El jefe de inteligencia de Trump admitió que Rusia interfirió con las elecciones - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 1 Mar 2017

 El nominado del presidente estadounidense, Donald Trump, para dirigir los servicios de inteligencia, Dan Coats, dijo hoy en su audiencia de confirmación en el Senado que no hay duda de que Rusia trató de interferir con las elecciones del año pasado en el país, posición que choca con la del mandatario y la Casa Blanca.

Rusia "definitivamente intentó influenciar la campaña", dijo Coats, nominado por Trump para encabezar la Oficina del Director de la Inteligencia Nacional (DNI, por sus siglas en inglés), el puesto más alto en la escala jerárquica de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

 Dan Coats, dijo hoy en su audiencia de confirmación en el Senado que no hay duda de que Rusia trató de interferir con las elecciones

"Rusia tiene una larga historia de propaganda y de tratar de influenciar en las elecciones y culturas de varias naciones. Está sucediendo. Parecen haber redoblado su juego", agregó, pareciendo apoyar conclusiones de la inteligencia de su país sobre el rol ruso que Trump ha cuestionado o puesto en entredicho varias veces.

Si es confirmado por el Senado, Coats se dijo determinado a ponerse al frente de la tarea de conocer los detalles de la supuesta influencia rusa en la Casa Blanca.

La Comisión de Inteligencia del Senado, que es la que está estudiando la nominación de Coats antes de que llegue al pleno de la cámara, también está realizando una investigación sobre las presuntas actividades de Rusia durante las elecciones que ganó Trump en noviembre pasado.

La pesquisa incluye estudiar cualquier posible contacto entre agentes rusos y colaboradores de Trump o miembros de su equipo de campaña. El FBI está realizando una investigación similar.

 La pesquisa incluye estudiar cualquier posible contacto entre agentes rusos y colaboradores de Trump

Trump ha negado cualquier contacto inapropiado, y este mes echó a su asesor de seguridad nacional por haberle mentido sobre sus contactos con el embajador de Rusia.

Pero el mandatario rechazó un informe de la inteligencia de su país, difundido el 6 de enero, según el cual hackers apoyados por Rusia penetraron en computadoras del Partido Demócrata y filtraron contenidos para perjudicar a la candidata presidencial Hillary Clinton y favorecer un triunfo electoral de Trump.

Los demócratas de la comisión presionaron hoy a Coats a asegurarles que apoyará la investigación del cuerpo sobre el rol ruso en la campaña electoral.

El presidente de la Comisión, el senador Richard Burr, le pidió colaborar también para determinar "si operativos políticos tuvieron contactos con Rusia", incluidas personas cercanas a la Casa Blanca.

Coats, un ex senador y ex embajador en Alemania, aseguró que su objetivo como jefe de la inteligencia estadounidense, que coordina 16 agencias relacionadas con el espionaje, "no será tener un rol político, sino presentar la verdad al presidente".

"Debe darse una respuesta y tiene que haber consecuencias", señaló sobre los intentos de injerencia electoral rusa, según informó la agencia de noticias EFE.

Trump había alabado durante la campaña el estilo de gobierno del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

La Oficina del DNI fue creada tras los ataques islamistas radicales del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos con la intención de evitar la descoordinación de las agencias de inteligencia, y el último director, James Clapper, ha sido muy crítico de Trump por sus ataques a los servicios secretos.

 Durante su etapa en el senado, Coats, de 73 años, ha sido un férreo crítico de la Rusia de Putin

Durante su etapa en el senado, Coats, de 73 años, ha sido un férreo crítico de la Rusia de Putin, especialmente tras su intervención en Ucrania y la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014.

Si es confirmado con premura, Coats llegará a los mandos de una comunidad de inteligencia que está teniendo fuertes roces con Trump y su círculo más cercano, y un equipo que está siendo ajustado con la llegada del teniente general retirado H.R. McMaster al puesto de asesor de Seguridad Nacional.

McMaster está diseñando un nuevo equipo de expertos en seguridad nacional tras la salida precipitada de Michael Flynn, que mintió sobre sus contactos con el embajador ruso antes de que la nueva administración fuera investida el 20 de enero.

El rol del Director Nacional de Inteligencia, vacante con la salida de Clapper desde hace más de un mes, ha sido eclipsado por una orden ejecutiva de Trump que otorga a su jefe de estrategia, el ex ejecutivo del portal de extrema derecha Breibart Steve Bannon, un puesto permanente en el grupo de más alto nivel dentro del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Para hacerle lugar a Bannon, la Casa Blanca puso en un asiento no permanente al Director Nacional de Inteligencia, algo a lo que hoy Coats restó importancia.

Coats llegará a los mandos de una comunidad de inteligencia que está teniendo fuertes roces con Trump

Los senadores, tanto republicanos como demócratas, conminaron a Coats a ser duro y hablar claro y sin tapujos a Trump y su equipo, a lo que el nominado respondió: "Vivimos en tiempos complicado, diré la verdad y no me preocupará no ser amable".

Coats subrayó que las grandes amenazas para Estados Unidos en la actualidad es el peligro de que los yihadistas del Estado Islámico consigan orquestar un atentado contra estadounidenses o la ciberseguridad, ya que "las tácticas son cada vez más sofisticadas".