Así es la grieta sindical mendocina - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 14 Feb 2017

Todo empezó este lunes, cuando las autoridades de ATE decidieron cambiar la cerradura de ingreso al gremio y Raquel Blas puso el grito en el cielo.

Según Roberto Macho, “esta situación viene de larga data, era conocido que se le suspendía la licencia gremial a Raquel Blas, su hermana y a Carlos Gómez (ex delegado de ATE), por no respetar los mandatos de las asambleas generales de delegados”.

La notificación de la finalización de la licencia se realizó en enero pasado, luego, según Macho, “se dieron plazos para los descargos correspondientes, pero no lo hicieron, por eso tendrán que volver a sus labores habituales”.

Macho y Blas, de amigos a enemigos íntimos

La pelea entre ambos gremialistas toma relevancia porque además está el sector dentro de la discusión paritaria. “Estamos en una paritaria y todo lo que está pasando está dentro de un circo mediático. Raquel Blas no respeta para nada los principios de los trabajadores, además ella utilizó el sindicato para hacer política partidaria”, sostuvo el gremialista a Radio Mitre Mendoza.

En respuesta a sus dichos, Raquel Blas calificó a Macho como “el peón de Cornejo porque para aliado no le da”.

Ver además: Tenso momento en la sede de ATE

Acto seguido, dio detalles de lo ocurrido ayer, desde su visión: “El fin de semana se ingresó al sindicato, se violentaron las cerraduras de la secretaría administrativa, estaba todo desordenado faltaban papeles, esto es una situación muy grave, dijo Blas. Macho quiere manejar en forma discresional los recursos del sindicatos, además todo este tiempo no ha funcionado la comisión directiva, que es la que tiene que respaldar los movimientos de dinero”.

Blas además sostuvo que “el libro de actas está truchado, Macho metió a su hermano en un cargo de media jornada. Pero luego le dieron un cargo de jornada completa, esto no va a tener el respaldo de la comisión directiva”.

 Raquel Blas calificó a Macho como “el peón de Cornejo porque para aliado no le da”

Blas y Macho compartieron en otra época luchas sindicales pero en un momento esto se “quebró”. “Hubo cosas que quebraron todo, lo del Wall Mart (anécdota que reveló el Post, cuando las cámaras de seguridad registraron el momento en donde Macho y su mujer, comían un pan en el interior que después no quisieron pagar)”.

La ex titular de ATE también afirmó que sobre el actual secretario General pesan al menos “dos denuncias de violencia de género. En total hay tres denuncias penales por denuncia de género, que son civiles. Dos de las mujeres tienen licencia psicológica por maltrato en el sindicato, por eso le quitó la licencia gremial”.