Quincho: ¿Hay tiempo para la reelección de Cornejo? - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 19 Feb 2017

Julián no podía sustraerse de la enorme tristeza por la tragedia. Pensaba en cada una de las historias de vida tejidas alrededor de cada pasajero del Turbus. Los que iban de vacaciones, o a trabajar, o a comprar, porque acá nos siguen matando con los precios. Había visto varias fotos en las redes sociales y en los medios… y trataba de imaginar cada cara, cada sentimiento… Las preguntas le atormentaban. (¿Estaban despiertos cuando pasó? ¿Se dieron cuenta de que estaban muriendo? ¿Cómo es? ¿Sentís el golpe, y ya no estás en este mundo? ¿Es cierto que flotás y ves todo desde arriba? ¿Alguien perdió el colectivo a último momento, y no subió? ¿Qué determina que uno muere, y el del lado sale casi ileso o con raspones? ¿Qué va a pasar con los nenes internados?) Las preguntas estaban atrapadas en la cabeza del gordo.

Trató de escapar de los pensamientos respecto de la tragedia, y de las otras muertes de este fin de semana negro de los mendocinos, mientras acomodaba los enseres para la cena con los muchachos.

- Va a ser muy difícil remontar esto…- le dijo a su amigo, el Ruso, que sacaba cuentas de una obrita que -le contaron- había dejado unos buenos dividendos. Nota mental, no olvidar la anécdota antes del fin de la cena.

El gordo, a sugerencia del Ruso, había preparado el antiguo “Salmón a la escandinava”, o “salmón enterrado” como le decía -de niño- su bisabuela; una nórdica alta, de manos enormes, piel blanquísima y ojos claros, que había vivido hasta los 102 años. La historia consistía en cubrir los filetes de salmón, gruesitos, con azúcar y sal gruesa previamente mezclada y en partes iguales. Llevaba además un poco de hierbas picadas (salvia, romero, hinojo) y pimienta negra molida. Luego, había que dejarlo en la heladera, con un poco de peso arriba, no mucho, y todos los días había que quitarle el líquido que escurría. Julián lo ponía en uno de esos “tupper” con rejilla, al que las vecinas le decían “la fresquita”. Al tercer día, el salmón marinado es un manjar que se sirve en canapés con quesos tipo "crema", o solo, o incluso en alguna pizza.

El gordo iba a entretener a los muchachos con los canapés, mientras salía el salmón a la portuguesa en una antigua paila de cobre que había traído de Chile en los 90. Julián primero sellaba las rodajas de salmón, y luego preparaba su salsa de tomates, zanahorias, pimientos, cebollas, perejil fresco, unas alcaparras, y arvejas. Y lo acompañaba de papas al vapor.

La cena iba marchando, tranquila y paciente.

En el cuadro que ornamenta la pared norte del quincho, la que da a Las Heras, estaba todo cerrado y de luto. Había mucho laburo recibiendo a las almas sorprendidas de la Ruta 7.

Un horror...

Los muchachos se fueron acomodando alrededor de la mesa. Nadie quería hablar de la tragedia, pero era imposible soslayarla.

- Tengo un amigo, uno de los tipos importantes del poder en Mendoza, que ayer cortó clavos todo el día. No sólo por la tragedia… Su propio hijo había viajado por Turbus a Chile el 27 de diciembre, en el mismo horario, de noche, y se le habían pasado reclamándole al chofer que bajase la velocidad…- contó el Omar, el radical, radical, radical que habla con todos, hasta con los otros.

- ¿De quién esa empresa? – quiso saber el ruso, mientras abría un Chardonnay 2012 de Doña Paula.

- De una familia… la compraron en 1965… Los Diez González… ¿Podés creer que con el historial espantoso que tienen, el año pasado recibieron un premio a “La familia empresaria” – comentó el Ruso, que había estado haciendo unas averiguaciones en Chile.

Los dueños de Turbus, recibiendo un premio en diciembre.

- Fue todo espantoso. En el Cuerpo Médico Forense estaban desbordados. Claudia Najul, la ministra de Salud, les mandó psicólogos para contener a los familiares… pero hubo muchísimas dificultades para identificar a la gente…- contó Ludovico, con muchos amigos en la Justicia.

- ¿Por qué costó tanto identificarlos? - interrumpió el Omar, conmovido por la tragedia.

- No es una tarea sencilla. A muchos los bajaron de la montaña en bolsitas. ¿Me entendés? - dijo Julián, con brutalidad, enojado por la dimensión del accidente. – Y después, bueno, había un equipo que se conecta online con el Registro Civil para la identificación mediante las huellas dactilares, y no se pudo usar en todos los casos, porque para eso necesitás que la persona tenga los diez dedos. Por eso después optaron por las fotos…- dijo el gordo. El resto de la mesa hizo silencio.

