Por el piedrazo a Alfaro, Central jugará sin público - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 25 Feb 2015Miércoles, 25/02/15 atrás

En el partido que Rosario Central le ganó a Tigre 2 a 1 en Santa Fe, el técnico del Matador, Gustavo Alfaro, recibió un piedrazo que salió de la platea baja del Gigante de Arroyito. El gravísimo hecho ocurrió cuando el encuentro estaba igualado sin goles y el DT le manifestó al árbitro que "por una persona no suspendiera el partido". Luego de la desubicada agresión, el choque prosiguió con normalidad.

Lo cierto es que salió la sanción que recibirá el club rosarino. La AFA determinó que el Canalla dispute el partido de la quinta fecha ante Temperley de local a puertas cerradas. Esto desautorizó la primera medida que había tomado el Gobierno de Santa Fe, que había ordenado jugar con la platea baja (de donde salió el proyectil) inhabilitada.

Las reacciones

Tras enterarse del fallo en contra de su insititución, el presidente de Central, insólitamente, estalló de bronca. Raúl Borgia aparentemente no es consciente de la gravedad del hecho y manifestó que "se nos aplica esta pena porque somos Central, pero esta sanción no es similar a la aplicada a otros clubes. Pero tenemos cinco días para hacer un descargo, y lo vamos a presentar".

En tanto, el presidente de la AFA, Luis Segura, aseguró que "la suspensión fue una decisión mía que luego aprobó el Comité Ejecutivo y va a sentar precedente para actuar así de ahora en más con todos los clubes".

Por su parte, Gustavo Alfaro fue la víctima de la situación. "Preferí que un cobarde no fuera más importante que 35 mil personas", al explicar la voluntad de proseguir el partido. Aunque se quejó, con razón: "Alguien se tiene que poner los pantalones. En Brasil cuando se agrede a alguien a la persona se la detiene y se la juzga. En Europa la seguridad está en las tribunas, no en el campo de juego. Hay que reaccionar antes que lamentemos una situación peor".

Por último, el máximo dirigente de Tigre, Rodrigo Molinos, se quejó que "en Central siempre hay problemas", y recomendó que "tienen que suspender a los equipos que tengan hinchadas que provocan agresiones".

En el 2014, el arquero de Boca, Agustín Orión, también recibió un proyectil que cortó su rostro. Y un año antes, el árbitro Germán Delfino recibió un curioso intento de agresión que prosperó: