De locos: en Italia pagan impuesto "a la sombra" - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 5 Feb 2017

Entre las innumerables tasas fiscales que afligen a los italianos, hay una que indignó especialmente a un pequeño pueblo véneto: el "impuesto a la sombra" que grava la oscuridad que los letreros de las tiendas proyectan sobre las aceras.

Bruno Allegranzi gestiona desde 1979 una tienda de artículos para el hogar en Conegliano (nordeste), en plena zona del vino "Prosecco", y el 2 de diciembre recibió una carta en la que se le conminaba a pagar una tasa que hasta entonces desconocía: era "el impuesto a la sombra".

"No sabía de qué se trataba porque ya había pagado el impuesto de publicidad. Acudí a las oficinas y me dijeron que la proyección de mis letreros ocupan suelo público", recordó el comerciante en una conversación con la agencia española de noticias Efe.

En Conegliano viven 35 mil personas.

Allegranzi aseguró que se sintió "alucinado" y en un primer momento creyó que era una broma ya que, en sus 40 años de actividad, no había recibido una notificación similar a pesar de que el impuesto se introdujo en 1993 y es de carácter nacional.

Sospechó que eso se debía a que anteriormente la tasa iba incluida en el grueso del impuesto por ocupación del suelo público y en esta ocasión aparecía separado, lo que llamó su atención.

Por eso se puso en contacto con la Confederación General de Empresas (Confcommercio), que lo asesoró sobre el origen de ese controvertido gravamen y se empezó a mover para pedir su inmediata suspensión por considerarlo "surrealista".

El alcalde Ros dio de baja al insólito impuesto.

El presidente de Confcommercio en Conegliano, Luca Ros, explicó que ese gravamen "es aplicado a los letreros que reflejan o podrían reflejar su sombra sobre el suelo público".

Por su parte, el alcalde de Conegliano, Floriano Zambon, aprobó el lunes pasado una modificación en la reglamentación municipal por la que durante este año los comerciantes no deberán pagar el "impuesto a la sombra" y escribió al Ministerio de Economía para pedir su reconsideración.