Quincho: Hoy se vota en el infierno del pago chico - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 11 Dic 2016Domingo, 11/12/16 atrás

Ni las amenazas de lluvia le privaban al gordo de la parrilla. Las 48 horas de agua habían dado un respiro para honrar el fuego y el hierro.

Siempre que hacía un asado, de lo que fuese, Julián tenía un pensamiento recurrente. ¿Quién habrá sido el primero? ¿Quién habrá sido el pionero, en la humanidad, en meter la carne al fuego? ¿Qué historia habría tenido? ¿Y el primer gaucho asador? ¿Quién fue el primero en imaginar un buen churrasco arriba de los fierros?

Esta vez, Julián había decidido tirar a la parrilla algunas entrañitas previamente despojadas de la membrana, bifes de lomo, y una punta de espalda de cerdo. Se le había dado por preparar unos “montados” bien veraniegos. El asunto era simple. Había que triturar unos dientes de ajo y albahaca en el mortero, con un toque de oliva, y mezclarlos en una salsa de tomates de conserva casera. Luego, un golpe de hornito a unas buenas tajadas de pan casero, para dejarlo crocante, y “montar” arriba la sala de tomates y ajos, y por encima la carne asada. Se servía al plato, aunque no faltaba el goloso que le mandaba otro pan arriba para deglutir los montados estilo sándwich.

El secreto para sacar bien los cortes finos es manejar el fuego. -Primero hay que calentar bien el hierro y luego dejar el mínimo de brasa, y un golpecito al final- repitió el gordo, para sí mismo, mientras iba calculando la cantidad de algarrobo que usaría. 

Llamas y madera de algarrobo, la clave del buen asado.

Ya casi promediando diciembre, y con calor, Julián acompañaría los “montados” con ensaladas, y una caja de Canciller “Bag In Box”, un blend fresco de Torrontés, Chardonnay y Chenin Blanc impresionante, ideal para estas noches de diciembre.

El Ruso llegó tarde. El gordo le abrió la puerta y se quedó mudo. El hombre de negocios del grupete traía un casco amarillo sobre la testa, borceguíes, una pala… y en la puerta del quincho había dejado un pequeño camioncito volcador modelo ’93, importado de China.

- ¿Qué hacés, te volviste loco?

- No. Pasa que el “Nene del medio afín” anda revoleando negocios. Lo único que necesitás es tener una empresita constructora, y te da un contrato con el Estado… Te otorgan una obra y a cobrar. Es fácil. No sabés lo que me costó conseguir que me alquilen el camioncito. La pala y el casco son de Easy… ¿ves? Lo que sí, dejé en casa a los seis bolivianos que van a laburar conmigo… ¿Les puedo llevar algo de asado? Las comisiones que te cobran son caras- dijo el Ruso. El gordo no podía emitir palabra, y le franqueó la entrada a su amigo.

- Sí Ruso… llevá lo que quieras…-

Julián se quedó en silencio, mientras se dedicaba a preparar la cena.

- Y después, se quejan…

En el cuadro que ornamenta la pared norte del quincho -la que da a Las Heras Orozco Country Club- el General, Eternéstor, el Comandante Presidente, el Alcalde, el Chueco y López Rega se subían a un tour de compras a Chile.

Y claro… 60 % más barato.

Los muchachos se fueron acomodando alrededor de la mesa. El Omar, el radical-radical-radical que habla con todos, miró los “montados” con sospecha.

- Gordo, dijiste que había asado…-

Julián lo fulminó con la mirada. Pero no le contestó. La charla se armó rapidito alrededor de las elecciones de Santa Rosa, una suerte de aperitivo del año político que se avecina.

- ¿Hay encuestas? - preguntó el Ruso. Ya había dejado el casco y la pala a un costado.

- Hay algunas. Hay una del gobierno más o menos fresquita, posterior a que el ex intendente Sergio Salgado dejara la cárcel, que le da a Cambia Mendoza casi 50 puntos, y unos 30 al PJ. Los peronistas tienen una cuenta diferente. Les da 45-35 en favor de la alianza de los radicales, también, y con Flor Destéfanis pareja con las dos candidatas radicales. En Santa Rosa, diez puntos son 1.000 votos… Con ese resultado tienen como para laburar…- dijo el Omar, sin comprometerse demasiado. El gordo le aplicó la lanza en punta.

