¿Por qué mi libro es grati$? - Mendoza Post
Domingo 22 Feb 2015Domingo, 22/02/15 atrás
porLalo Zanoni

Desde diciembre, mi libro “Futuro Inteligente” está disponible para bajarlo gratis y completo desde el sitio http://www.futurointeligente.com.ar

“Che, Lalo, por qué lo pusiste gratis para bajar? Qué ganás?” me preguntan amigos o desconocidos.

Acá les respondo. Lo hice por 2 razones principales:

1) Dinero

Gané mucho más dinero por un libro que regalé, que por los tres anteriores que publiqué con una editorial en forma tradicional. El sitio desde donde se baja el libro tiene sponsors. Son empresas que estuvieron interesadas en poner su marca ahí por los temas que toco en el libro y por el perfil de las personas que se lo baja.

Las editoriales se quedan con el 90% del valor de cada ejemplar. Es decir, si un libro cuesta en una librería $150, el autor recibirá (cada seis meses) apenas $15 por cada libro vendido. El resto del dinero que pagaste ($135), se lo reparten entre la librería, el distribuidor y la editorial. Un negocio redondo… pero no para el autor. Por eso cuando me preguntan cuál es mi ganancia si regalo el libro, sonrío. Publicando en una editorial NO se gana dinero, salvo que vendas 20, 50 o 100 mil ejemplares, pero no es mi caso ni el de la enorme mayoría de los autores.

 Las editoriales se quedan con el 90% del valor de cada ejemplar.

La versión digital de un libro para leer en kindle y iPad ronda entre los $50 y los $100 en sitios como BajaLibros.com. Un precio excesivo teniendo en cuenta que, en este caso, la editorial no tiene costos de papel, ni de impresión, ni de distribución ni tampoco de librerías (aunque increíblemente los libreros también cobran su porcentaje por cada descarga digital (!).

¿Entonces por qué cobran tan caro un archivo? Nadie lo sabe.
Hay más incongruencias en la industria, pero no me interesan analizarlas en detalle. Solo doy una más como ejemplo: Si el lector compró un libro en papel en la librería pero también quiere leerlo en su Kindle o iPad, deberá pagar la versón digital. ¡Pagará de nuevo por el mismo contenido que ya pagó! Suena tan demencial como comprar un agua mineral para tomar en vaso pero si queremos tomar el agua en otra copa, deberemos comprar una botella nueva.

Los libros de papel venden muy poco comparadas con las cifras que se manejan en Internet. Un libro como Futuro Inteligente editado en papel puede llegar a vender, con mucho viento a favor y mucha “prensa” (difusión en los medios), entre 1500 y 4000 ejemplares. Eso en la industria se considera un buen número. Pero la versión digital del libro ya fue bajada por más de 15 mil personas en menos de dos meses, sin contar en ese número a las personas que redistribuyen el libro por mail, lo suben a sus blogs, sitios, etc.

 Si el lector compró un libro en papel en la librería pero también quiere leerlo en su iPad, deberá pagar la versón digital.

Y el libro solo tuvo difusión desde mi cuenta de twitter (@zanoni), mi blog y mi espacio en Facebook. El resto fue “boca a boca”, ayuda de muchos tuiteros y de los periodistas colegas que se enteraron del libro y lo publican en sus medios.

Lo bajaron hicieron gratis, es cierto. Pero yo prefiero que mi libro se lea mucho y no cobrar regalías antes de que se lea poco y cobrar poco. Si hubiese vendido 1000 ejemplares de papel a $150 cada uno, la editorial me hubiese pagado… $2.250!

Conclusión: para recibir muy poco dinero de una editorial, prefiero regalarlo y que sea leído por más personas.

Otra razón importante: el libro digital llega a más lugares, países y personas que jamás se hubiesen enterado del libro si hubiese sido publicado por una editorial que solo distribuye en Argentina y, en el mejor de los casos, Chile y Uruguay. Pero a mi como autor me interesa mucho más que el libro sea leído por más personas y que circule por muchos países de habla hispana. Con mis dos libros anteriores sobre tecnología (El Imperio Digital (2008) y La gran manzana (2012), también disponibles gratis y online), recibo una gran cantidad de e-mails de personas que lo leyeron en España, México, Colombia, Ecuador, Uruguay, etc. Incluso profesores y alumnos de colegios y universidades, que me contactan por twitter para contarme que lo leyeron, etc. Toda esa repercusión genera, más temprano o más tarde, contactos nuevos, notas en medios extranjeros, proyectos interesantes y nuevas posibilidades de trabajo.

2) Nuevos modelos

La segunda razón es más conceptual y tiene que ver con apostar a los nuevos medios y a las nuevas maneras de hacer negocios. Es decir, si hablo del futuro en conferencias, en empresas, en universidades y en los medios y pregono en donde puedo que se debe intentar y buscar hacer las cosas de una manera diferente y creativa, creo que tengo que empezar con mis propios trabajos. Probar conmigo mismo. Ser mi beta. Mi propio cliente.

Quienes me conocen y me leen, sabrán que hace ya varios años creo y escribo a favor de la desintermediación de los contenidos para que los autores se comuniquen directamente con su público vía twitter, facebook, e-mail o lo que sea. Hagas cine, dibujos, poesía, diseños, ropa, música, apps, software, robots, lo que hagas. Creo que es un momento ideal para expresarnos como queremos usando el software que anda girando por la Web. Producir contenidos sin mega-empresas ni empresarios ni abogados en el medio que nos digan que podemos hacer, cuando, donde y como para quedarse con la mayoría del dinero.

Con Internet no necesitamos “distribuidores” porque los libros van por banda ancha, no por camiones.

Creo en la libre circulación de los contenidos en la Web y desde hace muchos años que pongo todo online para que sea consumido por los que quieran. Después yo me ocupo de ganar dinero para vivir; no quiero trasladarle ese problema al lector ni sentir que lo estafo cobrándole $300 algo que vale $50 de costo.

Creo que si es contenido de calidad, alguna empresa pagará para apoyarlo.

Colaborar. Porque de la misma forma que me nutro de muchísimo contenido gratuito que circula por la web, también deseo que el material que produzco le sirva de inspiración o referencia o entretenimiento (o lo que sea!) a alguien que, mientras lo lea en algún lado del mundo… pum! se le ocurra algo nuevo.

Ojalá. 



Artículo publicado originalmente en https://medium.com por Lalo Zanoni: periodista. Fundador de eBlog y tercerclick, agencia de nuevos medios. Cuatro libros. Escribo en El Cronista y revistas VIVA y Wobi.http://t.co/tL7T4AnwTw