Cornejo firma también con PRO y PD, pero arde la letra chica de las listas - Mendoza Post
Martes 17 Feb 2015Martes, 17/02/15 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Es curiosa y apasionante la alquimia electoral de la oposición en Mendoza. Hay que decir que el radical Alfredo Cornejo logró reunir en el mismo espacio y bajo el mismo techo al Socialismo, Libres del Sur, la Coalición Cívica y muchos otros detrás de la fórmula de la UCR, pero también al Partido Demócrata y al PRO. Si esta alianza no vuela en pedazos por esas implosiones que ocurren en las alianzas, bien podrían los líderes nacionales opositores tomar nota del caso. A Cornejo le queda “arreglar” con el massismo mendocino para quedarse con casi toda la oposición y polarizar así con el PJ, que en las encuestas está detrás del intendente de Godoy Cruz y candidato de la UCR.

Claro que el “cómo” se arma el acuerdo es harina de otro costal. Hay una guerra sorda, un fuerte tironeo por el formato final que tendrá este frente y por cómo deben integrarse las listas: si antes de las PASO, después de ellas voto mediante, o nunca, compartiendo sólo la fórmula de la UCR de gobernador y vice.

Ayer se supo que el PRO firma hoy el acuerdo con la UCR para integrar el Frente Cambia Mendoza, y hoy llegarán Gabriela Michetti y Emilio Monzó para las formalidades y alguna que otra declaración política. Tan compleja es la foto de todos los aliados, que hoy estará allí hasta Julio Cobos. “Lo llamaron todos para que esté” dijo una fuente del cobismo. El ex vicepresidente ha sido reacio siempre a los acuerdos directos con el partido de Macri.

Michetti y Cobos. Hoy se vuelven a ver.

Gabriela Michetti es una de las figuras del PRO y aun en contra de lo que piensa Mauricio Macri enfrentará a Horacio Rodríguez Larreta en las PASO capitalinas, y Emilio Monzó es el “armador” del PRO en el interior. También llega Sebastián De Luca, uno de los que “trabaja el terreno” para el macrismo en Mendoza, pero que será candidato a intendente en Chivilcoy. Todos se reunirán con Alfredo Cornejo, Julio Cobos, Laura Montero, y varios dirigentes radicales más. También estará el senador Ernesto Sanz, amigo personal de Gabriela Michetti y el otro presidenciable del radicalismo.

El PRO firmará hoy y lo harán mañana los demócratas, aunque falta la letra chica.

¿Por qué firman todos entonces? Porque según el decreto reglamentario de las PASO firmado por Francisco Pérez y publicado el 6 de enero, mañana miércoles –justo el #18F- a medianoche, vence el plazo para la presentación de frentes provinciales para las primarias del 19 de abril y las generales del 21 de junio, en las que los mendocinos elegiremos gobernador y vice, legisladores provinciales, intendentes y concejales. Así es que quienes no firmen hoy o mañana, se quedan afuera.

¿Y qué pasa con la letra chica? El problema que tienen los demócratas y los macristas locales es que la UCR no es muy generosa en las alianzas. De hecho, Alfredo Cornejo piensa que el cargo de gobernador de Mendoza es institucionalmente tan débil respecto de los intendentes y los poderes territoriales, que preferiría no ceder a sus socios absolutamente ni un cargo en la Legislatura, y tener a todos sus soldados en la Casa de las Leyes por si le toca ser gobernador. Se acordará de ese deseo a la hora del su primer presupuesto, en caso de ganar.

Montero y Cornejo, la fórmula compartida.

Básicamente hay tres opciones de acuerdo: 1) Los aliados dentro de las listas de la UCR 2) Compitiendo contra los radicales en las PASO dentro del mismo espacio y 3) Llevar la fórmula radical a gobernador yendo cada uno a los comicios con lo que tiene, para los cargos legislativos comunales y provinciales. La primera opción es rechazada incluso por muchos radicales que no quieren ceder nada. También por el Partido Demócrata, cuya convención votó el acuerdo con la UCR pero que decidió tener listas propias de diputados y concejales. Y el PRO, que no tiene fuerza territorial en Mendoza, sí quiere ir dentro de las listas de la UCR. Es la opción preferida de Emilio Monzó, el armador de Macri.

Es difícil saber hoy, a 36 horas del cierre de los frentes, cómo va a terminar esta historia que debe definirse antes del 28 de febrero. Pero lo que intenta Cornejo ahora es que todos sus aliados incluyendo PRO y PD adhieran a la fórmula de gobernador y vayan con listas propias a las elecciones generales, sin competir en las PASO contra el radicalismo en un mismo espacio, sino por fuera. Algunos radicales se quejan de esto, pero algo tienen que ceder. Ya sea por la vía de la negociación, en una PASO o con listas propias, sus eventuales aliados se quedarán con bancas legislativas y de concejales. “Todo no se puede, y todos tienen que ceder” dicen en el cornejismo, donde buscan hacer el mejor negocio político sabiendo que si no ceden ahora, tendrán que hacerlo si ganan las elecciones y compartir el gobierno con gente tan disímil como los socialistas y el PRO. Cornejo debe saber además que aunque él lidera las encuestas, el PJ estaría reteniendo San Rafael (Los Félix), Maipú (Los Bermejo), Las Heras (Ciurca-Miranda-Amstutz) y Guaymallén si el candidato es Alejandro Abraham. Es demasiado poder territorial en contra. ¿Empujarán los intendentes al candidato a gobernador, o la boleta del gobernador define las elecciones? El que resuelva esa fórmula química se queda con todo.

Hay más. El PRO y el PD analizan ir con una lista conjunta a las PASO y a las generales de Junio y eso estaban conversando anoche, tarde, los presidentes de ambos partidos, Richard Battagión y Gustavo Cairo.

Hay un costado del acuerdo que es interesante revisar. Si PD y PRO van con Cornejo, no será necesario sacrificar a Omar De Marchi como candidato a gobernador. ¿Será entonces la carta de triunfo de la oposición en Luján, donde mide más que Omar Parisi, Carlos López Puelles o Rolando Baldaso? Esa definición no está tomada. De marchi estará hoy también en la definición del acuerdo.

Por lo pronto, hoy lo que habrá es la firma de un frente (Frente Cambia Mendoza) donde ya están la UCR, Coalición Cívica-ARI, Socialismo, Libres del Sur, Partido Socialista Auténtico, MoPoMa y Unidos por Tunuyán. Se sumará el PRO y habrá una foto nacional importante con Sanz, Cobos, Michetti, Monzó y los mendocinos de la UCR y el partido del color amarillo, más los dirigentes de los otros partidos que se arrimen al local del PRO de 9 de Julio y Colón, en Ciudad, a firmar el acuerdo.

De allí en más, dependerá todo de una fuerte pulseada que terminará, como en el caso del peronismo, el 28 de febrero por la noche. Sobre la hora y a las corridas.