Con el cuento del tío les sacaron $10 millones al colegio Don Bosco - Mendoza Post
Jueves 17 Nov 2016Jueves, 17/11/16 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

 Es la historia más vieja del mundo, la de las estafas, donde una persona —o un grupo de ellas— se aprovecha de una tercera a través de cuestionables ardides.

En este caso, no hay diferencia, solo que la trama transcurre en Mendoza e involucra al célebre colegio Don Bosco, a la sazón Institución Salesiana San Francisco Solano, ubicado en la calle Córdoba 249 de Ciudad.

Todo comenzó cuando alguien se presentó en ese lugar y propuso un convenio de concesión en el camping de deportes que tiene el colegio en Bermejo. Fue el comienzo de todo un entramado que supera cualquier película de ficción.

El colegio Don Bosco es un ícono de Mendoza

“En el año 2014, el cura del colegio (Juan Carlos Cavallera) decide darlo en concesión por un año y con la abogada del colegio llaman a licitación. Llamativamente, los únicos que responden a esa licitación son un matrimonio que tiene los gimnasios Proform”, reveló una fuente del propio colegio al Post.

-Hasta ahí todo bien...

-Sí, luego empiezan las negociaciones, y en un principio dicen que van a hacer un estadio techado y un montón de cosas, lo que fue generando dudas. La abogada del colegio, presionando, terminó decidiendo que sí, que se le dé por un año para ver qué pasaba. Finalmente se le da la concesión. La abogada aparece al año, cuando el colegio pide que se le restituya el complejo porque ya se había vencido la concesión, y el matrimonio sale alegando que le iniciaba al colegio un juicio por millones de pesos, porque la concesión no era por un año, sino por mucho más.

-¿Cómo es posible que ocurriera algo así?

-Bueno, averiguamos y probamos que la abogada del colegio (Carolina Mezzatesta), en connivencia con esta gente, le habían sacado al cura del colegio papeles en blanco firmados por él, porque solía firmar muchos papeles, como liquidaciones de sueldos y ese tipo de cosas. Los tipos pergeñaron esta estafa de esa manera, haciéndolo firmar una hoja en blanco.

El Don Bosco, por dentro

-¿Qué pusieron en esa hoja?

-En esa hoja pusieron un montón de cláusulas que vinieron a modificar el acuerdo originario, pero totalmente dañino para el colegio, totalmente abusivo, como que la concesión en vez de ser por un año era por diez, que al colegio se le obligaba hacer en el camping un montón de remodelaciones, y que si no las hacían, ellos podían reclamar por cada año anticipado 1 millón de pesos. Así meten 9 millones de pesos de multa penal, más gastos que inventan y facturas “truchas”.

-¿Qué opinó el sacerdote en ese momento?

-El cura en ese momento no dudó de la abogada, la siguió manteniendo y se presentó en ese juicio de 9 millones de pesos. Recién en este año se comienza a decir abiertamente en la comunidad que los del gimnasio Proform le habían “cagado” el camping a los curas del Don Bosco, y que el del gimnasio también lo comentaba abiertamente.

-¿Para qué se usa el camping de deportes normalmente?

-El camping se usa para que vayan los alumnos a hacer actividades recreativas e inclusivas. También van grupos juveniles a hacer actividades misioneras y solidarias.

El templo del Don Bosco

-Alguien me comentó que la demanda del colegio estaba mal hecha...

-No soy abogado, pero me dijeron lo mismo, abogados consultados dijeron que les llamó la atención el mal desempeño de la abogada del colegio, que ella misma hacía que avanzara el juicio, cuando al ser demandado nunca hacés eso. Hacía que condenaran al colegio rápido para que salga la sentencia del juez y paguen los millones.

-¿La causa judicial es civil o penal?

-Hay civil y penal, ambas. Una está parada, la civil, e impulsamos la penal. Tengo entendido que ya los han imputado por estafa, tanto a la abogada como al matrimonio.

Según pudo saber el Post, existe un audio donde la abogada habla con los impulsores del fraude, acordando cómo iban a pergeñar la estafa.

