Macri ordenó un fuerte "ajuste" en el personal militar - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 17 Nov 2016Jueves, 17/11/16 atrás

El Ministerio de Defensa comenzó un ajuste de personal militar y, además de retirar a generales, almirantes y brigadieres en actividad a partir del año que viene, pasará a retiro a todos los oficiales y suboficiales que hayan alcanzado los 38 años de servicios cumplidos.

La “orientación” del ministro Julio Martínez llegó en forma escrita en los últimos días a los jefes del Ejército, teniente general Diego Suñer; de la Armada, almirante Hipólito Srur y de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Amrein. Según contaron fuentes militares a Clarín, para las cúpulas se precisó que Ejército debe reducirse a 35 generales, y la Armada y la Fuerza Aérea, a 25 almirantes y brigadieres, respectivamente. Esto implica que debieran retirarse más de 60 altos oficiales.

Julio Martínez, ministro de Defensa

En cuanto a la cantidad de años de servicio, se trataría de más de 1.000 oficiales y suboficiales que pasarían a retiro en las tres fuerzas, si la directiva se cumpliera a rajatabla: unos 800 de cuerpo de comando, y más de 250 del cuerpo profesional.

Aseguran que el general Suñer, fue en persona a ver al ministro Martínez para negociar la decisión, pero el funcionario civil le explicó que ese es el costo del blanqueo del salario de las Fuerzas Armadas anunciado por el Gobierno en junio pasado. Después de años de cobrar en negro hasta la mitad del sueldo (porque los aumentos se daban en los suplementos no remunerativos, lo que llevó a una ola de juicios) el Gobierno implementó un plan de blanqueo paulatino, que fue elaborado por el subjefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, en conjunto con representantes de las tres fuerzas.

El juramento de Suñer como jefe del Ejército  

Respecto de los retiros con 38 años de servicio, las fuentes del Edificio Libertador advirtieron: “Se vienen promociones raquíticas, porque fueron ingresantes hace 30 años en una coyuntura de sueldos muy bajos, que en poco más llegarán a la conducción. Y pueden faltar oficiales para cubrir lugares si hacen estricto el retiro”.

En Ejército el número de generales se disparó en los años cristinistas, durante la gestión del cuestionado general César Milani, quien para cerrar filas internamente habilitó el “generalato para (casi) todos”. En una fuerza hoy de unos 45 mil efectivos, con Milani llegó a haber más de 60 generales, proporcionalmente más que en el Ejército de Videla y Viola. También influyó en nombramientos en la Armada y la Aeronátutica. Fuentes militares hablaron de “una estructura clientelística”.