CFK: Hay insultos por acción y por omisión - Mendoza Post
Lunes 9 Feb 2015Lunes, 09/02/15 atrás
porErnesto Tenembaum
Periodista

 En estos días acaba de aparecer "Desde mis zapatos", una conmovedora crónica en el que María Luján Rey cuenta cómo cambió su vida desde que el 22 de febrero de 2012 su hijo murió en la tragedia de Once. 

Ella no lo destaca especialmente, pero uno de los elementos más dolorosos del relato -entre tantos otros, por supuesto- es la manera en que la presidenta de la Nación insulta y destrata, una y otra vez, a los familiares de los muertos. 

Cristina tarda cinco días en hablar, la primera vez que aparece le grita "vamos por todo" -justo ese día- a sus seguidores, nunca pide disculpas por la manera en que viajaban las víctimas, en el primer aniversario de la tragedia no dice una palabra pero destaca a las Madres de Plaza de Mayo como personas que sufrieron y, sin embargo, siguen "tan frescas", hace chistes de mal gusto ("hagamos rápido este acto porque puede venir un tren y nos lleva puestos"). Y eso para no hablar de los insultos del resto de los funcionarios. 

María Luján Rey.

Es inexplicable que eso haya ocurrido: ¿cual era el costo del recato, de la sensibilidad, de decir siento mucho tu dolor, te pido disculpas?

Esa reacción presidencial se repitió, con agravantes, desde que apareció el cadaver de Alberto Nisman. Hay insultos por acción y por omisión, y es difícil saber cuales de los dos son más graves. 

Otra vez, la principal líder del país no pudo decir "lo siento". Algo tan evidente, tan sencillo, tan natural, tan ubicado como eso. 

Luego de vestir luto durante tres años por su marido y bautizar con su nombre a puentes, avenidas, centros culturales, barrios, represas, comedores, rotondas, estadios, torneos, monumentos, luego de intentar transformar en omnipresente a su ausencia, la Presidenta no puede hablar de los muertos de los otros, llevar palabras de serenidad y paz a las hijitas del fiscal fallecido, por ejemplo. 

Cristina escribió dos veces y habló otras dos y twitteó en otras ocasiones: en todos los casos eludió la palabra "dolor", o "pésame". En cambio, se emocionó al recordar una vez más a Néstor Kirchner e informó al detalle sobre la evolución de su esguince de tobillo.

Cristina nunca dio su pésame a la familia de Nisman.

Los insultos por omisión fueron completados por una cadena interminable de insultos literales. En los días anteriores -antes y después de la muerte del fiscal- a Nisman le dijeron "servicio", "pobre hombre", "chorro", "vendepatria", lo acusaron de abandonar a su hija en el aeropuerto de Barajas, de cumplir órdenes de poderes oscuros, de escribir mamotretos, de presentar escritos que elaboraron otras personas, de no saber evaluar pruebas, de llevar un altísimo nivel de vida. La principal vocera de esas acusaciones fue la jefa de Estado, quien llegó a sostener que Nisman mantenía una "relación íntima", una "amistad íntima" con otro hombre al que "según hemos podido saber" recibía "asiduamente en su departamento". 

Cristina además acusó, según ella misma dijo, sin pruebas, a distintas personas por el supuesto asesinato: el ex hombre fuerte de la SIDE, Jaime Stiusso; alguien del grupo Clarín; el técnico en informática Ricardo Lagomarsino.

Uno de los debates que atravesaron estos años kirchneristas, increíblemente, tiene que ver con los insultos. 

Cristina se presentó a sí misma numerosas veces como la presidenta más insultada, la más odiada, la más vejada. Año tras año, el círculo de insultos que salía desde el oficialismo y volvía hacia él (quien quiera, puede describir esa dinámica en sentido inverso) se realimentaba hasta transformarse, por momentos, en un griterío inaudible. Sin embargo, lo que ocurrió en estos últimos quince días es un buen ejemplo para entender todo ese proceso. 

Cristina dijo todo lo que dijo de Nisman. Su Gobierno reveló los pasos de un periodista que se fue del país. Uno de sus ministros rompió un diario en conferencia de prensa. La televisión pública se las ingeniaba para superar cada día el nivel de insultos contra el fiscal o los periodistas o distintos líderes opositoras. Pero en una de sus cadenas nacionales, Cristina dijo que se sentía agredida por un tweet muy desagradable de Lagormasino.