- Dale Omar… contá bien lo que pasa… porque la interna de Cambiemos arde, y se ha metido todo el mundo en la elección de Santa Rosa… No te hagas el disimulado…- pidió el dueño de casa, mientras iba sacando las entrañitas de la parrilla. El Omar se limpió la salsa de tomates frescos de los labios, se hidrató con el “Canciller” y se dispuso al relato.

Interna 1: Cobos y Montero con Débora Quiroga

- Amigos… hay diez precandidatos… pero los que importan son tres, y en Cambiemos sólo dos… Norma Trigo y Débora Quiroga, aunque este chico “ganso”, Daniel Jofré, les va a manotear por lo menos 500 votos… El problema es la interna rara alrededor de las dos chicas radicales. El Alfredo no quiso participar directamente en la elección y pone huevos en ambas canastas, le da apoyo discreto a Norma Trigo, pero se mete en el spot de Débora… y lo manda a Diego Costarelli al acto de cierre de esta chica. Hay mucho ruido. 

Interna 2: El secretario de Cornejo, Diego Costarelli, con Débora Quiroga. 

Fijate que a Débora la apoyaron desde Gabriela Michetti y Julio Cobos a Laura Montero. Julio y Laura estuvieron en el cierre de campaña y la acompañaron mucho. Vaya uno a saber quién gana. En la previa, tanto Norma Trigo como Débora dicen que ganan. La Señora Trigo es la que tendría una ventajita en las encuesta del gobierno. Pero Débora hizo actos de mucha gente. No sé. El problema de Norma Trigo es que tiene algún funcionario complicadito, como este muchacho contador, Nuarte. ¿Vieron que en el Post le contaron las costillas después de las vacaciones en Miami? Norma lo defiende a muerte… No sé… veremos…

- También hay mucha interna PRO ahí…- dijo el Ruso, mirando para el lado de Ludovico.

- Es cierto… Hay acción y reacción. Como el Omar De Marchi le dio apoyo explícito a Débora Quiroga; Susana Balbo, la señora diputada nacional, fue a sacarse una foto con Norma Trigo.

- ¿Y si pierde? - se atajó el Omar.

- Ese es el tema, pero para todos. Si Débora Quiroga Pierde… Cobos y Laura Montero, y De Marchi, van a quedar desubicados. Lo mismo es si sucede al revés. Si pierde Norma Trigo, la factura es para los radicales del gobierno que la apoyaron. Y para Balbo. Cornejo sólo puede ganar, porque se puso por encima, más allá de que no quería internas, ni PASO, ni que los radicales se hicieran cargo del despelote que dejó Salgado. Sí es cierto que la interna del PRO está caliente y se metió en Santa Rosa, aunque por motivos que nada tienen que ver con el comicio. Es una interna más aparente que real. A ver, desde que se discutió fuerte la presidencia del PRO, que se la quedó De Marchi, hay gente que se fue corriendo de al lado de Susana. No hay dos grupos peleando el poder en el PRO. Lo que sí hay es una línea interna no explicitada en el partido del presidente. Es la línea “Medio afín”.  Con la humildad y tacto que los caracteriza la van a estrellar a Susana Balbo, porque no paran de operar un minuto. Sobre todo, si es contra De Marchi. Es una pena porque Susana es buena gente, laburadora, pero le han fabricado una interna artificial y le hacen poner la cara. Qué se yo… Vamos a ver qué pasa con el diario del lunes…- dijo Ludovico.

Interna 3: Susana Balbo y Norma Trigo.

El gordo tomó la posta.

-Para nosotros, después del choreo de Salgado, estar diez puntos debajo de Cambia Mendoza en las PASO no está mal. Hay que ver después en febrero, en el mano a mano, quién gana. Si Flor Destéfanis o la que surja de Cambiemos. En el PJ prefieren de rival a Norma Trigo. La ven más fácil de enfrentar que a Débora, que había perdido sólo por 400 votos contra Salgado en 2015. Pero hay que tener en cuenta que el Alfredo no va a querer perder un departamento en la primera elección del año. Hay que ver. El PJ tampoco usó todos los cartuchos que tiene. Nadie habló con Salgado, ni con Celina, la esposa del Paco, que tienen ascendencia sobre muchos vecinos. Lo de este domingo, es la “entradita” de salamines y queso. El plato fuerte viene en febrero…- dijo Julián, y bajó la parrafada con un buen trago del vino blanco que había elegido para esta noche de verano.

