Detuvieron por estafa a un matrimonio que "usó" a su hija - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 10 Dic 2016Sábado, 10/12/16 atrás

 Esta es una historia que primero conmovió pero después indignó. Muchos españoles están furiosos con los padres de Nadia, luego de comprobar que, durante 8 años, llevaron adelante una campaña para recaudar fondos para el tratamiento de su hija y, finalmente, todo fue una estafa.

Nadia es una niña de once años que tiene, al parecer, una enfermedad rara producto del síndrome de Tricotiodistrofia, también llamada "cuerpo de serpiente".

Por esto, en el año 2008, sus padres Fernando Blanco Botana y Margarita Garau, iniciaron en los medios una campaña para recaudar fondos y así llevar adelante el tratamiento de la niña. 

De aquel momento a la actualidad lograron a reunir un total de 970 mil dólares, pero se descubrió recientemente que la enfermedad no sería tan grave y, tanto la mamá como el papá de la menor fueron arrestados por estafa.

La familia completa.

El caso fue muy llamativo: Nadia es una chica que estaba atrapada en un cuerpo de 80 años a causa del síndrome Tricotiodistrofia, una enfermedad sumamente rara que le ocasiona a la niña trastornos propios de una anciana, como cataratas, cansancio, dificultades para hablar y que camine con las piernas torcidas.

Muchas personalidades destacadas de España como la presentadora Belén Esteban y el músico Alejandro Sanz, entre otros, habían defendido esta causa solidaria. Pero el Diario El País publicó recientemente un artículo en el que señalaba algunas falencias o mentiras que escondía el relato los padres de la niña.

Todo fue una estafa.

Según su relato inicial, el padre de la niña aseguró que había viajado por todo el mundo en busca de los especialistas más prestigiosos. Pero el lunes reconoció que en muchas ocasiones había llevado a la pequeña a curanderos. 

En cada tratamiento, afirmaban que le sacaban los genes, los mutaban y se los volvían a introducir en la cabeza. Pero muchos expertos consultados por el diario español aseguran que “no hay evidencia de que sea una intervención técnicamente posible” y que en la actualidad no existe tratamiento para la tricotiodistrofia que sufre Nadia. 

Estas y algunas mentiras más salieron a la luz en la última semana y en estos días los padres de la niña deben declarar ante un juez. Están investigados por por presunto delito de estafa. Algunos creen que exageraron la historia ante la desesperación, otros son claros con lo que piden: “Que devuelvan el dinero”.

Al parecer, la enfermedad de Nadia no era lo que decían sus padres.