Por qué la versión Cambiemos 2016 se pareció al peronismo - Mendoza Post
Domingo 25 Dic 2016Domingo, 25/12/16 atrás
porHugo E. Grimaldi (*)

Si algo queda en el cedazo como balance del año político que se cierra es haber podido comprobar que, a la hora de gobernar, el macrismo no es ni "neoliberal" ni "de derecha", sino una fuerza en minoría y, por ello, necesariamente pragmática. Ese tipo de clichés, que el peronismo blandió siempre como latiguillo del escarnio y que llegó a sostener hasta el papa Francisco, se lo tragó la realidad. "El verdadero amor se ahogó en la sopa", decía Discepolín.

Desde lo económico, la cosa está mucho menos clara, ya que algunas decisiones para salir del populismo regente hasta el año pasado contribuyeron claramente a complicar la situación social, con dificultades que son propias de una inflación que no se termina de domar, de una recesión de cinco años y de decisiones propias que han puesto a las inversiones tras gateras que no se terminan de abrir. 

Y todo esto, sazonado con situaciones de carácter internacional que han jugado claramente en contra, Donald Trump y Brasil mediante. Fue un año para fijar prioridades y de resolver al principio si se las iba a atacar con shock o gradualismo y esas grandes dudas, como los hitos más que relevantes de la salida del cepo y el arreglo con los holdouts, se llevaron buena parte del período. Si se mezcla lo económico con lo político y por la teoría del mal menor, muchos ciudadanos parecen estar convencidos que con otro tipo de gobierno el año que se cierra hubiese sido "peor" y, por eso, están dispuestos a darle todavía un mayor crédito a Mauricio Macri.

Durante la vigencia de su mandato, como debe ser, el Presidente tuvo que decidir qué cosa privilegiar para afectar lo menos posible lo social: el costado fiscal o la política. Tanto apuntaló el segundo de los términos a costa del primero que está claro por qué la ortodoxia económica lo vitupera a diario y lo acusa de no seguir las reglas del torniquete fiscal. Cuando algunos opositores dicen que se está haciendo un "ajuste" monumental, parece que se están dejando llevar más por el corazoncito que por la lógica que imperó durante todo este tiempo. El principio de la manta corta lo tuvo a maltraer a Macri y en estos últimos días todo volvió en enredarse cuando debido a las restricciones se decidió bajar el programa de Fútbol para Todos para 2017 o prescindir de Isela Costantini al frente de Aerolíneas Argentinas, mientras que por otro lado se arreglaba con los gobernadores que la Nación iba a cubrir el bache de la menor recaudación por el Impuesto a los Ingresos o retrocedía, aún teniendo mucha razón en los argumentos, frente a los investigadores que tenían tomado el CONICET. Cuando se dieron cuenta del error de diagnóstico sobre el casi nulo margen que tenía el Gobierno para "volver a los '90", casi todos los peronistas más cautelosos, aún con rabia por haber perdido las elecciones por culpa del kirchnerismo, empezaron a darse cuenta de cómo era la realidad, ya que por picardía o por necesidad, el Presidente había empezado a transitar caminos de cuño justicialista. A muchos peronistas se les encendieron fulgurantes luces amarillas en el tablero: para sus estándares de la política, les había aparecido un competidor que tenía la caja. Y que la usaba. 

Entonces, empezaron a mutar para nuclearse en una suerte de Renovación, bajo la batuta del rionegrino Miguel Angel Pichetto. A este bloque interno del PJ se le sumaron gobernadores con proyección y el también ex kirchnerista Diego Bossio, y su gente. Sergio Massa ya había saltado el cerco mucho antes y fue su olfato privilegiado, el mismo que el jefe del Estado premió cuando lo llevó de ladero a Davos, el que le facilitó muchas leyes a Cambiemos.