- Casi meten preso a un familiar… Estaba completamente “dado vuelta” y estaba soliviantando al resto. Discretamente, le mandaron a decir que, si no se calmaba, iba “sopre” contó el gordo, y se zampó la copa de vino hasta el fondo, buscando ahuyentar a los fantasmas.

Después, la mesa cambió de tema.

Borombombóm… Borombonbóm… Para Cornejo… ¿Hay relección?

Discreto y con disimulo, Julián preguntó mientras acomodaba los trozos de salmón en la paila, para terminar la cocción.

- ¿Qué pasa con la reforma? ¿Llegan? - El Omar lo vio venir.

- A ver… nosotros no estamos desesperados por la reforma, ni el Alfredo está detrás todo el día llamando a los legisladores para preguntar. Llama por otras cosas, pero no por esto.

Cornejo y su ministra de Salud, Claudia Najul.

- Bueno, todo lo que quieras, pero en algún momento, el gobernador va a tener que mancharse de barro los zapatos… no va a salir impoluto de un proceso de reforma si viene encarajinado, con un peronismo que no está unificado ni en línea…- dijo el Gordo, para cubrirse. El Omar siguió, con algo de impaciencia.

- El que tiene el proyecto, como ya conversamos aquí en la noche del 3 de diciembre, por si alguien no se acuerda, es Juan Carlos Jaliff. Y la verdad es que ya hay intendentes peronistas “adentro”, incluso con la posibilidad de darle a Cornejo la chance de la reelección. Sí es cierto que los tiempos corren. Y que algunos puntos de la reforma, como el ballotage, son complicados.

- ¿Cómo es el proceso? – preguntó el Ruso, que se perdía en la maraña de la política, como no lo hacía en los negocios.

- Fácil. Necesitamos que se apruebe una ley que declare la necesidad de la reforma, lo más amplia posible y con todos los temas que se quieran tratar. Después, claro, la Convención Constituyente es soberana. Pero el asunto es que hay que aprobarla con suficiente tiempo, como para que, en la próxima elección de diputados, en octubre, se someta a consideración. Y tenés que ganar el plebiscito. Si la gente vota “sí”, estamos. El año que viene se eligen constituyentes y los ponés a trabajar la nueva Constitución, para promulgarla antes de junio de 2019, y así Cornejo puede “entrar” en la chance de la reelección…- describió el Omar, mientras hincaba el tenedor en el salmón a la portuguesa.

- No tan pronto. Tenés que ganar el plebiscito con la “mayoría Kemelmajer”, es decir, la mayoría absoluta del padrón, y no de los que votaron…- interrumpió el gordo.

Jaliff puso a "caminar" el proyecto.

- Minga. Primero ganamos el plebiscito, y después, que vaya el que quiera a quejarse a la Corte, y los "supremos" van a tener que decidir. Pero no hay que llegar a eso. Hay que trabajar en el consenso. Las pocas veces que el Alfredo habló de esto, fue de hacerlo si hay consenso, algo que en el peronismo no abunda. ¿Ustedes cómo andan?- contratacó el Omar.

- Nosotros, bien. Tuvimos nuestra primera reunión del partido, y creo que vamos a estar todos de acuerdo en que es un escándalo que el gobernador de Mendoza no tenga reelección y los intendentes, todas las que quieran. Pero, que sea a partir del próximo. Que el gobernador electo en 2019 tenga la chance de reelección. Antes, no. A Cornejo lo eligieron para un solo mandato… ¿no? Pero bueno, nosotros nos vamos a poner firmes, va a ser la discusión más importante del año, y vamos a preparar los equipos técnicos para trabajar en todos los aspectos de la reforma. Todos, es todos. Y ni en pedo les vamos a dejar pasar el ballotage. Eso sería hacer desaparecer el peronismo de Mendoza. Se juntan el “gorilaje” y los antiperonistas, y en una segunda vuelta, te meten el gobernador. Ni locos les vamos a dar eso. Es preferible darle la reelección al Alfredo, pero nada de segunda vuelta.

- La gente es la que elige… Si Cornejo gobierna bien, merece tener la oportunidad de la reelección… ¿Por qué lo vas a proscribir? ¿Por qué ahora es gobernador? – argumentó el Omar, y se armó una discusión tremenda, de esas de las que es difícil salir.

- Hay que hacer lo que dice De Marchi. Enmienda para habilitar la reelección, y listo. Y después discutimos todo el resto con menos urgencias…- dijo Ludovico, el único PRO del grupo.

