La odisea de un matrimonio en alta montaña - Mendoza Post
Jueves 5 Ene 2017Jueves, 05/01/17 atrás
porLeonardo Otamendi
Editor Post

Un matrimonio quedó varado en alta montaña mendocina cuando viajaban a Chile y no recibieron ayuda de la Gendarmería. Fue la Policía del vecino país la que los ayudó.

Un matrimonio, él de 64 años y su esposa de 58, oriundo de Río Cuarto tenía planeado vacacionar en las playas chilenas. Habían invitado a sus nietos, de 15 y 17 años. Pero la pasaron mal en la ruta 7, antes de llegar a Horcones.

El matrimonio que no fue ayudado por Gendarmería.

Los abuelos y sus nietos iban en una camioneta, la cual sufrió un desperfecto alrededor de las 0.30 de este lunes.  No tenían cómo pedir auxilio puesto que los teléfonos no tenían señal. Caminaron un poco hasta que vieron que los celulares estaban disponibles. Entonces llamaron a su hija, Lorena Saavedra, a Río Cuarto para que ella desde allá pueda auxiliarlos.

Tuvieron que pasar toda la noche varados en la camioneta.

En diálogo con el Post, Lorena destalló que  “Quedaron varados toda la la noche del lado Argentino. Yo llamé a Gendarmería y me dijeron que no hacían remolques, cuando en realidad lo que necesitaban era que los asistieran y los llevaran a un lugar seguro porque la curva era muy peligrosa”, explicó la hija del matrimonio.

Aunque Lorena le explicó esto a quien la atendió en Gendarmería y aseguró tener todos los registros de llamadas, no asistieron a sus padres y a los adolescentes.

Entonces Lorena decidió comunicarse con otro familiar que esperaba a sus padres y sobrinos en Chile. La ironía, si se le puede llamar así, fue que este hombre  consiguió un permiso especial y temporario de la Policía chilena para salir de ese país con un auto que no estaba a nombre de él y así auxiliarlos.

La camioneta del matrimonio remolcada por un vehículo enviado por el seguro.

Por último, Lorena, con enojo, criticó:  “Recibimos más ayuda desde Chile que desde el puesto de Gendarmería argentino, que solo estaba a 40 kilómetros”.

El cuñado de Lorena, que viajó desde Chile, ayudó al matrimonio a conseguir un remolque y trasladar la camioneta hasta un taller en Mendoza. Los adolescentes que tan ilusionados estaban con sus vacaciones juntos en el país trasandino, no las pudieron disfrutar: el chico regresó a Córdoba y su prima se fue a Chile con su papá.