Rechazan abrir la denuncia de Nisman por el atentado a la AMIA - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 22 Nov 2016Martes, 22/11/16 atrás

 Los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, de la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, rechazaron este martes excusarse de intervenir en la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández, descartaron un pedido de apartamiento de su colega Ana María Figueroa y fijaron audiencia para el 19 de diciembre para analizar si desarchivan la causa.

Los jueces rechazaron así un planteo de la defensa del ex canciller Héctor Timerman para que se excluyeran de la revisión de un fallo que cerró en primera y segunda instancia la reapertura de la denuncia.

También rechazaron la excusación que había firmado la presidenta de la Sala, Ana María Figueroa para no intervenir en el debate, tras denunciar una operación política y mediática en su contra.

De esta manera, la Sala I de Casación quedó en condiciones de revisar si se hace lugar al planteo de reapertura de la denuncia de Nisman -cuatro días antes de su muerte- por encubrimiento a los iraníes contra la ex presidenta y Timerman, entre otros.

En ese sentido, los magistrados fijaron fecha de audiencia para el 19 de diciembre para analizar la cuestión de fondo: allí escucharán al fiscal Javier De Luca, que se opuso a esa reapertura por entender que no había nueva prueba y que no existió delito, y a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que pidió ser querellante en esta nueva etapa para impulsar la investigación.

Ver también: Causa AMIA: piden desclasificar documentos de Gendarmería

La discusión versa sobre la posibilidad de investigar lo que Alberto Nisman denunció cuatro días antes de ser hallado muerto con un tiro en la cabeza, en el baño de su departamento: si la ex presidenta Cristina Fernández, Timerman, el diputado camporista Andrés "Cuervo" Larroque, el piquetero Luis D'Elía, el líder de Quebracho Fernando Esteche, el ex juez Héctor Yrimia, el asesor iraní Youssef Khalil y un espía llamado Alan Bogado llevaron adelante maniobras para encubrir a Irán en la responsabilidad del atentado, a través del Memorándum que se firmó poco después.