Además, ninguno de todos ellos podía siquiera acusar a Macri de "conservadurismo", ya que el gobierno al estilo más conservador que se recuerde fue el que casi todos ellos integraron. Pero además, para su estándar, también la gobernadora del principal distrito, María Eugenia Vidal, también estaba haciendo peronismo en los hechos, en los pactos de gobernabilidad con Massa y en la suma de dirigentes que se le acercan a diario. Un prestigioso senador del PJ, quien ayudó a cocinar muchos de los acuerdos con el Gobierno pero que no tiene tanta prensa, habló con DyN y, distendido, le señaló que él creía que "lo de (Emilio) Monzó (el presidente de la Cámara de Diputados que pidió sumar peronistas a Cambiemos) fue una cortina de humo", para blanquear lo "indisimulable", la suma por goteo de peronistas al Gobierno y la necesidad que tiene el Presidente de mostrarse menos cerrado. Y con bastante buen humor hizo política-ficción y reflexionó: "Quizás estos muchachos aprendieron y con Pichetto de ladero lo han engañado hasta a (Jaime) Durán Barba. Ponerse duros para que Massa se queme en el abrazo de oso con (Axel) Kicillof y después recién jugar la carta de la CGT para dar vuelta todo en el Senado, si no fue de casualidad fue algo de alta política. Pero, quédese tranquilo que yo creo que fue de casualidad", chicaneó.

Quizás también porque las encuestas lo ponían en primer plano, todo ese grupo de legisladores fue quien más sostuvo la gobernabilidad y dejó cada vez más en soledad al Frente para la Victoria, aunque mucho más a la militancia encerrada en cuestiones ideológicas que a sus dirigentes y a Cristina Fernández en primer lugar. Lamentablemente, como sucede siempre en este tipo de movimientos cargados de mesianismo, los dirigentes se salvan primero y dejan a la carne de cañón confundida en consignas que van perdiendo vigencia. En síntesis, el kirchnerismo, al fin y al cabo adorador empedernido de la propaganda, fue el único sector que se quedó en aquel viejo diagnóstico del "noventismo" macrista que todavía la da aire al discurso de ese probable 20 por ciento de votantes que parece seguirlo con fidelidad. Claro está que para la dirigencia K, seguir machacando en esa dirección fue una forma de mostrarse más que coherentes con sus principios de sostener el relato del pensamiento único, siempre listo para colgar motes que confundan y sostengan el lavado de cerebro de quienes añoran aquellos tiempos.

"Lo que decimos nosotros es la verdad revelada, el dogma y el que no piensa igual es un traidor, un vende-patria, un representante de la derecha, un neoliberal y un mentiroso", piensan y difunden sus habituales propaladores. Lo notable del caso es que si se las mide en cantidad de pobres y desempleados a fin de 2015 o en los engaños sobre los que se construyó buena parte del relato de la "década ganada", sus lecciones de moral no parecen las más apropiadas.

Lo que se observa en el caso de Milagro Sala o en el modo kirchnerista de reaccionar en cuanto a la relación con las coimas de Odebrecht pagadas entre 2007 y 2014, por nombrar dos sucesos bien picantes de la última semana, son todos argumentos que están bajo el mismo cliché de siempre: este Gobierno nos ataca, pero tiene cooptada a la Justicia y también estuvo prendido en operaciones oscuras. Además, "Macri miente como ninguno", suelan decir. Se trata de un relato brillante para diluir culpas y victimizarse, salvo que ante el grueso de la opinión pública, por el desgaste, el viejo truco de quedar "en el mismo barro, todos manoseados" funciona cada vez menos. Que también los demás sean delincuentes, ya sea porque hacen ahora lo que los K quisieron hacer con la Justicia en sus años o porque el primo del Presidente sea su "testaferro", como ha dicho Julio De Vido, no exime a nadie de las responsabilidades penales propias. Pero, como el kirchnerismo siempre piensa en hacer política, con esos mitos alimenta la fe de quienes se ocupan de mantener la grieta abierta. Sobre el caso de Jujuy, tras la represión que vulneró los fueros de la diputada del FpV, Mayra Mendoza, la cosa derivó en una batalla dialéctica en la Cámara Baja y allí el cordobés Mario Negri, jefe del bloque Cambiemos, le cantó las cuarenta a quienes hasta llegaron a pedir la intervención federal de la provincia. 

