Trasladaron a Mendoza a la hija del policía que se encadenó a la obra social - Mendoza Post
Por: Agencia TélamJueves 19 Ene 2017

Solange, la adolescente de Bariloche de 16 años que está en estado vegetativo desde octubre y requiere un tratamiento de rehabilitación que no hay en la ciudad, fue trasladada esta tarde a Mendoza, como lo dispuso la justicia luego de que su padre pasara 48 horas encadenado a la obra social reclamando esta respuesta.

El avión sanitario lle6 al aeropuerto, hasta donde irá en ambulancia Solange junto a su padre, el policía Víctor Sobarzo, y ambos volarán a Mendoza, donde llegarán alrededor de las 18.

Otra ambulancia los recogerá en el aeropuerto mendocino y los llevará al instituto de la Fundación San Andrés, en la calle Emilio Civit 642, donde será internada la joven para iniciar el tratamiento de rehabilitación.

El apoyo a Víctor Sobarzo, padre de la adolescente.

La joven sufrió un paro cardiorespiratorio el 4 de octubre pasado que le provocó una severa lesión cerebral y la dejó en estado vegetativo, con un diagnóstico terminal; pero al comprobar que empezaba a abrir los ojos, mover brazos y piernas, y respirar por sus propios medios, el mismo neurólogo dispuso en diciembre su traslado para recibir estimulación y rehabilitación neurológica.

El 16 de diciembre su padre llevó la orden médica al Instituto Provincial de Seguridad Social (Ipross), obra social estatal de Río Negro, y comenzó un periplo de dilaciones y objeciones, que lo obligaron a recurrir a la justicia con un amparo.

El trámite de la justicia le salió a favor e intimó a hacer el traslado al Instituto Fleni "o similar", con avión sanitario y la cobertura completa de los gastos del tratamiento, pero ante la falta de respuesta de Ipross, el Juzgado Civil N° 1 de Bariloche endureció la intimación y comenzó a cobrarle al organismo una multa diaria que creció hasta los 50.000 pesos.

Sin embargo, recién logró que el organismo tramite la derivación cuando el martes pasado Sobarzo se encadenó por 48 horas a la delegación local de Ipross, pasando incluso una noche muy fría en esa situación, después de recurrir sin suerte y en persona al gobernador Alberto Weretilneck.

Ipross anunció el martes que lo trasladarían a Mendoza, pero no supieron darle ninguna garantía de que allá su hija recibiría el tratamiento que requería, por lo que se mantuvo encadenado y volvió a recurrir al Juzgado para que diriman esa duda, que encargó una investigación al Cuerpo Médico Forense.

La definición llegó recién ayer a la noche, los médicos forenses indicaron que era un lugar adecuado para el tratamiento y hoy la justicia dio luz verde al traslado. Ipross gestionó el avión sanitario y toda la logística requerida para la operación.