Bélgica, el primer país que prohibió y multó los piropos en la calle - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 13 Dic 2016Martes, 13/12/16 atrás

La semana pasada, la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires decidió que se empezará a multar a los acosadores callejeros con montos de hasta $1.000. 

Un proyecto similar avanza fuertemente en Mendoza con la media sanción que ya dio la Legislatura. De aprobarse, se sancionará el acoso sexual callejero, o mejor dicho, a los "piropeadores".

Sin embargo, a nivel global, algunos países ya prohíben desde hace algunos años el acoso sexual callejero. Bélgica fue el pionero: desde el año 2014 se condena con multas de entre 50 y 1000 euros y condenas hasta por un año de prisión a quienes hagan piropos a las mujeres en la vía pública.

La iniciativa cobró fuerza luego de que la estudiante belga Sophie Peeters realizara un documental llamado "Femme de la Rue" (La Mujer de la Calle), en el que se evidencian los acosos que recibe una mujer al caminar sola por las calles de ese país. 

El caso mendocino

La propuesta para Mendoza implica agregar un artículo nuevo al Código de Faltas (Ley Nº 3.365) penando con multa o tareas comunitarias. Lo recaudado se destinará a la Dirección de Género y Diversidad u organismo que lo reemplace, para la instrumentación de políticas de prevención y concientización de la materia.

Esta ley, que fue propuesta por la senadora Claudia Najul, busca prevenir el acoso sexual callejero y sancionar a aquel que cometa alguna manifestación de éste: sean actos de naturaleza sexual (verbales o gestuales); comentarios e insinuaciones de carácter sexual; gestos obscenos, hostiles, humillantes u ofensivos; y exhibicionismo o exposición de genitales.

La senadora Najul.

"La violencia de género se manifiesta en la trama cultural de nuestra sociedad, quedando muchas veces expuesta cuando las mujeres denuncian o aparecen evidencias de la misma. Sin embargo, las relaciones de poder entre los géneros se reproducen desde la crianza, en las diferentes instituciones por las que pasamos, escuelas, trabajos, en todos los ámbitos donde transitamos, a lo largo de todas las edades y niveles socio económicos", comentó Najul.