Cuernos y escándalo; secretos y venganzas - Mendoza Post
Sábado 14 Feb 2015Sábado, 14/02/15 atrás
porRodrigo Lussich
Espectáculos

 Un cuadrilátero de supuestos adulterios, vedettes desplumadas y enredos de comedia de temporada se desataron esta semana. 

Todo alrededor de dos parejas que al separarse habrían cruzado algo mas que números de teléfono en una historia que incluye venganzas y traiciones uniendo dos ciudades: Mar del Plata y Carlos Paz.

Con pocas horas de diferencia, el empresario teatral Ariel Diwan -dueño de la marca Stravaganza con Flavio Mendoza- anunció su separación de la bailarina Gisela Bernal, a quien conoció en tramposa situación cuando aún estaba casado con su anterior pareja. 

Fueron clandestinos hasta que ella quedó embarazada. 

El dejó a la que entonces era su mujer y empezó una relación formal con Bernal que duró cuatro años. 

El empresario y la bailarina.

Pero un día, el empresario, en medio de un verano lleno de escándalos, anunció su separación, aunque ya estaban distanciados por lo menos desde hacía un mes. Aparentemente Diwan y Gisela tenían un pacto para no contarlo, pero por algún motivo él lo blanqueó.

Simultáneamente, Matías Alé se distanciaba de Sabrina Ravelli. La distancia ocurría de por sí geográficamente porque él hace temporada en Córdoba y ella en Mardel. Pero se cansó de la "intensidad" de la morocha, celos y reproches de ella mientras no paran de adjudicarle "desprolijidades" por estar demasiado cerca de compañeros de trabajo, como Federico Bal.

La vedette y Matías Alé.


Diwan separado de Bernal y Ravelli de Ale confluyeron en un cumpleaños y pasaron un buen rato charlando a solas. 

Empiezan entonces los rumores y comentarios de compañeros de teatro de ella -que la detestan- sobre algo más que buena onda. 

Alé queda como un cornudo y Diwan se convierte en el trofeo de caza de cuanta vedetonga suelta anda tratando de cazar un pez gordo. 

Bernal llora por la ruptura, pero avisa que no habrá marcha atrás mientras deja caer  verdades en cuentagotas sobre un Diwan hasta violento con ella. 

Cuando mañana vaya a almorzar a lo de Mirtha promete contar más, pero el despecho se supone que destruirá a su ex.

La palabra venganza se cuela en la historia, porque muchos creen que detrás del supuesto intento del empresario de Stravaganza para levantarse a la novia de Matías Ale esconde viejos rencores, ya que tiempo atrás el ex de Alfano tuvo su romance con Gisela Bernal cuando bailaban juntos en lo de Tinelli, lo que hizo de Graciela casi la mate en público porque aún estaba en pareja con el insaciable de Matu.

Bernal con Alé, cuando eran compañeros de baile... y algo más.

Diwan y Ravelli niegan cualquier acercamiento; Matías Alé no pierde el tiempo en Carlos Paz y aparece ya con alguna chica por ahí. Bernal sigue llorando. En el medio el excesivo protagonismo de la morocha enfurece a la siempre escandalosa María Eugenia Ritó que la echa de su camarín porque no la nombró en un móvil, y entonces sale a decir de la novia de Alé que es una mugrienta y que trabajaba en un privado como prostituta. Todos buenos.

Lo cierto es que en el lánguido verano que vivimos, un sacudón sentimental, un par de crisis de parejas y una pelea de vedettes como las de antes, dibujan un paisaje más esperanzado para quienes buscamos en los placares de esta gente un poco de satisfacción.