Una cuestión de ética, más allá de la legalidad - Mendoza Post
Miércoles 15 Feb 2017
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Mauricio Macri le condonó a su padre una deuda millonaria. No hay remate, la noticia es esa.

Luego, hay quienes dicen que no hay denuncia alguna, que la cifra es discutible y la mar en coche.

Es un tema ético, tal vez legal también. Pero tiene que ver con la ética, esa palabrita que parece que dejamos de lado en la Argentina del “todo vale”.

Franco, que es Macri, hizo un desastre en el Correo Argentino, por eso le quitaron la concesión. No cumplió con las inversiones prometidas y, las pocas que hizo, fueron de dudosa comprobación. Ahora llora por la leche derramada, pero son las reglas del juego.

Cuando les toca ganar, no la comparten con nadie; cuando no, “socializan” las pérdidas. 

No se trata solo de esta familia, sino de muchas otras, de los “dueños de la Argentina” como supo llamarlos Luis Majul en los 80.

Es incómodo, molesto, inquietante, pero jamás hay que olvidar que gran parte de la deuda externa argentina fue provocada por los Macri, los Fortabat y otros grandes empresarios que hicieron que el Estado se hiciera cargo de sus deudas a través de oscuros “seguros de cambios” que pergeñó Domingo Cavallo en 1982, plena dictadura.

Mi abuela decía que, no solo hay que ser honesto, sino también parecerlo. Y Macri, si lo hace, le sale bastante mal.

(*) El trucaje de la foto que ilustra la nota es de Revista Barcelona.