Macri pronunció un discurso sin autocrítica y que amplió la grieta - Mendoza Post
Miércoles 1 Mar 2017
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

En la apertura de las sesiones ordinarias, Mauricio Macri no sorprendió demasiado. Su discurso estuvo plagado de buenas intenciones y cero autocrítica.

El presidente de la Nación juró que el país está mejorando y se mostró confiado en que este año será el del gran cambio.

Al mismo tiempo, explicó que impulsará una serie de decretos que permitirán que las decisiones de Estado sean más transparentes. Una de ellas referida a eventuales “conflictos de intereses” a futuro.

Aunque no lo mencionó, Macri parecía estar refiriéndose a lo ocurrido con el Correo Argentino, escándalo del cual aún no termina de despegarse. Dicho sea de paso, nada aclaró respecto de ese y otros tópicos que lo salpican.

Macri, entre los aplausos y los abucheos

Quizás a falta de resultados concretos para mostrar, el jefe de Estado decidió ensanchar la grieta con el kirchnerismo. "Queremos menos símbolo, menos relato y más verdad", sostuvo.

Al mismo respecto, aseveró que, "después de una década de despilfarro y corrupción, empezamos a normalizar el sector energético".

Mientras tanto, los propios aplaudían a rabiar y los opositores silbaban. La escenografía que acompañaba la escena estaba compuesta por los célebres cartelitos: "Yo te vi bajar las jubilaciones", "Liberen a Milagro Sala" y "No al ajuste en ciencia y tecnología", entre otros.

No hubo mucho más: como se dijo, solo buenas intenciones y nada de crítica propia.

Un discurso con alusiones al kirchnerismo

Es curioso porque Macri pidió no escuchar “a aquellos que ni siquiera hacen autocrítica de lo que han hecho en el pasado".

Como dice una célebre frase, “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.