Sábado 17 Dic 2016Sábado, 17/12/16 atrás
porMariana Gil
Weddings

“Primero me atrajo su foto, me flechó, y a medida que lo fui conociendo me encantó la sencillez, tranquilidad, transparencia, confianza y seguridad que me transmitía y por sobre todo sus valores como persona. Pensé que no iba a tener chances pero me sorprendió. Mientras más la conocía, más me iba cautivando su belleza interior, tanto como su aspecto físico”, confesó Ariela (34) de Buenas Aires cuando conoció a Javier (38) mendocino, a través de una red social, y por donde empezaron las primeras charlas hasta que se conocieron en persona.

A los cuatro meses de novios se fueron de paseo unos días a las Cataratas del Iguazú, y Javier le propuso casamiento con un video original en un lugar soñado.

“El es un hombre con cada una de las letras de esa palabra, es paciente, sincero, un excelente compañero de equipo, noble, de buen corazón. Sus defectos son muy pocos, es compatible con mi personalidad, aunque es terco y tiene sus tiempos en hacer las cosas...pero todas sus virtudes exceden sus defectos”, aclaró la flamante esposa.


En tanto, Javier en tono muy enamorado dijo: “ni bien comenzamos a conocernos ya sentía que era ella con quien quería compartir mi vida. Es inteligente, simpática, muy trabajadora. Da todo por la gente que quiere. A pesar de su particular carácter, como se diría... de pocas pulgas, es muy noble y lo más importante, una excelente persona y compañera de ruta”.


El sí quiero fue el 9 de octubre a las 17.30 en Mendoza, y la decisión la tomaron como una forma de demostrar su amor ante Dios y celebrar junto a todos sus seres queridos un acontecimiento que siempre ambos soñaron.


En el salón Palatium festejaron su unión de amor con invitados que llegaron de de Buenos Aires, Santa Fe, Rosario y hasta de Australia y de Estados Unidos, a pesar de las molestias originadas por el cierre del aeropuerto en ese periodo en nuestra provincia.


Ariela lució un vestido moderno confeccionado por Silvina Giorgio (una diseñadora de Buenos Aires) y fue su mamá quien las acompañó a las ocho pruebas que tuvo para quedar esplendido.


“Me peinaron, maquillaron y fotografiaron tres genios: Eduardo Jiranek, Federica Di Caro y Gustavo Savelli”, conto Ari quien fue la "wedding planner" de su fiesta con el apoyo y la paciencia de su actual esposo, y todo salió mejor que lo planificado y un éxito!


“Somos excelentes compañeros, nos complementamos en todo. Compartimos valores y principios fundamentales para seguir construyendo la familia que siempre soñamos. Y deseamos transitar el mismo camino juntos, esperamos bastantes años para encontrarnos y nunca dejamos de agradecer la bendición de habernos conocido y tener la libertad de ser quien verdaderamente somos cuando estamos juntos”, expresó la felíz pareja.

Si queres ver mas fotos de esta boda hace click aqui