Guiños, mimos y reclamos en el almuerzo bodeguero - Mendoza Post
Sábado 4 Mar 2017
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Ya no tiene el peso ni la influencia de años anteriores, e incluso pasó por un par de ediciones sin la presencia de un gobernador. Pero el agasajo que Bodegas de Argentina hace cada año, sigue en la agenda de los hitos importantes de Vendimia.

Pocos bodegueros, y muchos gerentes medios de todo tipo de empresas, y periodistas de todos los medios, colmaron este mediodía la capacidad de la bodega Los Toneles, de la familia Millán, para el agasajo número 81 de la Vendimia, pleno de vinos de primera línea, puestos de agua Villavicencio y el catering impecable de Graciela Hisa.

La vicepresidenta Gabriela Michetti, el gobernador Omar Gutiérrez de Neuquén, el de Salta Juan Manuel Urtubey, el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, en mangas de camisa, fueron algunos de los visitantes. Por supuesto, el gobernador Cornejo luego de soportar que toda la mañana le preguntasen por la grúa, la postergación del Acto Central y posibles renuncias en Cultura.

Walter Bressia, titular de BDA


A la hora de hablar de la marcha de la industria, el presidente de BDA Walter Bressia se quejó porque las bodegas no pudieron trasladar al consumidor los precios de vino y de uva de este año. “Tuvimos que resignar rentabilidad” dijo, trazando un panorama negro en la situación de mercado. 

 Con oraciones deliberadamente largas, el representante de los bodegueros dijo que debía haber un nuevo proceso de determinación del precio de la uva. Comparó el Malbec de buena calidad con otros que se pagan igual de caros, pero malos. Arrancó unos tibios aplausos.En un recitado que podría calcarse de otros años, se quejó de dólar barato aunque dijo que las bodegas “no pedimos devaluación”, y se quejó de la inflación que les sigue restando rentabilidad.

Además de reglas de mercado que favorezcan las exportaciones (en franca caída) hubo guiños a la gestión de Mauricio Macri, por “insertar a Argentina en el mundo”. Aplausos otra vez, pero con quejas a la presión fiscal.

Cornejo resaltó el carácter festivo de la Vendimia

Cornejo

A su turno, el gobernador Cornejo resaltó el carácter “festivo” de la Vendimia, y aseguró que tanto su gobierno como el nacional están muy comprometidos con la actividad. Habló de “ayuda, promoción, articulación”, destacando además el trabajo de crecimiento que han hecho enólogos, empresarios, familias y trabajadores para mejorar la actividad, instalando la “marca Mendoza”.

El gobernador defendió las reformas llevadas adelante en su gobierno, en el marco de “una cultura de esfuerzo” y comprometió “más trabajo con las bodegas” para seguir desarrollando la industria.

Cornejo junto a Michetti, Buryaile y Bressia

Tal vez por lo avanzado de la hora, Cornejo evitó hacer enumeraciones. Pero insistió en el “mucho dinero” invertido en la actividad. “Tienen nuestro compromiso, necesitamos trabajo conjunto, para seguir avanzando” se despidió antes de desear una feliz Vendimia.

Luego el ministro de agroindustria Ricardo Buryaille, quien abundó sobre sus discursos y declaraciones de todo el día. "Ojalá el año que viene festejemos una Vendimia mucho mejor" se despidió, con un cordial coro de aplausos.

Gran brindis en Los Toneles

Michetti

La vicepresidienta arrancó defendiendo las virtudes del trabajo. Evitó hablar de los asuntos específicos del sector, y a cambio puso el foco en "trabajar juntos", algo que "a los argentinos nos cuesta"-

"Ahora hay un gobierno nacional que nos ayuda a trabajar juntos, porque estamos consientes de esa debilidad. Queremos trabajar con todos, identificar al otro, trabajar en equipo" dijo.

"Este gobierno está dispuesto a estar juntos, a trabajar juntos por la vitivinicultura, integrados al mundo, generando bienestar para todos" cerró.  "Unirnos, para trabajar en equipo" fue la frase que más repitió la vicepresidente, con un cierre maravilloso "Para no pelearnos al cuete, por cualquier cosa..."

"Tienen nuestro compromiso, necesitamos trabajo conjunto, para seguir avanzando"

Después, subieron las autoridades y los bodegueros al escenario, para brindar por una feliz Vendimia.

Fue un agasajo más en clima cordial, donde la novedad fue que pudieron escucharse unos a otros. Ahora, deben trabajar. Porque los grandes indicadores de la actividad, están "para atrás".