Sábado 26 Nov 2016Sábado, 26/11/16 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Dos sacerdotes católicos y un civil empleado o interno del lugar fueron detenidos en la noche del viernes, acusados en una oscura trama de corrupción de menores, abusos, violaciones y prácticas de sexo oral cometidas contra internos del Instituto para niños hipoacúsicos Antonio Próvolo, radicado en Luján de Cuyo. Algunas de las víctimas habrían sido menores de edad en el momento de los hechos.

Las detenciones fueron confirmadas al POST por fuentes seguras.

Los acusados por ahora son tres. Un cura italiano de 82 años de edad radicado en la Argentina, llamado Nicola Corradi (“El padre Nicolás”), otro sacerdote de 56 años llamado Horacio Corbacho, y un tercer individuo interno del Instituto  que también es una persona hipoacúsica. 

Los detenidos son: Nicola Corradi (82) había sido denunciado en 1984. Pero estaba en Mendoza. Horacio Corbacho (foto) es el otro cura preso. 

El caso es atroz. La historia se conoció cuando una senadora mendocina se conectó con autoridades judiciales, para informarles que una joven que sufre de hipoacusia y problemas en el habla, quería declarar. Lo hizo por lenguaje de señas ante un fiscal, una psicóloga, y auxiliares. Declaró a través de un intérprete, luego que el Procurador General Alejandro Gullé, informado del caso, dispusiera una inmediata investigación.

La joven relató que desde que era niña había sido testigo de los abusos, las violaciones y las prácticas de felación (sexo oral) durante años en el instituto Antonio Próvolo, dirigido por sacerdotes. El instituto depende de la Arquidiócesis de Mendoza. En la lista de organizaciones de educación católica, figura primero. Y también depende de la DGE, por la educación formal que brinda.

El Antonio Próvolo tiene dependencia eclesiástica "De la Compañía de María para la educación de sordomudos", Decanato Luján de Cuyo.

Instituto Antonio Próvolo.

La chica no fue víctima en sí. Pero a través de su testimonio, las autoridades lograron dar con una persona que sí fue víctima de las violaciones en el instituto, donde las personas están en un régimen de internación.

Algunas víctimas serían menores.

Los detenidos hasta ahora son tres. Dos de ellos son sacerdotes. Uno tiene 82 años, y el otro, alrededor de 56 años. Los tres están imputados por violación y abusos y sus nombres no trascendieron. Por ahora, están presos en una unidad policial en Carrodilla. “Están buscando lugar para tener preso domiciliario al cura de 82 años. El otro va a ir a la cárcel” dijo una fuente.

El tercer imputado es una persona interna del instituto, a quien habrían obligado a cometer violaciones.

La información por ahora es escueta, pero significa un escándalo de proporciones. Se sabe que más testigos desfilarán por la justicia en las próximas horas, y que este “instituto del horror”, eclesiástico, será noticia nacional en pocas horas.

Los abusos habrían durado varios años.

Extrañas vueltas que da el destino. El caso ocurrió en Luján y el fiscal actuante es Fabricio Sidoti, el mismo fiscal que actuó en el caso de Ayelén Arroyo, la joven abusada que terminó muerta. Es de esperar que esta vez, el fiscal proteja a las víctimas.