Trump cosecha los primeros elogios de su presidencia tras su discurso - Mendoza Post
Por: Agencia TélamJueves 2 Mar 2017

El primer discurso del presidente estadounidense, Donald Trump, ante el Congreso recibió elogios y levantó la moral de su Partido Republicano tras el turbulento inicio de su gobierno, pese a la falta de detalles sobre cómo hacer avanzar su agenda y a las persistentes divisiones en su agrupación sobre varios temas.

En su intervención, el mandatario dio al Congreso pautas generales para eliminar y reemplazar Obamacare, como se conoce a la ley sanitaria del ex presidente Barack Obama; pidió financiación para infraestructura y urgió a buscar compromisos que fructifiquen en una reforma migratoria.

Aunque faltaron los detalles o directivas claras sobre cómo sacar adelante la agenda, el discurso fue bien recibido en general porque Trump usó un tono mucho más presidencial que en otras ocasiones, conciliador y optimista frente a la intervención oscura y apocalíptica del día de su investidura, el 20 de enero.

"Es sólo un discurso, pero creo que lo que vemos es a un tipo que viene de afuera del proceso político que está encontrando su camino, zigzagueante, hacia convertirse en un líder efectivo", dijo el senador republicano David Perdue, haciéndose eco de declaraciones similares de otros legisladores del partido.

El vicepresidente Mike Pence dijo a la cadena de noticias MSNBC que Trump mostró al Congreso y a la nación "sus espaldas anchas, su gran corazón, tendiendo lazos, centrándose en el futuro".

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, por su parte, dijo que el discurso demostró que Trump es "un presidente que realmente tiene intención de afrontar nuestros desafíos más grandes y de mejorar la vida de las personas".

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo hoy que Trump, quiere aprovechar la buena acogida que tuvo su discurso para avanzar su agenda legislativa.

Trump, entre el apoyo y la crítica

En un encuentro con periodistas sin cámaras, Spicer aseguró que fue "una gran noche para el presidente", quien está "conmovido" por cómo ha sido recibida su primera intervención ante una sesión conjunta del Congreso.

Ese discurso "ha generado un montón de impulso", agregó el portavoz al anotar que Trump aprovechó hoy para empezar a trabajar en sus metas en reuniones con sus asesores y en un almuerzo en la Casa Blanca con el liderazgo del Senado y la Cámara de Representantes.

De acuerdo con una encuesta realizada por CNN entre sus televidentes, el 78 % consideró positivo el discurso de Trump -muy positivo el 57 % y algo positivo el 21 %-, mientras que solo el 21 % lo vio como negativo.

En la misma línea, otro sondeo de la cadena CBS mostró que más de tres cuartas partes de sus telespectadores definieron como positiva la alocución del magnate y otro dato más revelador: que un 82 % la calificó de "presidencial".

CNN, que mantiene un enfrentamiento con Trump, celebró que hayan estado ausentes del discurso los ataques a la prensa y a la oposición demócrata, así como sus dantescas advertencias del día de su asunción sobre la "carnicería estadounidense", en alusión a una ola de inseguridad en Chicago.

El vicepresidente Mike Pence dijo Trump mostró al Congreso y a la nación "sus espaldas anchas

Sin embargo, aunque Trump dio algunas directivas concretas sobre reforma del sistema de salud y pareció respaldar un elemento clave de un proyecto impulsado por los republicanos que está surgiendo en la Cámara de Representantes, no fue suficiente como para resolver el debate entre los republicanos sobre cuáles deben ser las prioridades de la agenda legislativa.

Sobre el reemplazo del Obamacare, la mayoría de los legisladores republicanos dijeron que el discurso de Trump no los acercó en nada a su meta y promesa de más de siete años de revocar la reforma de salud del ex presidente demócrata.

"No sé si esa fue su intención. Pero creo que dio el tipo de directrices que pienso que dan la mayor parte de los presidentes sobre asuntos como éste, y que depende de nosotros", dijo el senador republicano Bob Corker.

Los comentarios de Trump sobre otro prioridad legislativa republicana, reformar el régimen tributario, tampoco movieron mucho el amperímetro de los legisladores de su partido.

El presidente reiteró su llamado a invertir 1 billón de dólares para mejorar las rutas, puentes y la infraestructura en general del país, pero no dejó en claro cómo hará para costear esto dada además la caída del gasto que seguirá a su promesa de rebajar impuestos a la clase media y las grandes corporaciones.

Y sobre inmigración, Trump sorprendió al afirmar que cree posible lograr "una reforma migratoria real y positiva", siempre y cuando los objetivos sean, como enfatizó, mejorar los empleos y salarios de los estadounidenses, fortalecer la seguridad nacional y restablecer el respeto a las leyes.

Horas antes de su discurso, durante un almuerzo privado con periodistas de las principales cadenas de televisión del país, el presidente se mostró incluso abierto a una vía a la legalización, pero no a la ciudadanía, para aquellos inmigrantes indocumentados que no hayan cometido delitos graves o violentos.

No obstante, Trump volvió a reiterar su promesa de construir un muro en la frontera con México, criminalizó de nuevo a los inmigrantes y propuso establecer un sistema de inmigración "basado en el mérito", para proteger a los trabajadores de Estados Unidos.

Al respecto, Spicer puntualizó hoy que hay una diferencia entre "sacrificar los principios" del presidente en materia migratoria y mostrarse dispuesto a trabajar para lograr una solución "integral" al problema.