Quincho: De la Justicia boba a la economía que preocupa - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 15 Ene 2017

A pesar de la inminencia de las vacaciones del grupo de amigos, el gordo estaba preocupado. Había escuchado cosas respecto de la Economía, entre personas que saben bien lo que ocurre en la Casa Rosada. El año iba a ser más que duro, otra vez. Pensaba en eso, sacando sus propias cuentas. Este gobierno seguiría gastando guita, no haría ninguna de las reformas pendientes, y los inversores harían “la plancha”, esperando que sucedan las cosas que deben suceder: achicar déficit fiscal, promover un trabajo más barato para las empresas pero no para los trabajadores, una reforma fiscal en serio… El problema es que ese tipo de sintonía requiere una cintura política que hoy no existe.

- Llamalo al Ernesto Sanz, que venga a cenar una noche y nos diga qué carajo pasa… él que la ve desde adentro- dijo el Ruso, el hombre de negocios del grupete, sacando cuentas entre la tarjeta, los pesos chilenos y los argentinos.

- No. Para “adentro” va a las reuniones de coordinación con Lopetegui y Quintana. Y hacia afuera, está retirado…- dijo el gordo, mientras terminaba de disponer los cortes de asado sobre la mesada. Había armado su “clásico” de costillas arqueadas, entrañas, punta de espalda, y tapa de asado, un corte muy popular pero que a Julián le quedaba hecho una manteca. Y sobre una chapa de acero a la que apenas había untado con oliva, estaba cocinando -en el hornito de barro- unas papas doradas con chimichurri. De esas que nunca alcanzan.

En pleno enero caliente y con media Mendoza de Vacaciones, y todos los que pudieron, en Chile, Miami, Brasil, o donde alcanzaren los dólares; los amigos se disponían para la última cena antes del imponente recambio turístico del verano.

Impresionante.

Desde el cuadro que ornamenta la pared norte del quincho, la que da a Las Heras Trust Bribery, un emprendimiento que funciona bárbaro, llegaban canciones de aloha y rumores de marea baja, esa de las olas grandes y refrescantes. En la arena, Eternéstor, Raúl Querido, el Chueco, el Viti y el Comandante presidente jugaban un tute cabrero.

El verano discurre placentero en el paraíso.

Con el aire acondicionado clavado en 20 grados en modo “provocación”, el gordo ya tenía el asado casi listo. Los muchachos se habían acomodado alrededor de unos salames tandileros de esos que vienen en lata y envueltos en grasa, como Dios manda, y de un par de botellas de Malbec Doña Paula Estate. ¿Qué menos, para un buen asado?

Como en las épocas en que el tren llegaba a Cacheuta y las listas de pasajeros venían en las tapas de los diarios, la conversación se armó alrededor de las noticias que llegaban de Buenos Aires. El Omar, el radical-radical-radical que hablaba con todos, rompió el fuego.

- Los radicales estamos confundidos. Nos creímos que la alianza electoral era también una alianza para gobernar. Y no es así, porque actuamos como si el gobierno fuésemos nosotros, pero el poder lo tienen todo ellos. Y encima tenemos que salir a poner la cara por todo. ¿Escuchaste a algún radical decir algo de lo de Gustavo Arribas, el titular de la AFI al que embocaron cobrando seis giros de Odebretch? - preguntó a la mesa, montando el salamín en el queso.

- Sólo a Julio César Cleto, al cordobés Negri y al formoseño Naidenoff… y eso que es un escándalo que ha salido hasta en los diarios de España, Inglaterra, y Estados Unidos…- dijo el gordo, tirándole un “centro” a su amigo. Los primeros cortes de asado ya estaban sobre la mesa. Julián sólo había condimentado con salmuera, pero puso a disposición un chutney de duraznos que había preparado con fruta de exportación, que los chacareros de Santa Rosa estaban liquidando para comer.

Cobos, crítico.

- Es verdad. El Julio está muy caliente con esto, y al “estilo Cleto”, está haciendo de referente de los radicales calientes, que empujan a que el presidente del partido, los presidentes de bloque, alguien, diga algo y saque la cara por el equipo. No puede ser que Lilita y Margarita se lleven todo el cartel. ¡No existimos! - Se quejó el Omar. El Ruso le tiró un tacle.

- Me contaron que el Alejandro Gallego y el Ale Genari han tenido que desmentir en conversaciones muy reservadas, “ser de Cobos” …-

- ¿Y quién preguntaba? – se sorprendió el gordo.

- No. El interrogante es “quién lo decía”. Se lo adjudican al Julio. Pero, de todos modos, en el encuentro radical de Villa Giardino la voz de “nuestro” Cleto va a ser importante. Hay algunos radicales que lo están empujando a que intente ser presidente del Comité Nacional, a fin de año, pero por lo menos ahora, no quiere saber nada. Es muy complicada la UCR. Prefiere jugar “suelto”, de media punta, y tirar desde ahí. En estas horas, su prensa hará circular una nota de opinión, criticando la baja de imputabilidad a los 14 años, porque no resuelve el problema. Y va a pedir que la Cámara de Diputados le de la media sanción que falta a la “cédula escolar”, un plan que tiene el Julio para hacer un seguimiento digitalizado de todos los escolarizados, de todos los niveles.

