¿Podemos consumir un producto después de su vencimiento? - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 17 Ene 2017

Un especialista en Ciencias Químicas de la Universidad de Belgrano reveló la respuesta a una pregunta que nos hacemos todos a la hora de ingerir un alimento que se le pasó la fecha de vencimiento: 

¿Cuánto tiempo después de vencido puedo consumir un alimento?

Según la doctora María Claudia Degrossi, "La fecha de vencimiento es establecida por la industria de modo de garantizarnos que el producto mantendrá sus características (por las que hemos pagado) y nos nos causará daño", afirmó la autora del libro cazabacterias.

"Una vez que el producto se vence, será nuestra responsabilidad si lo consumimos y nos pasa algo. En muchos casos, sólo comenzarán algunas transformaciones que llevan a cambios organolépticos indeseables, a que el producto no esté tan rico o o tenga la textura ideal", cuenta Claudia Degrossi a La Nación.

"Esto puede ocurrir en aquellos alimentos en los cuales las bacterias y los hongos están inhibidos, por ejemplo, en un producto, en polvo. Pero en otras situaciones, podrán tener lugar cambios en el producto que permitan a los microorganismos desarrollarse y tornarlo peligroso", concluye.

Acá algunos ejemplos de la duración real de distintos tipos de productos comestibles según diario Veloz.

Lácteos

Leche: sin abrir o ya abierta y en el refrigerador, se conserva en buen estado de 5 a 7 días después de la fecha de vencimiento.

Manteca: sin abrir y en el refrigerador, se conserva hasta 1 mes después de la fecha de vencimiento. En el congelador, de 6 a 9 meses. Una vez abierta, 2 semanas en el refrigerador y de 6 a 9 meses en el congelador.

Queso blando: sin abrir y en el refrigerador, se conserva de 1 a 2 semanas después de la fecha de vencimiento. En el congelador, de 6 meses.

Proteínas

Carne: cruda y en el refrigerador, dura de 1 a 2 días después del vencimiento y de 6 a 8 meses en el congelador. Cocida, se conserva 7 días después de la fecha de vencimiento en el refrigerador y de 6 a 8 meses en el congelador.

Pescado: igual que la carne cruda.

Jamón: sin abrir, se conserva en el refrigerador de 1 a 2 semanas después del vencimiento y de 6 a 8 meses en el congelador. Abierto, de 7 a 10 días en el refrigerador y de 6 a 8 meses en el congelador.

Frutas

Manzana: de 2 a 4 semanas en la despensa y de 1 a 2 meses en el refrigerador.

Banana: de 2 a 7 días en la despensa, de 2 a 9 en el refrigerador y de 2 a 3 meses en el congelador.

Limón: de 2 a 4 semanas en la despensa y de 1 a 2 meses en el refrigerador.

Carbohidratos

Pan: el de panadería dura en la despensa de 2 a 3 días después del vencimiento y 6 meses en el congelador. El de paquete, de 5 a 7 días después del vencimiento en la despensa y 6 meses en el congelador.

Pasta: la seca, antes de ser cocinada, dura de 1 a 2 años después del vencimiento. Cocida, dura de 4 a 5 días después del vencimiento en el refrigerador y de 6 a 8 meses en el congelador.

Galletas: las Óreo duran de 2 a 3 semanas después de su vencimiento.

Bebidas

Cerveza: sin abrir y en la despensa, se conserva de 6 a 9 meses después de la fecha de vencimiento. En el refrigerador, hasta 2 años.

Café: en grano, guardado en la despensa, dura de 6 a 9 meses después de la fecha de vencimiento. En el congelador, de 2 a 3 años. En el caso del café instantáneo, dura de 2 a 20 años e indefinidamente en el congelador. Una vez abiertos, los tiempos son los mismos, sólo que comenzando a contar desde el momento de la apertura, no desde la fecha de vencimiento.

Gaseosa: sin abrir y en la despensa o en el refrigerador, dura de 6 a 9 meses después de la fecha de vencimiento. Una vez abierta y en lata, 1 día. En botella, de 1 a 3 días en la despensa y hasta 5 en el refrigerador.