La historia desconocida del "secretario viajero" - Mendoza Post
Sábado 3 Dic 2016Sábado, 03/12/16 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

“No hay que confundir gobierno con Estado. Las mieles del poder marean, confunden y llevan a cometer estos gravísimos errores”. Las palabras pertenecen a Marcos Nuarte, a quien se presentó como “la gran esperanza blanca” de Santa Rosa luego de que trascendiera la corrupción de Sergio Salgado en ese departamento, lo cual lo llevó a terminar tras las rejas.

Su nombre —el de Nuarte— cobró fugaz relevancia luego de que el Post revelara que había viajado a Miami en medio de la crisis santarrosina aduciendo tener varicela. Cuando ello ocurrió, el funcionario intentó desmentir la noticia e incluso argumentó que había presentado un certificado que justificaba su accionar. Pronto fue desmentido por su propia jefa, la intendenta interina Norma Trigo: “Nunca presentó certificado médico”, se sinceró ante los micrófonos de LV10.

Nuarte, de vacaciones

Poco después, este mismo diario hizo una nueva revelación: Nuarte fue multado por no rendir cuentas en Santa Rosa durante los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto de 2016, de acuerdo al expediente Nº 266-A-2016

A raíz de lo investigado —y publicado— por el Post, empezaron las preguntas incómodas: ¿De dónde salió Nuarte? ¿Qué especialización posee? ¿Dónde trabajó antes?

Ver además: Funcionario de Santa Rosa se fue de vacaciones a Miami 

Se trata de un contador ligado al espacio Cambiemos, de raíz radical y ultimo candidato propuesto desde el Pro de Mauricio Macri para la intendencia en las primarias pasadas. Posee un posgrado en empresas insolventes y fue convocado para revisar, controlar e intentar enderezar las cuentas santarrosinas a principios de abril de este año.

Anteriormente trabajó para el entonces intendente de Tunuyán Eduardo Giner. Lo hizo por un período muy breve, al principio de su gestión.

Nuarte fue multado por el Tribunal de Cuentas

También estuvo en el Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) a las órdenes de Jorge Tieppo, hoy secretario de Hacienda de Malargüe. En esos días, aparecieron puntuales cuestionamientos contra ese cuerpo: por un lado, se le pidieron explicaciones al Fondo por un crédito de 5 millones de dólares que se otorgó a una empresa mendocina para construir el hotel Sheraton.

Por el otro, se supo que puntuales funcionarios habían comprado automóviles con plata del FTyC, lo cual generó una puntillosa investigación por parte del Tribunal de Cuentas de la provincia. Mientras esto se conocía, Nuarte abandonaba sigilosamente su cargo.

Cuando se menciona su nombre en Tunuyan muchos refieren al estudio contable que este último ostenta junto a su histórico socio, el contador Mauricio Córdoba. Está ubicado en la calle Alem, frente al Concejo Deliberante de ese Departamento.

Córdoba, otrora funcionario kirchnerista, hoy es el encargado de Recursos Humanos en Santa Rosa, merced a los oficios de Nuarte.

Anteriormente, despuntó como contador del hospital Scaravelli, durante la cuestionada gestión de la entonces directora Adela Rossi, a la sazón psicóloga de la hoy senadora Patricia Fadel.

Córdoba, el socio de Nuarte

Baste recordar uno de los escándalos de esa gestión: estalló después de que se conociera la contratación de un portal de internet como encargado de prensa del nosocomio por $120 mil al cabo de un semestre.

Los salvadores de la patria

Como se dijo, Marcos Nuarte llegó como el “salvador de la patria” a Santa Rosa, luego de la detención de Salgado por hechos de corrupción. Entonces dio un discurso encendido: “Los santarrosinos están muy dolidos y golpeados con esta situación. No veo mal la ambición política, pero esa ambición debe tener respaldo. Es muy complejo llevar un municipio. No hay que confundir gobierno con Estado”.

A poco de asumir como secretario de Hacienda, convocado por Norma Trigo, Nuarte fue acusado de no ir a trabajar regularmente. Su defensa fue política, pero nunca desmintió la acusación: “Entiendo que hay un clima enrarecido producto de estas vísperas electorales. Creo que no solamente la presencia en mi puesto de trabajo de mi parte está siendo observada, sino de todo el equipo que está en la municipalidad, intentando lograr el equilibrio financiero que es el pedido de la intendenta Trigo”.

