Picante y polémico: éste es Daniel Osvaldo - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 12 Feb 2015

 Extrovertido, forajido, picante, polémico, caliente, peleador, frontal. Y goleador. Esas son las características de Pablo Daniel Osvaldo, de 29 años y nacionalidad argentina e italiana. Éste es el nuevo refuerzo de Boca Juniors que pisó suelo argentino para hacer ruido, algo común en su carrera.

Fanático del Xeneize, Osvaldo una vez le convirtió dos goles al equipo de su ídolo Riquelme, jugando con el Espanyol de España, y a causa de su pasión no demostró emoción alguna:

Sus peleas

La última (y que le valió su salida de Inter de Italia) fue con Mauro Icardi en pleno partido. El ahora jugador de Boca le recriminó al novio de Wanda una jugada en donde no le pasó la pelota, y ante la indiferencia de Mauro, Daniel se le fue con todo provocando una situación vergonzoza que no fue tolerada por el club milanés.

También discutió con Erik Lamela cuando ambos compartían equipo en Roma. El culebrón incluyó insultos en el campo de juego (por una situación similar a la contada anteriormente) y un diálogo picante en el vestuario:

Osvaldo: "Soy mejor que vos, acá no estamos en River y cuando te hablo me respondés"
Lamela: "Callate la boca, vos no sos Maradona". 

Tras ese intercambio, volaron algunas manos. El equipo capitalino multó al goleador y el técnico Luis Henrique lo castigó con un partido sin jugar.

Por último, en la Final de Brasil 2014 se agarró con algunos brasileros que gritaron el gol de Alemania en el Maracaná. El delantero estaba acompañado de su mujer, Jimena Barón. La situación empezó con insultos y terminó con algunas trompadas.

Provocativo y transgresor

Apenas Daniel Osvaldo pisó Ezeiza, ya dio que hablar. Ya dijimos que el delantero es fanático de Boca, y, casualidad o no, bajó del avión con una remera que tenía una mano abierta. ¿Cuál era el mensaje oculto? Claramente su vestuario elegido hacía alusión al 5 a 0 que le propinó el Xeneize a River Plate en el partido de verano disputado en el Malvinas Argentinas. Sólo para entendidos.