La ley para activar la obra pública se frenó por un puterío - Mendoza Post
Domingo 30 Oct 2016Domingo, 30/10/16 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

El proyecto del gobierno para que la obra pública pueda tener inversión privada fue bochado esta semana en el Congreso y se transformó (según se creía), en la primera batalla perdida del Macrismo en la casa de las leyes.

Sin embargo, el proyecto que el oficialismo necesita para reactivar la economía del país que necesita de millonarias inversiones en infraestructura, fue rechazado por el massismo porque el Frente Renovador se ofendió luego de las críticas de Lilita Carrió a la diputada Graciela Camaño.

Es que la semana pasada, Carrió logró que el oficialismo diera marcha atrás con las reformas al Ministerio Público Fiscal al que le puso varios reparos, entre otros, el poder que se le daba a la llamada “comisión Camaño” para controlar y tomar decisiones sobre ese ministerio.

“La ley salía, los votos estaban, pero las declaraciones de Lilita cambiaron todo”, dijo al Post una fuente cercana al Congreso.

No es la jurisdicción, es la complejidad

Desde el frente massista, la excusa fue que estaban en contra de la prórroga de jurisdicción (algo que sí cuestiona el kirchnerismo), es decir, cuando cualquier desacuerdo entre el Estado y la empresa privada se dirime en un tribunal de otro país.

Sin embargo, en las últimas horas trascendió que el verdadero problema había sido la lengua de Carrió, que se despachó en críticas contra los acuerdos de Cambiemos y el Frente Renovador “me tienen harta” habría dicho el mismo día en que se enfrentó con Camaño chicaneándola al punto de llamarla “¡Barrionuevo!” en pleno recinto.

Aunque tenga aristas de chisme, el hecho se transformó en realidad cuando el diputado del FR, Marco Lavagna, aseguró que la votación de su bloque responde a "una gran cantidad de artículos que habían sido modificados pero no explicados y que son muy complejos" y que el martes, cuando se vuelva a tratar en comisiones, será aprobado por los diputados del frente aunque con algunas modificaciones.

Sancionar la PPP es indispensable para activar la obra pública

Entre los cambios que planteó el Frente Renovador, no se hace mención a la prórroga de jusrisdicción.

¿Qué plantea la Ley?

La norma PPP, de Participación Público Privada, no es nueva y responde a un decreto que hizo en el año 2005 Néstor Kirchner (el 967/2005) bastante similar, pero sin prórroga jurisdiccional.

Es una manera de captar inversiones rápidamente ofreciendo a los privados cierta seguridad jurídica. Es una regulación que ha demostrado funcionar correctamente en Latinoamérica y en muchos otros lugares del mundo, cuya principal ventaja es permitir el financiamiento privado de grandes obras de infraestructura y servicios, de largo plazo.

El embalse Potrerillos fue realizado con aportes privados de Pescarmona y Cartellone

Entre las garantías que se dan para brindar seguridad, el proyecto incluye el reparto de riesgos, la precisa determinación de las obligaciones, riesgos y aportes asumidos, así como las sanciones por incumplimiento, los procedimientos de aplicación y las formas de ejecución, estándares de calidad y eficiencia en el cumplimiento de las obligaciones asumidas, forma, modalidad y oportunidades de pago de la remuneración, así como el procedimiento de revisión del precio del contrato a los fines de preservar el precio base del mismo, límites a la potestad del Estado de disponer unilateralmente la variación del contrato, entre otras.