"Nosotros vamos a condenar cualquier agresión, pero hay que repudiar todas las agresiones: ustedes recularon cuando amenazaron a la diputada (Gladys) González (PRO), recularon cuando lo golpearon al ex diputado (Nicolás) Del Caño en la Panamericana", les disparó. Y los atacó con un argumento más que sensible, bastión de la construcción kirchnerista, que, hoy por hoy, muchos están revisando: "ustedes se creen los dueños de la verdad y de la historia, los dueños de los derechos humanos, mientras que con (Italo) Lúder quisieron una amnistía y estuvieron con (César) Milani", les endilgó.

En los últimos días, los K jugaron legislativamente al niño malo en el tratamiento de la ley que modificó el impuesto a los ingresos de los trabajadores y cuando el Frente Renovador de Sergio Massa pegó la voltereta y los desairó terminaron mostrando todas sus fisuras: hubo abstenciones en el Senado para acompañar moralmente la necesidad manifiesta de sus gobernadores y se levantaron todos del recinto de los Diputados, menos cuatro legisladores, uno de ellos, José Luis Gioja, actual titular del sello del PJ, quienes votaron a favor. Ni la postura de Cambiemos, ni la del pejotismo colaboracionista, incluido Massa, ni la de los kirchneristas se generó durante el año por casualidad y, como es de rigor, aunque asombra por la ansiedad de los protagonistas, todas se dieron mirando a las elecciones legislativas del año próximo y a sus propias internas. El oficialismo con el tábano de Carrió y con una mejor sintonía con los radicales y con el peronismo partido al menos en tres, con los K aferrados a su clientela y buscando mojar el pancito en el PJ, lugar donde muchos los desprecian y les quieren hacer pagar las afrentas a las que los sometieron cuando dominaban todo. Los sindicalistas de la CGT en primera fila.

En este punto, la fotografía del presidente Macri en Olivos con lo más granado de la cúpula cegetista marca varias cosas, sobre todo por su protagonismo central, ya que se trataba de una ley que impacta en los bolsillos de los trabajadores. Pichetto señaló el camino cuando dijo el jueves anterior bien tarde que "lo que arregle el Gobierno con la CGT es lo que finalmente haremos los senadores". Así, ocurrió y las dos votaciones, la que reemplazó el proyecto massista-kirchnerista en el Senado por otro de consenso que luego fue a Diputados, fueron sustentadas por mayorías abrumadoras. Cuando el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, cerró los tantos con los sindicalistas ya se sabía cómo iba a terminar todo, pese al paro del transporte, hecho de modo bien salvaje, a las cinco de la mañana, para evitar que Ganancias se cobre sobre las horas extras y los viáticos ya que, en esos gremios, dichos adicionales tienen mucha incidencia. 

No obstante, del otro lado, la gente que tuvo que caminar y perdió el presentismo se quedó con la sangre en el ojo por la falta de solidaridad sindical. El titular de la Confederación que nuclea a los sindicatos del transporte, Juan Carlos Schmidt, uno de los tres máximos referentes de la CGT, estuvo en la foto con Macri. En este aspecto, el Gobierno no agitó las aguas y evitó calificar como extorsión lo sucedido en la mañana del lunes pasado. Justamente, en esa pasividad se verifica uno de los probables talones de Aquiles de este primer año de gobierno, hecho que quizás sea el que más desaprueban los transeúntes porteños y del Conurbano que circulan por Buenos Aires y sus vías de acceso y es algo que tiene mayor peso que la mera cuestión económica que le complica el bolsillo, la mente y el físico a la gente: todo lo vivido durante el año indica que el Gobierno es "apretable" y que cualquiera que se anime consigue cosas y allí están los pacíficos investigadores del CONICET para certificarlo. "Cómo se permite esto", suelen decir los taxistas.

Quizás en estos días se hizo por "mantener la fiesta en paz" en medio de la paranoia para evitar saqueos, pero lo cierto es que mucha gente se altera cuando se cortan las calles por grupos que piden cosas porque saben que las van a conseguir y mucho más cuando la provocación se nutre de palos y capuchas. En este aspecto, también el macrismo se ha parecido bastante al gobierno anterior, a la hora de anunciar y no cumplir. A veces para resolver los problemas no se necesita represión, sino un poco de ingenio asociado a lo político. Si bien son cosas diferentes, el mismo que antes que la plata pusieron sobre la mesa del pragmatismo Pichetto y sobre todo, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para resolver el tema Ganancias.

(*) Especial para Mendoza Post