El mentado equilibro financiero Nuarte lo terminó logrando para sí mismo: de acuerdo al expediente 3038/16 al que tuvo acceso el Post, él y su socio Córdoba se hacen pagar la nafta de sus vehículos en los viajes que realizan de Tunuyán a Santa Rosa ida y vuelta.

El expediente que prueba el reintegro del gasto de combustible

A su vez, como se dijo más arriba, fue multado por el Tribunal de Cuentas por no hacer las rendiciones que le exige la ley durante los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto de este año.

Ello no lo privó de irse a Miami en medio del descalabro político y financiero de Santa Rosa, gesto que intentó defender —con poca eficacia— su jefa, la intendenta interina Trigo.

Ver además: El secretario de Santa Rosa fue multado por el Tribunal de Cuentas

“¿Entró en abril y ya se tomó vacaciones en octubre?”, le preguntó a esta última un periodista de LV10 en referencia a la nota que en su momento publicó el Post.

“Él como funcionario se puede tomar los días que quiera, con la autorización y el permiso que corresponde”, insistió Trigo.

Norma Trigo, cuanto más aclara más oscurece

El periodista avanzó: “Yo entro a trabajar como funcionario y voy mañana y le digo me voy a tomar unos días de vacaciones...”.

La intendenta interina hizo agua allí: primero sostuvo de manera tajante que no eran vacaciones, sino una licencia que había solicitado mucho antes: “No es que se tomó vacaciones, él tenía programado un viaje”.

Sin embargo, poco después admitió: “Solicitó un permiso para irse de vacaciones, eran una vacaciones que tenía pagadas desde hace mucho tiempo y se las tomó como cualquiera”

Acto seguido, Trigo volvió a cometer otro grave error: sostuvo que Nuarte no era “empleado público”, sino un mero “funcionario”.

El periodista insistió: “¿Los funcionarios tienen privilegios, se pueden tomar cuando quieran las vacaciones?”.

“No tienen privilegios los funcionarios ni nadie, cualquier persona así sea de planta que venga y me diga que necesita, que tiene un viaje programado desde hace meses y necesita un permiso para irse desde luego que se lo voy a considerar”, respondió Trigo.

El recibo de sueldo de Nuarte prueba que es empleado público

Finalmente, el entrevistador dio la estocada: “¿O sea que usted cada empleado que le pida viajar en cualquier momento del año usted se lo va a otorgar?”.

La intendenta interina ya no pudo contestar: Creo que está tergiversando y poniendo en mi boca palabras que no dije”.

Colofón

Al tiempo que se conoció la noticia de las “vacaciones” de Nuarte, también se hizo pública otra información con ribetes de escándalo: que había contratado como asesor de prensa al tunuyanino Ariel Lareau, quien cobra como asesor de la Intendencia de Santa Rosa sin siquiera presentarse a trabajar todos los días.

“El escándalo ha sorprendido a la comunidad, ya que tanto Nuarte como Lareau se han manifestado en contra de la corrupción en diferentes oportunidades”, publicó oportunamente el portal El CUCO digital.

Como puede verse, los cuestionamientos al secretario de Hacienda de Santa Rosa son muchos y variopintos: viajes a Miami, falta de rendición de cuentas, contrataciones teñidas de sospecha y mucho más. Su vida es una caja de sorpresas.

“A nosotros nos tocó una etapa de normalizaciones”, dijo hace unos meses en una entrevista radial, haciendo referencia a la cuestionada gestión de Salgado, a quien entre otras cosas se lo acusa de haber librado cientos de cheques sin fondo.

Es curioso, porque el propio Nuarte carga con un bagaje de documentos de similar tenor. Algunos de los cheques rechazados que lo complican son del año 2013 inclusive.

¿Cómo explicar tantas contradicciones por parte de un funcionario, cualquiera que fuere? ¿Cómo definir tantas incongruencias? Tal vez todo se entienda en las propias palabras del secretario de Hacienda, cuando sostuvo que “las mieles del poder marean, confunden y llevan a cometer gravísimos errores”.