¿Un "hogar del horror" en Mendoza? - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 12 Feb 2017

Un hombre se comunicó con el Post en horas de la madrugada del domingo para denunciar un caso aberrante: su ahijado, un joven de 22 años con retraso mental e internación permanente en un hogar en San Martín, fue sobremedicado la semana pasada, lo que por poco no provocó la muerte del joven. El chico se encuentra en este momento internado en el Hospital Lagomaggiore, y, tal fue el estado en el que ingresó, que la médica de guardia del hospital realizó una denuncia policial.

Kevin, la joven víctima, se encontraba internado en el hogar “Un Remanso en mi Vida”, ubicado en el departamento de San Martín de nuestra provincia. Según explicó a este medio su madre, Eddy, mediante conversación telefónica, el joven fue "sobremedicado" con sedantes durante toda la semana pasada, lo que provocó que fuera llevado de emergencia al hospital Lagomaggiore.

Kevin junto a su madre, Eddy. 

“El viernes (de la semana pasada), cuando le tocaba la supervivencia, yo voy a Remanso con su padrino”, explicó su madre. “Estábamos gestionando una traffic que lo pudiera llevar a Compartir (un centro de día para discapacitados). En eso llega otra traffic para buscar a otros chicos. Kevin cree que lo vienen a buscar a él, cuando ve que no es, se pone nervioso, le da una crisis, y le ponen una inyección para calmarlo.”

“Me fui a hacer los papeles de la supervivencia, que tardé unas cinco horas, cuando vuelvo, me dicen que le volvió a dar una crisis, y que lo inyectaron de vuelta.” Allí se encontró a su hijo dormido y “muy debilitado por el medicamento, no podía ni pararse”. La mujer que le había suministrado la medicación, además, sería una auxiliar del hogar, y habría actuado sin ningún tipo de control por parte de médicos o enfermeros.

Durante la semana siguiente, Eddy dijo que había notado que Kevin estaba distante y “flojo”, situación la cual también notó el personal de Compartir. Según sospecha la madre, durante esa semana siguiente habrían seguido medicando excesivamente a Kevin. “Vaya a saber que mezcla de medicamentos le han metido”.

El joven estaba internado en el hogar "Un Remanso en mi Vida", en San Martín. 

Finalmente, el viernes pasado mientras se encontraba en Compartir, Kevin habría colapsado, por lo que fue llevado de urgencia al hospital Lagomaggiore, donde habrían constatado que era víctima de una sobredosis de sedantes y antipsicóticos, presuntamente, Haloperidol y Benzodiapinas. Tal era el estado del joven, que la médica de guardia realizó una denuncia contra el hogar en el que había sido medicado.

“Lo trajeron de emergencia a la guardia del hospital, su cuerpo tiene muchas drogas encima y ahora le están haciendo un lavado, le están poniendo mucho suero. Le va a durar varios días el estado, son drogas muy fuertes”.

De acuerdo con el relato de la madre, hoy domingo, dos días después del hecho, Kevin sigue muy sedado por los medicamentos. Apenas reacciona, y no tiene fuerzas ni para tragar alimentos. “No es ni la sombra de lo que es mi hijo”.

El joven habría sufrido una sobredosis de sedantes y antipsicóticos. 

Además, la mujer denunció que notó dos costras pequeñas y circulares en el brazo de su hijo, y sospecha que durante su internación en Remanso fue quemado con cigarrillos. “Kevin llevaba 13 días internado en Remanso, y cuando vino al hospital, tenía la ropa rota y manchada. La gente de Compartir me había dicho que tenía el brazo muy hinchado hace unos días, y ahora le vi las costras, como si le hubieran apagado un cigarrillo”.

Eddy espera que su hijo pueda ser dado de alta en los próximos días, y no quiere saber más nada con el hogar. “No me importa si tengo que llevarlo a Buenos Aires o a China, a Remanso no vamos más”.

Mientras tanto, este medio intentó comunicarse con Remanso para escuchar su versión de los hechos, pero la comunicación no fue posible. Eddy, por su parte, contó que cuando increpó telefónicamente al hogar, dijo que la mujer que le atendió intento desligar la responsabilidad, diciendo que la medicación se la habrían dado en Compartir (un centro de día no maneja medicamentos) y luego le cortaron la llamada.