- ¿Humo? - dijo el gordo, provocador, repartiendo unos matambritos asados con una pizca de limón.

- No. Te sirve para saber cuándo los pibes van a la escuela, y cuándo están en la calle, donde ya sabemos lo que pasa- dijo el Omar. Y la mesa viró de tema, hacia la economía. Los empresarios mendocinos siguen muy de cerca la evolución de lo que pasa, metidos además a un gran evento de promoción de inversiones, para la Vendimia.

- Dujovne no va a hacer un carajo este año…- dijo el gordo, y antes que el Omar o Ludovico, el PRO del grupete, abriesen la boca, los atosigó de datos.

- Miren muchachos… acá el problema argentino es el déficit fiscal enorme, que por ahora se está cubriendo con toma de deuda y alguna baja del gasto que no es significativa. Este año no va a pasar nada. No va a ocurrir ninguna de las reformas que “mueven la aguja” de un presupuesto nacional. Las grandes bocas de succión de recursos no se pueden tocar: el PAMI, la seguridad social (jubilaciones) de la Anses, y todo el esquema de subsidios-tarifas. Recuerden que este gobierno gasta más, que les devolvió a las provincias el 15 % de la Anses y eso es una torta de plata, y que quitó las retenciones de muchas actividades. Y este es un año electoral. Así es que van a meter mucha obra pública sobre todo en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, en las provincias de peronistas “amigos”, y un poco en Mendoza. Y no van a tocar “lo que mueve la aguja” hasta el año que viene.

El juramento de la semana.

- Si tocan jubilaciones, los matan a todos…- dijo el Omar.

- Sabés qué pasa, las “cajas” no dan más y los sistemas quiebran porque la gente vive muchos más años. Antes, la expectativa de sobrevida a la jubilación no era más que diez-quince años. Y ahora, la gente vive más de 30 años después de jubilarse. Hoy leí en algún lado que están naciendo los pibes que van a vivir cien años, porque están cambiando sus costumbres alimentarias. Van a subir la edad para jubilarse, te lo garantizo, y habrá más recortes en el PAMI porque hay mucha guita que se gasta mal. Lo que pasa es que lo del recorte en el PAMI lo anunciaron muy mal, como amateurs…- dijo el gordo.

- ¿Por?

- Porque en definitiva, aunque les quitan remedios a los que pueden pagarlos, ampliaron la base de los que van a recibir los beneficios. Cristina habría dicho “Les damos más remedios gratis a más jubilados”. Pero esta gente, mucho Durán Barba y poca calle. El problema es que, si no hacen nada serio con la economía este año, más que tirar plata a la calle para obra pública y ajustar en serio el año que viene, los grandes inversores van a hacer “la mínima”, seguirán prestando a tasas altas y plazos cortos mientras la Argentina sea “de riesgo”, y se va a terminar flexibilizando el laburo, como hicieron los petroleros, para poder trabajar. No sé… lo veo feo…- dijo el gordo, y bajó la parrafada con un trago de Malbec. Ludovico tenía chismes tribunalicios en plena feria.

- Les aviso que la jueza Alejandra Mauricio, la que puso por escrito que no laburaría de tarde y que no se pueden cumplir las audiencias de prisión preventiva, se va a comer un “pencazo”. Por la nota del POST del otro día, le van a iniciar un sumario. No se puede no laburar…- anunció el ex ganso del grupete, mientras cortaba un pedazo de entraña demasiado grande para el plato de madera. Julián le reprobó con la mirada. Ludovico no le dio mayor importancia.

- Lo que sí es de una gravedad importante, es el despelote administrativo que tiene la Corte, con el esquema de feria que armaron. Y encima, el escándalo de la liberación de este delincuente que mató a la piba escapando a 180 por el acceso en un BMW afanado…- insistió. El gordo tenía alguna información:

- Miren amigos, no sólo este señor delincuente no tenía que salir el año pasado, cuando entre el juez Gonzalo Guiñazú, el fiscal de Cámara, los secretarios, el juez de ejecución penal, se terminaron mandado el “patinazo” que costó la vida de esta chica Ayelén Arias… Este tipo debía salir de la cárcel en 2020. Ni siquiera en 2019, como dijeron al principio… Y el que descubrió el brulote del sistema fue Marcelo D’Agostino, el subsecretario de Justicia que se puso a “empujar el lápiz” expediente por expediente, papel por papel, hasta entender lo que había pasado. D’Agostino está haciendo un laburo tremendo, porque por un lado es uno de los que “habla” con Omar Palermo, a modo de puente, y por el otro es el que articula con jueces y fiscales “confiables” para seguir los casos, sobre todo los de alta repercusión pública, que en general encierran grandes “pedos” judiciales. En los temas judiciales, D'Agostino está en la mesa “chica” del Alfredo…- dijo el dueño de casa. El Ruso peguntó, más por curiosidad que por otra cosa.