El documento será presentado en el expediente que investiga en estas horas la justicia. Allí la historia aparece relatada con lujo de detalles por parte del padre Cavallera.

La palabra del Padre

El relato de lo ocurrido, con algunos detalles adicionales, fue presentado ante la justicia por el sacerdote Cavallera. Vale la pena detenerse en él.

En el año 2014 el Colegio Don Bosco de Mendoza, decidió ofrecer en concesión su Camping ubicado en calle Tirasso nº 5.380 de El Sauce, Guaymallén, Mendoza. Así fue como se presentaron a la licitación el matrimonio de los Sres Cristian Alberto Rodríguez y Claudia Alejandra García.

La "capilla" del Don Bosco

El Sr. Rodríguez se apersonó argumentando su calidad de ex alumno y sentir “un gran afecto por el Colegio” y por “los valores salesianos”.

Para acordar los términos de la concesión el Colegio encargó su tarea a la abogada Carolina Mezzatesta, que era la persona que en ese momento asesoraba a nuestra Institución.

Luego de varios meses de negociación que no llegaban a buen puerto, por la recomendación e insistencia de la Dra Mezzatesta, se concretó la concesión conforme contrato de fecha 28 de octubre de 2014 titulado “contrato de concesión temporada anual 2014-2015” que adjunto, que se firmó en el Colegio Don Bosco cito en calle Córdoba 249 de Ciudad, Mendoza. Y que en la firma del mismo estuvieron presentes aparte de los firmantes la Sra. Carolina Tania Mezzatesta, el Sr Cristina Alberto Rodríguez y Ricardo Alonso.

Luego al advertir que los concesionarios no cumplían con las disposiciones establecidas en el contrato de concesión es que se resolvió el mismo a través de carta documento que se adjuntó a la denuncia y a la cual me remito.

Lo llamativo fue la respuesta a esa misiva donde la concesionaria denunciaba una supuesta causa judicial sustentada en acuerdos del cual no teníamos conocimiento.

Ello se pudo comprobar cuando se le notificó al Colegio la demanda impetrada en la causa nº 251.594, caratulados: “García Claudia Alejandra C/ Institución Salesiana San Francisco Solano P/ Daños y Perjuicios” originaria del 16 Juzgado en lo Civil Comercial y Minas de la Primer Circunscripción Judicial de Mendoza.

Allí tomo conocimiento que se me atribuía la firma de tres documentos de fecha 18 de diciembre de 2014 titulado “Camping Don Bosco”, y uno del 13 de abril de 2015 titulado “Camping Don Bosco Anexo 4.27 y 3.8 Convenio de Descuento para Alumnos” y un plan de obra 2014-2015 sin fecha del cual nunca tuve noción, ni asesoramiento al respecto.

Obviamente pedimos consejo a quien nos había representado en la firma de la concesión (Dra Carolina Mezzatesta); quien ideó la estrategia para contestar la demanda y defendernos en dicha causa.

A todo esto la concesionaria continuó con la tenencia del inmueble.

Transcurrido el año 2016, a través de gente allegada a la institución comienzo a sentir comentarios sobre la existencia de una probable connivencia entre la abogada del Colegio y los Sres Rodríguez y García.

Como la Sra Mezzatesta concurría a misa todos los domingos y tiene sus tres hijos en el Colegio, siempre me negué a pensar que podía haber engañado a mí y a esta institución.

El gimnasio Proform es muy conocido en Mendoza

Colofón

La tramoya es clara y queda en evidencia luego de analizar lo sucedido. Hay una parte afectada, un grupo de supuestos estafadores que están siendo investigados, y el honor de un colegio que está en juego.

Mientras tanto, en estas horas, la justicia avanza en una serie de peritajes, uno de los cuales se lleva a cabo sobre los documentos supuestamente adulterados.

Los peritos analizan todos los detalles de esos papeles, incluida la tinta de la impresora con la cual fueron impresos e incluso sospechan de la firma de uno de los mismos. Creen que pudo haber sido adulterada la firma del padre Cavallera.

Por ahora, no hay mucho más. Sin embargo, la trama promete alcanzar ribetes de novela. De esos que suelen usarse de excusa para alquilar balcones.