El mapuche que aterroriza a gobiernos, policías y gendarmes - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 15 Ene 2017

No reconocen banderas, ni naciones, más que la propia, la mapuche. No negocian con ningún gobierno. A algunos de ellos los busca la justicia chilena por asesinatos en el marco de protestas violentas en la Patagonia trasandina e incendio de estancias. Terroristas para unos, héroes románticos para otros. La familia de los hermanos Jones Huala y su madre en Chubut encabezan a un grupo llamado “Resistencia Ancestral Mapuche”, que tiene a mal traer a gobiernos, jueces, policías y gendarmes. La semana pasada, cuando ocuparon las vías de la famosa “Trochita”, el mítico tren transpatagónico de trocha angosta, fueron reprimidos y encarcelados. Lo cierto es que esta rama de “resistencia” mapuche violenta recolecta cada vez más adeptos en la cordillera argentina, en Chubut, Río Negro, Neuquén, y últimamente en el sur mendocino, con un reclamo común: que les reconozcan la propiedad de la tierra.

Aliados a la izquierda, con la simpatía kirchnerista, de organismos de Derechos Humanos, y de amplios sectores de la población que los ven con simpatía, los mapuches que protestan en Chubut ya ganaron por paliza la pelea mediática. Lograron instalar que fueron reprimidos por “la política aliada a los Benetton”, cuando en realidad la justicia federal sólo ordenó desalojarlos de las vías del tren interprovincial. De hecho, hubo una intensa campaña mediática incluso con fotos falsas, distribuida por muchos comunicadores K. Hasta el diputado nacional chubutense Santiago Igón, camporista, patinó en Twitter y luego debió pedir perdón.

Pero… ¿Quién es Facundo Jones Huala, este joven de 34 años odiado por gobernadores argentinos y alcaldes chilenos, acusado de un crimen, ex prófugo de la Justicia, que logró atraer la atención de los medios internacionales?

Jones Huala, en el juicio por su extradición a Chile, donde lo buscan por homicidio.

Nacido en Bariloche hijo de gringo y mujer mapuche (aunque él diría que es de Furi Lof Che, la “Comunidad detrás de la montaña”) es parte de una generación de jóvenes mapuche que ha corrido los límites del movimiento indígena en ese país. Hoy es la figura de referencia de un importante sector de militantes menores de 35 años, que se llaman a sí mismos, “mapuche autónomos” y llevan adelante diversos procesos de acción directa, repudiando además a las organizaciones tradicionales mapuches.

Estuvo preso en Chile, luego en Esquel, y el año pasado, en setiembre, la Justicia Federal denegó la extradición. Desde entonces, las “acciones directas” se intensificaron. De hecho, este fin de semana, hay una foto que engalanará los resúmenes de fin de año: el juez de la corte chubutense Alejandro Panizzi, reunido con mapuches con caras cubiertas con pañuelos.

Los incidentes con la policía de Chubut.

Los mapuches de Jones Huala están acusados por ataques a camiones, estaciones de servicio, patrulleros, vehículos de Gendarmería, y dicen incluso que los han entrenado en las FARC. Pelean por la “Nación Mapuche” y por la propiedad de tierras que están a nombre de inversores extranjeros, o de descendientes de europeos afincados en la Patagonia en los siglos XIX y XX.

Parte de la tapa del diario EL CHUBUT de hoy, domingo 15 de enero.

Uno de los hermanos de Facundo, Fausto Huala, fue herido por la policía en los incidentes en tierras de los Benetton la semana pasada. Pero nadie mejor que María Isabel Huala, la madre de ambos, para explicar quiénes son, qué sienten, y qué quieren:

Ahora en Chubut, luego de los incidentes de la semana pasada, las cosas se calmaron con la liberación de tres mapuches que estuvieron detenidos por orden de la justicia federal hasta este sábado.

En efecto, el juez federal de Esquel Guido Otranto dispuso ayer la liberación de los tres detenidos que estaban alojados en la Unidad Penitenciaria 14 de esa localidad, y que fueron apresados la semana pasada por un conflicto de tierras que involucra a la comunidad mapuche Lof en Resistencia Cushamen, conducidos por los Jones Huala, con el magnate italiano Luciano Benetton, en la localidad chubutense de El Maitén.

De esta forma, Ricardo Antihuala (23), Ariel Garci (25) y Nicolás Huala (18) fueron liberados tras una resolución de Otranto, quien decidió la caratula de la causa por “resistencia a la autoridad”, según confiaron los representantes legales de la comunidad.

Mapuches en tierras de los Benetton.

En la puerta de la Unidad 14, familiares de los detenidos, integrantes de la comunidad mapuche y militantes de organizaciones de Derechos Humanos recibieron a los detenidos con muestras de alegría.

Ayer, una delegación de organismos de derechos humanos arribó a Esquel para interiorizarse sobre el estado de salud de integrantes del Lof, que habían sido heridos durante la represión que efectivos de la Gendarmería y la Policía provincial consumaron el martes pasado en cercanías de El Maitén.

Los organismos exigieron la "inmediata libertad" de los tres detenidos y se ofrecieron como garantes ante el magistrado para la liberación.

La delegación, integrada por referentes de la Coordinadora contra la represión policial e institucional (Correpi) y de Madres Línea Fundadora corroboró las condiciones de detención de los tres mapuches y se entrevistó con el juez Otranto, quien había denegado el pedido de excarcelación de los mapuches.

Otranto ordenó el primer operativo ejecutado el martes pasado por la mañana con el cual se pretendió despejar las vías por donde pasa el tren La Trochita, en las tierras recuperadas por los mapuches en una de las estancias patagónicas en manos del empresario italiano Luciano Benetton.

El juez aclaró el mismo día que el objetivo del allanamiento, en el que hubo tres detenidos, era el despeje de vías pero no un desalojo del Lof Cushamen de las tierras en disputa con Benetton. Asimismo, al reunirse con los integrantes de los organismos, el magistrado alegó que denegó el pedido de excarcelación por entender que existe "riesgo de fuga", y fundamentó que al "no poseer domicilio identificable, los tres mapuches no podrían ser requeridos por la justicia.

Ante la justificación del magistrado los organismos le brindaron al juez direcciones de domicilios de familiares de los tres detenidos, con residencia en Bariloche, Cipolletti, El Bolsón, además de ofrecerse como garantes de la concurrencia de los mapuches cada vez que sean llamados por la justicia.