La mesa cambió de tema.

- El día que vino Macri a lo del aeropuerto me enteré de unas encuestas, que están manejando los que toman decisiones en todos lados. Hasta en las empresas…- dijo el Ruso, el hombre de negocios del grupete, que ya estaba entusiasmado con conseguirse una obrita. Los amigos intercambiaron miradas. Los datos los tenía el Omar.

Macri y Cornejo, en el aeropuerto.

- Es cierto. Si ustedes siguen el hilo de todo lo que dijo Cornejo en la semana que pasó, a propósito de su primer año, se van a dar cuenta por dónde viene la mano. El Alfredo pasa los cincuenta puntos de valoración positiva de gestión, con picos muy altos respecto de medidas particulares como el Ítem Aula, las evaluaciones a los alumnos en las escuelas, endurecer la prisión preventiva… Cuando dice “tengo más poder”, lo que explicitó en el POST, es también “tengo más apoyo de la gente”. Le saca más de diez puntos a Macri en Mendoza. Junto con Vidal, es el gobernante de Cambiemos de mejor imagen. Al revés que Macri, que optó por el gradualismo, él le mandó política de “shock” con los gremios, con el orden del Estado, las paritarias, y especialmente con las reformas judiciales. Y eso le redituó en imagen, en poder… por eso deja todas las puertas abiertas. En 2017 va a ser el “gran elector” de Cambia Mendoza, donde ya sabe que muy probablemente no va a contar con el Frente Renovador de Massa . Y que dentro del Frente Cambia Mendoza, el PRO va a ir con candidatos propios para pelear los lugares en las listas legislativas de este año. Van a sacar más así, que yendo a pedirle a la Casa de Gobierno… Y después veremos qué pasa, si hay o no hay reforma de la Constitución... El futuro de Cornejo va a tener que ver con eso, y también en cómo le vaya a Macri, sobre todo en el primer semestre del año. No hay humor cómo para bancar otro mal año económico pese a que aún hay expectativas de mejora… Por eso, me veo venir que el Alfredo, después de un año de orden, va a tratar de meter infraestructura…- El radical del grupete bajó la parrafada con un buen trago del “Canciller” y acometió su último “montado” de la noche.

La cena, una de las últimas antes de fin de año, fue llegando a su fin. El gordo había conseguido unas cerezas frescas a modo de postre. Después del “mandarinetto” a modo de bajativo, los amigos partieron rumbo a los autos.

- Gordo… ¿Irá a andar bien el voto electrónico en Santa Rosa? Un pueblo casi sin Internet… con poca gente bancarizada…

- Y… es un tema… pero han practicado bastante. Dicen que van a votar unas 11.000 personas… Pero la campaña fue mala. Al final hubo hasta denuncias de compra de votos, cierres de campaña con bingos y motos para sortear… Baja calidad democrática, te diría.

- Los datos que dio el Omar de las encuestas que andan por Mendoza, no son los únicos… ¿sabías?

- Por supuesto. Creció del 30 al 40 % en los últimos meses la gente a la que en su economía le va mal o muy mal. Es un dato muy fuerte. Y en el gobierno están preocupados por esto. Por eso van a meter la obra que puedan el año que viene.

- Qué bárbaro… ¿Es cierto que anduvo la Procuradora en Mendoza?

- ¿Gils Carbó? Puede ser. Unos amigos la vieron de almuerzo con Omar Palermo y algunos miembros de Justicia Legítima de Mendoza este viernes. Pero no te lo podría jurar sobre la Biblia.

- Decime una cosa, gordo… ¿Cabe ser optimista para el año que viene?

- Sólo moderadamente… y si es que dan una señal, corrigen, se organizan, y toman algunas medidas. ¿No lo escuchaste a Lavagna? Dijo que todavía hay tiempo. Le creo… pero tienen que laburar.

- ¿Te vas a algún lado para las fiestas?

- No.

- ¿Y de vacaciones?

- ¡A Chile! ¿O querés que me deje arrancar la cabeza en cualquier lugar de la costa argentina?

- ¡Tenés razón!

- ¡Jajajaaaaaaaaa!

Y así, entre risas, chanzas y chirigotas, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.