Macri y Cornejo trabajaron un año por esta foto - Mendoza Post
Post: Mendoza PostLunes 23 Feb 2015Lunes, 23/02/15 atrás

El más contento de la mesa no era Mauricio Macri. Tampoco Alfredo Cornejo, ni el anfitrión Rodolfo Suárez. El más feliz con la foto de hoy al mediodía en la que Macri, Cornejo y Rody Suárez mostraron el rumbo que muchos buscan para la oposición, estaba a un costado: se trata de Emilio Monzó, el ministro “armador” de Macri. Se la pasó más de un año viniendo a Mendoza junto a Sebastián García de Luca para estructurar el acuerdo que se firmó la semana pasada y que tuvo sus primeros réditos con la primaria de Capital, en la que el radicalismo obtuvo un aplastante triunfo con cerca del 60 % de los votos, casi todos para la lista del “acuerdo” que el PRO apoyó. Macri tardó menos de 24 horas en llegar a la foto con Cornejo y Suárez, felicitar a “Rody”, ratificar el rumbo de las alianzas con la UCR –aunque con la pregunta específica la tiraron al “córner”- y de paso, ningunear a Sergio Massa todo lo que pudo.

(El "grabador patín" sobre la mesa de la conferencia)

Macri, Cornejo y Suárez dieron una conferencia de prensa este mediodía en el segundo piso de la Municipalidad de la Capital, en el Salón Amarillo. No había, claro, sitio más apropiado que ese. Además de los periodistas, había varios dirigentes de la UCR y del PRO, muchos candidatos que buscaban “La foto con Mauricio”, algunos que se fueron sin conseguirla… Y se vivió un ambiente de entusiasmo moderado, muy apropiado para un lunes pre Vendimia en Mendoza. Hubo, sí, varios aplausos que interrumpieron las respuestas de Macri, Cornejo y Suárez.

La foto del acuerdo UCR y PRO en Mendoza.

En los minutos que duró la presentación, ambientada con cartelería de la alianza “Cambia Mendoza” que propone a Alfredo Cornejo y Laura Montero para la gobernación de la provincia, a  Cornejo le faltó pedir, por pudor y pertenencia partidaria, el voto por Macri. Y resaltó todo el tiempo un dato que no muchos tienen en cuenta: las coincidencias tienen más peso y son más importantes que las diferencia, que las habrá y muchas si este frente que debutó en Mendoza tiene un correlato nacional. 

El jefe de gobierno porteño se deshizo en elogios además tanto a Suárez como a Cornejo.

Rodolfo Suárez agradeció el apoyo y cedió el protagonismo consciente de que a sus costados se estaba terminando de cocinar un asunto más importante que la primaria de ayer. Y las definiciones de Macri y Cornejo vinieron por el lado del “motor del cambio”, de “el gran voto opositor que se está extendiendo en la Argentina”, e intercambiaron elogios por sus respectivas capacidades de gestión, que ha sido reconocida varias veces por sus votantes en los distritos que comandan. Ambos jugarán ahora partidos más fuertes, Cornejo por la gobernación y Macri por la presidencia.

Los tres protagonistas, con Macri y Monzó.

Macri fue tajante a la hora de diferenciar escenarios. Cuando le preguntamos por qué el PRO integra en Mendoza un acuerdo donde también está Sergio Massa, dijo que se debía a “cuestiones locales” que su ministro Emilio Monzó “comprendió y aceptó”. Luego le insistieron, tratando de saber si estaría en una foto con Cobos, Sanz y Massa en abril, en ocasión de las primarias provinciales, y dijo de modo tajante que “No”. Lo explicó sencillo: “Esa foto no es el cambio. Ya estuvieron gobernando… doce años… tienen que entender que ya está…” dijo en referencia a Massa, el líder del Frente Renovador.

Mucho más elíptico fue cuando le preguntamos por el camino que podría llevar a un acuerdo “nacional” con Cobos y Sanz, es decir, la UCR. Tanto, que le pasó el micrófono a Cornejo. A puro oficio el intendente de Godoy Cruz sacó la respuesta adelante, hasta que llegó al punto de las coincidencias que valen más que las diferencias.

Macri defendió la llegada de “Mi amigo el Lole” a su espacio, en referencia al ex piloto de F1 y ex gobernador de Santa Fe, el senador Carlos Reutemann. “Una vez que llega uno sin pedir nada y dice acá estoy, no vamos a andar poniendo trabas” dijo, y arrancó aplausos cuando afirmó que “No hay que darles más cheques en blanco a los gobernantes… Yo no quiero un cheque en blanco”.

El foco de la conferencia fue alcanzar acuerdos para hacer buenas gestiones. No mucho más, salvo la obligada referencia al 18F (“No hay golpes, ni nada destituyente”) y una más a la productividad de una Mendoza “que ha estado dormida”, frase que otra vez provocó aplausos.

Suárez y Macri... ¡Con la misma camisa!

Un año trabajaron por la foto de hoy al mediodía. El primer resultado fue arrasador, una trompada fuerte al peronismo y a la Izquierda, que no por esperado (la UCR nunca pierde en Ciudad) fue menos shockeante.

La gran duda ahora es esa foto con Macri se va a replicar con Cobos y Sanz a escala presidencial, o si sólo quedará en una imagen mendocina y amable para las elecciones de este año.