Desde el Este aconsejan no realizar el Desayuno de la Coviar - Mendoza Post
Miércoles 25 Feb 2015Miércoles, 25/02/15 atrás
porCarlos Fernández
Periodista

 La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) hoy fue invitada a que proponga soluciones inmediatas para solucionar la cara crisis vitivinícola que viene desarrollándose desde hace unos cuatro años y si no que deponga su intención de concretar el próximo Desayuno que la entidad realiza todos los años el día de la Fiesta Nacional de la Vendimia. Este año será el 7 de marzo desde 8.30 en el Hotel Hyatt en la Ciudad de Mendoza.

Y la invitación tomó estado público el día después de que desde la misma Coviar -de parte de su vicepresidente sanjuanino, Ángel Leotta- les aconsejaran a los funcionarios del Ejecutivo Nacional invitados al desayuno que no viajen a Mendoza si es que no traen algún tipo de anuncio que busque una solución para apreciar lo que vale el vino hace un poco más de tres años.

Pero el nuevo consejo, lanzado esta mañana desde la presidencia de la Asociación de Productores del Este de Mendoza (APROEM), tiene un nuevo condimento y que es mucho más fuerte en términos de reclamos debido a que le están exigiendo a la misma Coviar, desde donde se espera un fuerte reclamo al Gobierno de Mendoza por la situación de crisis, que como corporación ella misma proponga soluciones para lograr un precio de referencia, que es lo que en el fondo están solicitando los productores "indignados".

Gabriela Lizana, si bien reconoció que "es muy difícil hacer este tipo de reclamo, porque ellos son muy poderosos -por los integrantes de la Coviar- y yo no. Pero alguien tiene que decir lo que está sucediendo y no después de que todo sucumba. Porque esto se está poniendo cada vez más oscuro y la verdad es que la industria ya está dando los primeros pasos hacia un retroceso del sector de unos 30 años".

Y la mujer no está del todo equivocada. Ayer mismo desde el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (ISCAMEN) advirtieron sobre el gran riesgo que conllevaría que los racimos queden en varios viñedos -sin ser cosechados- por falta de financiamiento, por la falta de rentabilidad aludida, por el depreciado precio del vino, y por la nula ganancia que ofrece el negocio de la uva por la que hoy tanto los gobiernos de Mendoza como de San Juan han operado para que se pague a $1,60 el kilo. APROEM considera que "como mínimo se debe pensar en $2,50 o en $2,25, según los casos, pero no menos, nunca menos", analizó Lizana.

Ahí viene la plaga, de la Botrytis

Según los técnicos del ISCAMEN las consecuencias serían muy graves si no se cosecha la uva en términos fitosanitarios. La tan temida podredumbre (Botrytis Cinerea) se transformaría en una suerte de plaga muy difícil de combatir y que durante tantos años tuvo preocupada a una industria que hasta no hace mucho se enorgullecía por la calidad de sus frutos: las uvas.

Racimo atacado por  Botrytys Cienera, un hongo mortal para la vitivinicultura.

Y el problema no es menor si consideramos la excesiva humedad que hay en los distintos viñedos en todo el territorio provincial que viene sufriendo las inclemencias de un año muy accidentado en términos meteorológicos. Los viñedos que no han sido afectados por el granizo o la piedra sí están siendo afectados por un exceso de agua que requerirá curaciones (caras, mínimo con sulfato de cobre) y que además no cuenta con el mentado financiamiento. Ya hemos dicho que para cosechar un viñedo de unas 25 hectáreas se necesitan unos 200 mil pesos o más, dependiendo del caso.

Volviendo al caso de la Coviar, Lizana apunta que si bien la corporación se puso al frente del pasado tractorazo a Casa de Gobierno, donde encabezó un duro discurso por la situación vinaria nacional, "no ha manifestado públicamente que el precio acordado y las medidas anunciadas por le Gobierno son una burla para el sector productivo. Por ello es que deben ir pensando en no realizar su tradicional desayuno", lanzó.

Lizana fue más allá además al denunciar que "entendemos que hay algunos sectores (por Fecovita) que lograron beneficios en los últimos acuerdos pero lo planteado como solución para el sector productivo no es ni más ni menos que enterrar definitivamente no a la uva sino a todo un sector de trabajo que viene luchando por el precio justo, hace más de un año, días tras día. Así no se puede trabajar más", denunció la combativa mujer de Rivadavia.

La muñeca que colgaron en el último reclamo sobre la Ruta 7 los de APROEM.

Productores que quedan fuera del operativo

Otro punto por el que Lizana está alertando es debido a que, según destaca, "los operativos de salvataje de los Gobiernos de San Juan y de Mendoza no están contemplando a todo los productores ni siquiera a la mayoría".

"Esto fue lo que analizaron ayer martes a partir de las 10 con el ministro de la Producción de San Juan, Marcelo Alós, los productores de la Federación de Viñateros y de la Asociación de Viñateros de esa provincia que se mostraron preocupados porque no se están cumpliendo los compromisos asumidos con el Gobierno de Gioja. Hay muchos inconvenientes en las bodegas para recibir la uva", denunció.

Es que, el operativo inició en San Juan unos días antes que en Mendoza y por ello Lizana adviritó por lo que se viene en la provincia. "Lo que sucede allí es lo que vamos a padecer en la provincia", sostuvo.

Sobre la situación sanjuanina apuntó que "a partir del lanzamiento del operativo, el mosto viejo y el vino de traslado bajaron aún más el precio. Además los productores de uva fina atraviesan una pero situación ya que los valores que ofrecen los pocos que compran son menores a los de hace cuatro años o en su defecto están recibiendo las uvas finas por comunes", marcó.

Lizana, en plena protesta en la marcha cuando pasearon un cajón de muerto con viñas y uvas.