De Marchi, el que pone la cara por Macri en Mendoza.

Cuando las cosas se calmaron, el Ruso preguntó qué pasaba exactamente con el PJ, y el papelón que habían hecho con los famosos sueldos-viáticos del ministro Martín Kerchner, ya que todos los ministros de Hacienda de Mendoza habían cobrado, desde que el “Pilo” Bordón era gobernador, hasta aquí.

El gordo suspiró y se dio ánimo con el Doña Paula. La noche estaba difícil.

- Hubo desinteligencias serias. Los diputados sabían que eso se había cobrado en los gobiernos peronistas, y no les importó. Están buscando mostrar dureza. Además, Omar Félix, que es presidente del partido, los mató. Porque primero mandó al bloque de diputados la orden de ir al frente y ser durísimos con el gobierno y con Kerchner. El portavoz del Omar fue el diputado del sur Javier Cofano, que ahora es el presidente del bloque. Y después, cuando le consultaron, Félix se desentendió… y dijo que los diputados habían actuado por su cuenta. Mirá lo que son las cosas. Patricia Fadel no pasó de largo. En el Senado había versiones respecto de que el bloque del PJ se sumaría a la partusa. Pero un senador radical le dijo a Patricia al oído que los peronistas lo habían cobrado, incluso Juan Gantus, que ahora es senador, y la cosa no pasó a mayores. Sí, fue un pifie… ¡Pero por lo menos no le regalamos miles de palos a papá ni le bajamos el sueldo a los jubilados! – gritó el gordo, y la mesa estalló en carcajadas.

- La verdad, los radicales ya estamos muy hinchados las pelotas… porque después tenemos que salir a poner la cara por todo… Decía que acá el PRO es fuerte y está Omar De Marchi como presidente poniendo el pechito. Pero el otro día, cuando inauguraron unas instalaciones de seguridad, y con el gobernador ahí, las preguntas de los periodistas eran lo del Correo, la conferencia de Macri, las jubilaciones… es un ‘perno’- dijo el Omar.

- Si los errores y los pifies son tantos, no estaban preparados para gobernar, ni tienen los equipos que dijeron que tenían, y firman cualquier cosa. Al principio es simpático que reconozcan los errores. Después, hay un punto en que te hincha las pelotas. Obvio hay un 25 % de kirchnerismo rabioso e híper crítico, que lo matan… Pero la balanza es complicada… El otro día Mariano Obarrio hizo un posteo muy bueno… algo así como que las torpezas de Macri mantenían viva a Cristina, como la corrupción K sostenía la buena imagen de Macri…- dijo el gordo, pasando el pancito en el plato.

- Hay que pedirle a Cambiemos que cambie…- remató el Ruso, y los amigos rieron con ganas, brindando por la democracia.

Después del café y las peras al Malbec que el gordo había cocinado el viernes, la cena llegó a su fin. Los amigos partieron rumbo a los autos, en plena noche veraniega.

- Gordo… ¿El Ruso te contó lo de ese negocio en el Sur?

- Sí. Parece que el “Nene afín” está ganando guita en otra dimensión… Ese comentario ya recorre la política… El asunto es que tiene contactos aceitados en el gobierno nacional, consigue o gestiona fondos de mucha guita, obras para municipios… y después gana la licitación… Son negocios “a dos ventanillas”, con importante rentabilidad. Preguntá por las obras de urbanización de Isla Diamante, en San Rafael. Te lo dije hace poco. El “nene” ya es, lejos, el más millonario de la familia. Hay gente enojada con el Emir, incluso en el peronismo, por esto. Obvio, en Cambiemos nadie va a abrir la boca.

- Qué bárbaro… No entiendo, tanto que declamaron idoneidad y transparencia, y ya empezaron con los negocios…

- Y qué se yo... Mirá Santa Rosa... Todavía no entiendo cómo este muchacho conocido por sus trapisondas con plata, Marcos Nuarte, es secretario de Hacienda en esa municipalidad.

- ¿No renunció? Bueno, me enteré que tiene un asuntito de pensión alimentaria sin resolver… además de todo lo que ya se sabe...

- ¡Jajajaaaaaaaaa qué pillo!

- Plan Belgrano para el Norte, obras de todos los colores y precios en la Pampa Húmeda, plan para la Patagonia, y acá tenemos una ruta a Chile que es un espanto.

- Lo que pasó no es culpa de la ruta, sino de un irresponsable que andaba de noche a 100 KPH en un lugar donde hay que ir a 40 KPH.

- Y… pero todos sabemos lo que es la ruta 7.

- Tenés razón…

Y así, en silencio, y cargando sobre los hombros la pesadumbre de todos los muertos, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.