Mendocino, no te derritas: 5 trucos para evitar el calor sin aire acondicionado - Mendoza Post
Por: Mendoza PostSábado 21 Ene 2017

Con la llegada del verano, Mendoza se ha convertido en un verdadero hervidero.

En estos días, incluso, las temperaturas rozan los 40 grados, lo cual hace que los mendocinos se derritan literalmente.

Por eso, desde el Post te proponemos 5 trucos para ayudarte a superar los grados de más sin tener que hacer uso del aire acondicionado:

1- Invertí en ventiladores

Pese a que pueda parecer una solución del siglo pasado estos aparatos son un buen método para ahorrar energía y proporcionar una sensación ambiental de entre 3 a 4 grados menos. Dos o tres de estos aparatos colocados en lugares estratégicos pueden ser una buena solución al agobiante calor veraniego.

Pese a que se pensés que el ventilador lo único que hace es 'remover el aire caliente', hecho que es cierto, el aire, como cualquier fluido sigue las leyes de la termodinámica, lo que implica que la temperatura de este disminuye por el hecho de ser removido.

2- No dejés que entre el calor

Si no querés que entre el calor a tu casa no lo invités a pasar. Cerrá las ventanas y mantené las persianas a media altura. Muchas veces tendemos a abrir las ventanas buscando algo de corriente, lo que normalmente es un error, teniendo en cuenta que el aire que transcurre durante las horas diurnas suele ser también un aire caliente. Evitá los colores oscuros en las cortinas para que no se concentre la luz del sol.

3- Aprovechá las horas 'buenas' del día

Siguiendo con el consejo anterior, es bueno que aprovechés las treguas que te da el calor. Abrí las ventanas durante las horas más frescas de la noche, de 4 a 8 de la mañana, o si te acostás tarde, dejá las ventanas abiertas para crear corriente.

4- Cambiá tus horarios y dormí

Si podés permitírtelo, volvete lo más noctámbulo posible. Levantate más temprano, o acostate más tarde. Durmiendo la temperatura corporal se reduce y no se pasa tanto calor.

5- Cuidá tu alimentación

Evitá en lo posible los atracones y las comidas copiosas. Una dieta ligera y repartir las ingestas en pequeñas raciones durante el día harán que tu cuerpo se mantenga siempre más hidratado y no se canse por la digestión de grandes comidas. La fruta fresca o los lácteos son especialmente recomendables.

En cuanto a las bebidas, como todo el mundo sabe, es fundamental beber mucha agua e ir acompañado siempre de una botella de agua fría. Prescindí al máximo de las bebidas de alta graduación alcohólica ya que el azúcar que aportan no es bueno para evitar la sensación de calor. Por este mismo motivo, las bebidas gaseosas o muy azucaradas tampoco son recomendables en exceso, así como el café u otros excitantes. Preferí los batidos o simplemente el agua para calmar la sed.