Operaciones cruzadas a un mes de la muerte de Nisman - Mendoza Post
Miércoles 18 Feb 2015Miércoles, 18/02/15 atrás
porLuis Gasulla (*)

El experto periodista está desencantado. “Está todo podrido” asegura uno de los periodistas más confiables del país en una conversación que se corta una y otra vez. Intercambiamos información y conjeturas con José Stella de Eliminando Variables con la pesada sensación de que la muerte de Nisman quedará impune.

En el último mes pasó de todo en la Argentina. “Hay operaciones de todos lados, todos lo están haciendo”, sentencia Christian Sanz. El colega Rodrigo Cañete informa que los servicios de inteligencia ingleses aseguran que al fiscal lo asesinó un espía vinculado al jefe del Ejército, César Milani. 

En el norte se menciona a una célula perdida de La Cámpora dentro de la ex SIDE e incluso, otros portales, aseguran que nos focalicemos en el Cártel de Sinaloa, en México. 

El gobierno nacional, con Cristina a la cabeza, se cansó de decir que Alberto “Jaime” Stiusso era una especie de nuevo Bin Laden pero, de repente, dejó de mencionarlo. Hay periodistas que lo endiosan y otros que aseguran que “Jaime” es capaz de destruir el mundo. 

Stiuso es el principal sospechoso que intenta imponer el gobierno

El antikirchnerismo furioso que, otrora lo atacaba, ahora lo defiende con tal de que se redima hundiendo al kirchnerismo.

Andrés Larroque no aparece y Luis D´elia se queda sin programa de radio sin que retome su veta más conocida: la verborragia. Fernando Esteche amaga con hablar y le colocan a Fernando Burlando como abogado defensor. De repente, Quebracho cuenta con recursos económicos que, en el pasado, no utilizó para defender a sus presos políticos. Del “chino” de al lado del departamento de Nisman no se habló más y, entran y salen, testigos de la causa. Del cerrajero a la moza de Puerto Madero. La fiscal, Viviana Fein, se desilusiona con los nulos rastros de pólvora en las manos del fiscal y la jueza es atacada por la Presidenta en cadena nacional por pensar distinto. La libertad de pensamiento; ausente. Sergio Berni continúa dialogando con Jorge Rial como si nada, pocos recuerdan que entró y salió de la escena del crimen con un flamante maletín, vaya a saber con qué. 

Berni se apuró a hablar de "suicidio"

El secretario de Seguridad fue el primero en instalar la hipótesis del suicidio que decenas de periodistas se cansaron de repetir. Hoy el panorama es inverso. Las medias tardan más tiempo en darse vuelta.

Los testimonios de los custodios de Nisman, desconciertan. A pocas horas de que el hombre del momento debía declarar ante el Congreso de la Nación, se fueron a tomar un helado –ironía del relato-, se escondieron en una cochera sin señal y, en vez de derribar la puerta del piso 13 del Le Parc, fueron a buscar a la madre de Nisman. Zona liberada sentencian expertos en seguridad consultados por Mendoza Post. 

Un ex custodio de SETEK S.A. me explica que “se lo sacaron de encima” y Marcelo Altamirano, ex integrante de la policía bonaerense va más allá: “Si fueron capaces de “plantarle” pelos de Candela Rodríguez en el departamento de Altamirano, imagínate las cosas que podrían haber hecho”. Laura Elías, ex mujer del camporista y diputado provincial José Ottavis, me contó que “la custodia me acompañaba a toda hora, quiera o no”. Elías denunció a su ex pareja por violencia, daños y fraude electoral, causa que le preocupó, sobre manera, al “joven de la Cámpora”. 

Muñoz, una testigo en peligro de la Argentina

En el mismo sendero se escribe el relato de Laura Muñoz, ex de Alejandro Vandenbroele, supuesto testaferro del vicepresidente Amado Boudou. “Cada dos horas debía demostrar que estaba viva”, explica Muñoz. La televisión naufraga en la intrascendencia que, hasta la ex pareja del multiprocesado vicepresidente, Agustina Kampfer, es consultada como fuente confiable para hablar del asesinato del fiscal.

La empresa de seguridad del Le Parc mantenía aceitados vínculos con la policía bonaerense y contratos con el Estado argentino. Su dueño, Martín Toro, hijo de un militar, admitió que había “cámaras de seguridad que no funcionaban”. Otras fuentes consultadas, aseguran que “la custodia de Nisman estaba infiltrada”. Teresita Dussart, periodista belga atacada por el aparato de propaganda kirchnerista, explica que “Nisman se equivocó al quedarse en Puerto Madero” cuna del gobierno nacional. 

En una nota que escribí para Mendoza Post, la colega denunciaba que Juan Salinas, periodista de Telam, le había confesado que Néstor Kirchner entregó compañeros durante la dictadura militar. Salinas reconoció el encuentro y atacó a la belga por su “acérrimo e insoportable antikirchnerismo”. ¿Para qué se encontró entonces?

La SIE, empresa privada de seguridad del Le Parc, está en el ojo de la tormenta. O debería estarlo. A Nisman lo dejaron morir o lo asesinaron con la complicidad de los que debían cuidarlo. El fiscal que denunció a la Presidenta de la Nación de un “plan criminal” en el que protegía a los supuestos autores intelectuales y materiales del atentado más sangriento de la historia argentina, apareció muerto solo 4 días después de su aparición estelar en TN. A 24 horas de hablar en el Congreso de la Nación. Esa es la única certeza. Nada menos. 

(*) Especial para Mendoza Post