Una mendocina fue atropellada, está en silla de ruedas y pide justicia - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 6 Ene 2017Viernes, 06/01/17 atrás

María Fernanda Ponce es una sanrafaelina que estudiaba  Gestión de Empresas y llevaba una vida normal, como cualquier chica de su edad, a pesar de padecer una enfermedad renal, que no le generaba grandes obstáculos. Sin embargo, todo cambio drásticamente el 29 de julio de 2013 cuando fue embestida por un auto y a partir de ese momento quedó recluida en una silla de ruedas, con pocas probabilidades de volver a caminar. La causa está frenada, el acusado nunca se presentó a declarar y María Fernanda pide justicia.

Según publicó el Diario de San Rafael, el accidente de la joven ocurrió en el cruce de Granaderos y Bombal de dicho departamento. “Yo iba cruzando la calle, solo me faltaba subirme a la vereda cuando de pronto sentí el impacto sobre mi brazo izquierdo", relató la chica.

El acusado nunca se presentó a declarar.

A María Fernanda le colocaron un clavo en el fémur derecho, otro en la cadera del lado izquierdo, este último se lo retirarán durante los siguientes días debido a que su cuerpo lo rechazó. “Me quebró la cadera y me hizo rotación de pierna, es decir que la pierna izquierda, con el impacto, me la dejó hacia el otro lado, y la pierna derecha me la quebró a la mitad, al igual que el hombro izquierdo. Y como consecuencia, la pierna izquierda me quedó más corta”.

María Fernanda tiene pocas probabilidades de volver a caminar.

(Foto: Diario San Rafael)

María Fernanda  explica que no ha podido volver a caminar  y los médicos le dan pocas expectativas porque en los más de tres años que han pasado del accidente, no ha logrado ponerse de pie. La joven depende de su madre y su hermana para todo, para  su rutina diaria de aseo, limpieza  y para ir al médico.

Respecto al acusado, su nombre es Guillermo Venega. La familia de la chica le envió una carta pidiéndole que se presente en el juzgado, tras lo cual el hombre contestó a través de su abogado que él no tiene la culpa de lo que pasó.

Más allá de lo que determine en algún momento la Justicia, hoy esta mendocina quedó confinada a una silla de ruedas ante la absoluta impunidad.

(Captura de Street View del lugar donde se produjo el accidente)