreza en Argentina es del 32,9 por ciento, medida hasta setiembre del año pasado, y que tiene como principal afectado a "segmentos de clase media baja o sectores populares vinculados a la economía informal". Eso significa que hoy hay 13 millones de argentinos por debajo de la línea de pobreza. 

Una de las personas que vive esta realidad en su máxima crudeza día a día es Mariano Ocaña, director del centro educativo comunitario “Arco Iris”, en el Pozo, Godoy Cruz, lugar donde funciona un jardín de infantes  donde los padres dejan a sus niños de entre 45 días y cuatro años, y en contraturno a su horario escolar, chicos desde 6 años en adelante reciben apoyo escolar y participan de distintos talleres. Además, funciona un comedor.

El centro funciona cerca del basural

"El Estado durante mucho tiempo ha estado casi ausente"

"Nosotros vemos a la pobreza manifestarse de manera cruda. Esta ha sido una zona invisibilizada, es una zona de basurales y acá la gente se acostumbró de vivir de esa forma, y el Estado durante mucho tiempo ha estado casi ausente", manifestó Ocaña este viernes en diálogo con el programa Te Digo lo que Pienso -que se emite de lunes a viernes de 7 a 9 por Radio La Red Mendoza 94.1-.

Ocaña contó que en el centro educativo de Godoy Cruz "hay chicos desde 45 días en adelante y chicos que están yendo a la universidad. Acá hay un servicio de comedor y vimos que lo ideal era que comieran en familia, así que le damos la vianda para que se la lleven. Las que les proveemos son para los chicos, no los adultos. Pero una vez que está en la casa seguramente la comparten en familia".

"La violencia es el principal problema que manifiestan, la institucional, la familiar y la de género. También nos llegan chicos con muchos problemas de drogas, y no podemos asistirlos", expresó el director del centro Arco Iris.

Y especificó que los jóvenes que allí asisten se dedican a la gestión de residuos del basural de la zona y a las changas. "Tratamos de enseñarle sobre la gestión de residuos. Acá en el pozo si bien está cerrado, el basural está abierto. Las changas tienen que ver con la construcción y trabajo doméstico, también hay empleados de la municipalidad".

"La gente no es pobre, está en situación de pobreza, ellos no quieren ser pobres, quieren salir adelante".

Ocaña aseguró que reciben ayuda "a nosotros el Estado nacional nos queda muy lejos, tenemos más contacto con el provincial y la municipalidad. El año pasado se incendió nuestro espacio y recibimos apoyo de la municipalidad y mucha solidaridad de la gente".