Lagomarsino, apuntado, entre otras cosas, por un tuit.

Un tweet.

Naturalmente, ese tweet contenía una expresión grosera e injustificable. Pero lo cierto es que cualquier personalidad pública recibe insultos en las redes sociales: Cristina, Carrió, Lanata, Anibal Fernández, Luis Delía, los que aman y los que odian a 678, Víctor Hugo Morales, Marcelo Tinelli, Jorge Rial, Florencia Peña o el que sea. Millones de personas escriben cada día allí y muchas de ellas se dedican a insultar, incluso a personajes menores, como el que suscribe esta nota. Es un clásico.

No es tan habitual, en cambio, es que una presidenta insulte, y que sus insultos incluyan a personas que recientemente fallecieron.

Más aún: es bastante común que un presidente o un dirigente político sea insultado. Se podría hacer una larga lista de los insultos que recibieron Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rua o Eduardo Duhalde. Eran insultos muy agresivos, algunos de ellos muy difíciles de tolerar. Pero no solo los presidentes: ¿o no se gritaba hasta hace poco, en ciertos actos, "Macri, basura, vos sos la dictadura"? 

No es agradable que sea así, pero está claro que uno de los costos del liderazgo político ha consistido, especialmente en estos años, en aguantar insultos. Es una cuestión subjetiva, discutible, que depende de la percepción de cada uno, calcular si Cristina fue realmente más insultada, o menos, que los otros. En todo caso, parece infantil tratar de establecer una tabla de posiciones.

En cambio, es difícil recordar a un presidente que haya insultado tanto.

Lo de estas dos semanas fue solo un ejemplo de un larguísimo recorrido. El liderazgo de Cristina incorporó el insulto a su discurso como un hecho natural, casi como un derecho. ¿Por qué no voy a insultar a los que me insultan? Entonces, si Nisman presenta una acusación en su contra, es insultado aun cuando muera en el ínterin.

La argumentación kirchnerista en este aspecto suele sostener que un Presidente tiene derecho a responder los insultos que recibe. Es indiscutible. Tiene ese derecho, como cualquiera. Ahora, en la vida, como en la política, uno puede elegir los derechos que ejerce.

Es lógico que si un presidente emite un insulto, o responde a lo que considera un insulto, legitima un mecanismo, los potencia, lo alimenta, y el círculo del insulto se proyecta hasta el infinito. Mucho más, si insulta a alguien como un recurso cotidiano. Además, el que insulta se desmerece. Si Cristina se pone al nivel de la señora enardecida que le grita yegua, asesina, montonera o chorra, hace exactamente eso: se pone al nivel de esa señora. Mucho más si insulta la memoria de alguien que acaba de fallecer. En este contexto, es poco relevante preguntarse quién insultó primero, quién insulta más: cuando la Presidenta insulta, se transforma en un elemento central de la espiral de odio.

Cristina se pone al nivel de qiuen la insulta.

En una sociedad como la Argentina, donde el psicoanálisis ha calado tan hondo, muchas personas conocen el significado de la palabra proyección. Y es inevitable no pensar en ella cuando la Presidenta hace una pausa en su catarata de insultos para explicar que se siente agredida. Uno de los más hermosos libros sobre psicoanálisis, es el clásico Diccionario de Psicoanálisis de los franceses Jean Laplanche y Jean Bertrand Pontalis. Allí definen la proyección como "la operación por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro (persona o cosa) cualidades, sentimientos, deseos, incluso "objetos" que no reconoce o que rechaza en sí mismo. 

Se trata de una defensa de origen muy arcaico que se ve actuar particularmente en la paranoia". Los autores citan una explicación de Freud respecto del caso Schreber, quizá uno de los estudios más influyentes que se haya realizado sobre la paranoia: "La afirmación "yo lo odio" se transforma por proyección en esta otra: "el me odia" (él me persigue), lo cual entonces me dará derecho a odiarlo".

Hay líderes que alimentan ese círculo vicioso y otros que intentan desactivarlo.

Cada vez estoy más convencido: el psicoanálisis es un arma muy subvalorada en el análisis político.