Rafecas dijo que recibió "presiones públicas" de Boudou - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 30 Oct 2016Domingo, 30/10/16 atrás

El juez federal Daniel Rafecas aseguró que recibió “presiones públicas" del ex vicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone, refutó las versiones que lo acusan de beneficiar a Cristina Fernández de Kirchner y afirmó que "aplicó la ley y el derecho” al declinar la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta por encubrimiento en el atentado a la AMIA.

“Yo recibí presiones del ex vicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone (en 2012) sencillamente porque había dispuesto allanamientos en la planta de la empresa, en las oficinas del Ministerio de Economía y luego en su vivienda particular. Entonces él hizo una conferencia de prensa en la que me atacó, en un acto de presión pública hacia un juez federal como lo era yo”, contó Rafecas en una entrevista publicada en el Diario Hoy de La Plata.

"Yo recibí presiones del ex vicepresidente Amado Boudou", dijo Rafecas

El juez subrayó que “esa conferencia de prensa que realizó Boudou provocó la renuncia del procurador general de la Nación, Esteban Righi” y agregó que “fue muy fuerte verlo hablando así de mi persona”. “Fuera de ese acto puntual, trabajé con absoluta tranquilidad, tanto ayer como hoy”, indicó.

Al ser consultado sobre la posible intimidación del poder político hacia la Justicia en causas clave, el magistrado opinó que “no deben existir presiones de ningún tipo”.

“Para nosotros como jueces, más allá de las instancias y los lugares donde trabajemos, es muy importante sentir esa pertenencia a un poder fuerte e independiente. Es necesaria esa realidad para poder trabajar con serenidad, fallando exclusivamente de acuerdo a lo que marca la ley, la Constitución y lo que surge de los expedientes”, señaló.

También se defendió de las versiones que lo acusan de ser parcial en sus fallos hacia Cristina Kirchner y ex funcionarios de su gobierno.

Boudou, cada día más complicado

“Aquellos que me critican deberían limitarse a analizar los expedientes y las pruebas que se presentaron en los diferentes casos. Si en un proceso en particular, cualquiera sea el nombre del acusado, no hay un delito y no hay pruebas, no se puede abrir una investigación y no se puede juzgar, más allá de la opinión particular que la ciudadanía tenga del acusado”, argumentó.

Rafecas explicó en esa línea que su deber es “aplicar la ley y el derecho” y respondió a quienes presentaron una solicitada en su contra por su manejo de la denuncia del ex fiscal Alberto Nisman contra la ex jefa de Estado por encubrimiento del atentado a la AMIA.

“No entendí el motivo de la solicitada en mi contra. Se fueron en epítetos personales sin analizar que en la misma denuncia no había una hipótesis delictiva que justificara la apertura de una causa”, consideró.

Durante la entrevista brindada al diario platense, mencionó la necesidad de “transparencia” en todos los mecanismos de trabajo y citó al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, quien pide trabajar constantemente a los jueces y fiscales a lo largo y ancho del país.

“Como dijo Lorenzetti, la corrupción abreva en la oscuridad. Cuando hay transparencia y los mecanismos de trabajo y de gestión son públicos y pulcros, se achica sobremanera el margen para la corrupción en cualquiera de los tres poderes. En eso debemos trabajar desde el Poder Judicial”, advirtió.

Ciccone y Boudou, un solo corazón

Por otro lado, Rafecas confirmó la invitación recibida por parte del papa Francisco para participar de un Congreso de Derecho Penal, a realizarse en el Vaticano a fines de noviembre y dijo que es "un orgullo" que se haya pensado en él para ese encuentro.

Para el magistrado, una de las razones que motivaron la invitación tiene que ver con que, a lo largo de su carrera, ha venido “cumpliendo con el juramento” que asumió cuando tomó el cargo, “aplicando con toda la fidelidad posible la Constitución, la ley y el proceso penal. Eso es algo clave para lograr la independencia y el respeto en el mundo jurídico”.