El caso Rodríguez desnudó la laxitud judicial.

- ¿Qué sería “jueces y fiscales de confianza”? El Omar tomó la posta.

- Los que están dispuestos a cambiar el sistema, y se comprometieron con las reformas. Hay varios. El visible es Valerio, porque recién llega a la Corte. Pero son muchos, en contrapartida a los “jueces y juezas y fiscales viajeros” que cada tanto aparecen. Bueno, es el esquema que imaginó Cornejo, con una Corte menos garantista y un juez “aliado” como Valerio, el Procurador Alejandro Gullé, del mismo lado, y el subsecretario de Justicia siguiendo todos los temas de interconexión con el Poder Judicial, más Gianni Venier, alineado con la misma política. El problema es que el jefe de todo este sistema penal, es el propio Cornejo. No tiene fusible y no sé si lo quiere. Miren… el otro día estaba de café con uno de los importantes, en un lugar en el que se habla mucho de justicia. Y el Alfredo llamó desde Cuba para interiorizarse de la audiencia y del caso del asesino este que liberaron y volvió a matar…- contó el radical del grupete. Y los amigos brindaron por el sentido común, justamente algo que en materia penal ha estado faltando.

La cena fue llegando a su fin sobre la medianoche, con el termómetro clavado en 27 grados. La segunda quincena de enero sería de infierno en Mendoza. Por las dudas, Julián se había aprovisionado de unas cuántas cervezas bien heladas, para toda la semana. Después del café y los postres, los amigos emprendieron la marcha calle abajo, rumbo a los autos.

- Gordo… es un lío lo de los menores que delinquen… ¿Cómo irá a terminar?

- Hay una idea muy buena que va a prender, y que va por el medio. No tenés que declarar la imputabilidad a los 14 años. Tenés que dejar que cada juez, que cada tribunal, decida la imputabilidad aun a los 14, en cada caso en particular. Y listo. Así, no criminalizás a todos… Va a pasar que la mayoría de los jueces va a absolver a los pibes, pero no podrán hacerlo siempre. La clave es ver si los muchachitos entienden el delito que hayan cometido, y ver el contexto, de dónde vienen… etcétera. Es otro de los temas en los que acá andan en el gobierno, con algunos jueces que están dando una mano.

- Me enteré que Anabel Fernández Sagasti, la senadora camporista, se está llevando bien con algunos funcionarios radicales, en temas muy puntuales.

- Te enteraste bien…

- Y que hay alguna preocupación, respecto de que el lío grande que tienen con los mapuches más revoltosos en el sur del país, se contagie en Mendoza.

- No confundir. Una cosa son los mapuches de siempre, de toda la vida, y otra, los que se organizaron para decir que no son chilenos ni argentinos y que no respetan constituciones ni banderas, y que dan vuelta patrulleros, ocupan vías del tren, yacimientos, o cortan rutas. Al grupo más duro lo buscan por asesinatos en Chile y acá no los quisieron extraditar. En Malargüe, en un yacimiento de YPF, amagaron con hacer algún lío y la Justicia Federal y la Gendarmería los sacaron un par de veces. Lo que pasa es que son grupos que no están reconocidos oficialmente como tales en un registro público nacional, que hay, y aun así un funcionario de ambiente de la provincia se mandó el bochorno de prometerles “diálogo”. Paremos la joda, porque la “gran manteros del Once” se va a replicar con cada grupo que reclame algo.

- ¿Por qué suspendieron la audiencia del tipo que mató a la piba de un autazo?

- Por una manganeta que hacen, que es la de cambiar de abogado. Entonces le tenés que dar tiempo para que lo haga, el defensor se entere, etc. Ahí andan en el ministerio de Gobierno viendo cómo cambiar la ley, para hacerlo como en Chile, que les ponen abogados de oficio y van andando.

- Mirá vos… decime una cosa… tanta reforma judicial… ¿va a servir para algo? ¿Vamos a vivir más seguros?

- Sólo si los jueces y fiscales colaboran, y si la sala penal de la Corte cambia los criterios de las prisiones preventivas, y calcula bien para dejar a los delincuentes adentro.

- ¿En esa sala están…?

- Valerio, Palermo y Mario Adaro.

- Uno de cada lado, y otro… que hace su juego.

- Sí. Va a ser la novela del año en los Tribunales.

- Y claro, si en política mientras no resucite el peronismo y la UCR active alguna internita, no pasa nada.

- Así es. Por eso me entretengo con los jueces, y las internas gremiales de ATE y SUTE.

- ¿Vuelve Raquel?

- ¿Cuándo se fue?

- ¡Jajajajaaaaaaaaaaa Tenés razón!

Y así, bajo el calor aplastante de la noche, en esta Mendoza casi tropical, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.