Pobreza, el otro desafío de Cornejo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 12 Ene 2017Jueves, 12/01/17 atrás

“Hay mucho que hacer” decía un posteo del gobierno mendocino ayer en Twitter, al dar a conocer las cifras de pobreza e indigencia en la provincia de Mendoza, luego de regularizar las estadísticas por primera vez desde que se dejó de medir en 2009, por presión del entonces secretario de comercio de la Argentina, el inclasificable Guillermo Moreno. Es simple: sin mediciones de inflación, no era posible saber la cantidad de pobres. Es el costo de la canasta básica el que indica cuánta gente la alcanza y cuánta no, y por lo tanto, quiénes son los pobres.

Desde ayer, sabemos que más del 35 % de los mendocinos son pobres, y que el 27,5 % de los hogares viven en tal condición, con un 7,8 % de indigencia. Los tres índices son superiores a la media nacional dada a conocer el 28 de setiembre del año pasado por el INDEC, que este año reconstruyó las estadísticas sociales de la Argentina, una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de Mauricio Macri cuando asumió en diciembre de 2015. El 32,2% de la población económicamente activa de la Argentina se encuentra en la pobreza, mientras que el 6,3% está en la indigencia, de acuerdo al Indec.

Los encargados de dar las “malas nuevas” ayer fueron el titular de la DEIE Facundo Biffi, y la subsecretaria de Desarrollo Social Marcela Fernández, una de las funcionarias de más bajo perfil del gobierno de Alfredo Cornejo. “No son agradables los números pero no sorprende. Ahora ya tenemos una base para comenzar a trabajar y la idea que se tiene es poder presentar estos informes de forma semestral, aunque eso aún no está confirmado. Lo seguro es que anualmente tendremos el dato” dijo Biffi.

Biffi y Marcela Fernández.

Ahora, la máxima preocupación que tendrá el gobernador Alfredo Cornejo este año ya tiene nombre y apellido: 35,3 % de pobreza y 7,8 % de Indigencia, lo que significa medio millón de mendocinos con problemas de subsistencia.

Durante 2016, el gobernador Alfredo Cornejo puso el foco de su gestión en dos grandes “agendas”, centrales para Mendoza: Seguridad y Educación. En el primero de los casos, reequipó a la policía, modificó el organigrama, echó a una decena de comisarios sospechosos de haberse enriquecido en las comisarías con negocios derivados del delito, y logró la aprobación de una docena de leyes con un objetivo: más delincuentes presos, el mayor tiempo posible, lo que le valió una larga serie de enfrentamientos con el ultra garantismo de parte del sistema judicial mendocino.

Respecto de la Educación, la aprobación del “ítem aula” significó una de las medidas más valoradas por la población a lo largo del año, porque generó más maestros frente a las aulas y menos suplencias y horas libres para los chicos.

Ahora, el gobierno deberá revisar las prioridades. De hecho, el área social fue “descendida” de su categoría de ministerio durante los gobiernos de Jaque y Pérez, al de subsecretaría de desarrollo social ahora, conducida por Marcela Fernández, una funcionaria a la que prácticamente no se le conoce la voz, aunque ha mantenido el nivel de asistencia social del kirchnerismo, con fuertes contactos con el ministerio que a nivel nacional conduce Carolina Stanley. El radicalismo mendocino tiene además, con una enorme red de punteros en el oeste de Las Heras, Godoy Cruz, Capital, y también en Guaymallén, verdaderos termómetros sociales de lo que ocurre en los barrios. Sin embargo, ahora sabemos que todo ha resultado insuficiente. Oficialmente, Mendoza tiene más personas y hogares pobres e indigentes que el promedio nacional.

Las cifras

El 35,3 por ciento de la población urbana de Mendoza está debajo de la línea de pobreza. Los datos difundidos ayer a la tarde por la DEIE, fueron calculados en base a las mediciones realizadas por la Encuesta de Condiciones de Vida, junto con la valorización de la Canasta Básica Alimentaria y la Canasta Básica Total.

El titular de la DEIE, Facundo Biffi, dijo que "este estudio que se realizaba anualmente fue interrumpido en el 2012, luego en el 2015 se lo retomó con una muestra muy inferior a la necesaria y recién en el 2016 hemos logrado recomponer una encuesta que tiene características más que interesantes para la toma de decisiones en término de políticas públicas". Técnicamente, las cifras no se difundían desde 2009.

Dato: una familia mendocina necesitó (para este estudio) $ 3.866,26 para alimentarse y $ 11.946,75 si se le suma vestimenta, transporte, educación y salud.

"Nuestra intención es tener dos de estas encuestas por año y poder medir semestralmente la mayor cantidad de indicadores que podamos sobre la realidad de los hogares de Mendoza", acotó.
El total de la muestra fue de 7.000 hogares distribuidos en todo el territorio provincial, de los cuales se desprende que el 75 por ciento de las viviendas corresponden a la categoría de no pobres, el 20,1 por ciento son pobres no indigentes y el 4,9 por ciento en condición de pobres indigentes".

En la muestra, como informó ayer el POST, además, que "con respecto a la incidencia sobre el total de personas, los números ascienden a 64,7 por ciento para no pobres, 27,5 por ciento pobres no indigentes y 7,8 por ciento para pobres indigentes".

El Pozo, en Godoy Cruz (Archivo 2014)

"Siendo que la población aproximada de las zonas urbanas de Mendoza es de 1.387.000 habitantes, constituidas en 411.000 hogares, los porcentajes presentados muestran que, en el mes de octubre de 2016, se encuentran por debajo de la línea de pobreza alrededor de 102.750 hogares, que incluyen 489.600 personas aproximadamente", destacó el informe, en el que se agregó que "dentro de este conjunto, 20.140 hogares se ubican bajo la línea de indigencia, que incluyen aproximadamente a 108.200 personas indigentes" "La realidad que encontramos, que ya el INDEC había adelantado para la región, es preocupante y lamentablemente no sorprende, pero entendemos que es una decisión política tenerlos, publicarlos y trabajar en función de ellos", sostuvo Biffi.

Por su parte, la subsecretaria de Desarrollo Social, Marcela Fernández, explicó que "nuestra posición política es ir a los sectores que realmente están en situaciones críticas y trabajar con cada municipio sobre la problemática específica, cuáles son las zonas más afectadas y a partir de allí tomar acciones integrales que tiene que ver con aspectos que estas mediciones no evalúan, como situaciones de infraestructura, vivienda, educación, trabajo y la necesidad de fortalecer una movilidad social ascendente".

Palabras correctas, pero una realidad acuciante. La pobreza en Mendoza será uno de los temas del año.