¿Por qué todos se emocionaron con el tercer gol de Racing? - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 24 Ene 2017

La emotividad ganó la escena en los últimos minutos del clásico que disputaron Racing e Independiente de Avellaneda.

Porque salvos los hinchas del Rojo que sufrieron en carne propia el resurgir del futbolista, el resto se emocionó con el golazo que anotó Brian Fernández para coronar el 3 a 0 final del partido estival.

Pero, ¿por qué fue tan emotiva la conversión del tanto? Porque el futbolista de Academia no jugaba desde junio del 2015. Desde aquel entonces pesaba sobre el delantero una inhabilitación por haber dado positivo en un control de dopaje.  

Fernández había tenido un doble doping positivo: ante Guaraní de Paraguay por la Libertadores y contra River en el torneo local.

Desde el 10 de mayo del 2015 que salieron los resultados de los controles, y desde el 3 de junio de ese año que jugó su último partido y entró en vigencia el castigo (tanto de la AFA como de la Conmebol), Brian comenzó una comprometida lucha para superar su adicción que incluyó un viaje a México, donde se internó en Tijuana a fin de someterse a un tratamiento.

La suspensión finalizaba el 9 de enero de este año. Fernández volvió a Racing a principio de año pero tuvo un par de inconvenientes con la puntualidad a la hora de llegar a la concentración. El club lo sometió a estudios internos que dieron negativo y el técnico Diego Cocca aseguró que "decidimos incoroporarlo porque realmente ha entendido lo que tenía que hacer. La persona está siempre por encima de todo y le tenemos un aprecio muy grande".

Fernández dio positivo en dos controles de dopaje, uno local y el otro internacional.

Tras el gol que le convirtió a Independiente fue saludado por todos sus compañeros, incluso el arquero que se cruzó toda la cancha para felicitarlo. Hasta el propio árbitro del encuentro, Patricio Loustau, saludó al emocionado delantero.

El fútbol, como la vida, da revancha.

Ver también: Hubo goleada e incidentes en el clásico de Avellaneda