La última operación política de Kirchner antes de morir - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 29 Oct 2016Sábado, 29/10/16 atrás

Seis años pasaron de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner y las dudas y especulaciones en torno a su muerte están a la orden del día.

Hay un mito instalado que afirma que, horas antes de morir, tuvo un fuerte enfrentamiento con Hugo Moyano, sin embargo, nuevas fuentes revelaron que en verdad, la gran discusión fue con Daniel Scioli.

La historia oficial cuenta que mantuvo una fuerte discusión con Hugo Moyano, sin embargo, esto no habría sido así.

El conflicto empezó por Chubut. Kirchner estaba obsesionado con la idea de  cerrar cuanto antes el esquema político en esa provincia y marcarle la cancha, embarrarla, a Das Neves. Su hombre en esa provincia era Norberto Yauhar.  Por tal motivo llamó desesperado al Juan Carlos "Chueco" Mazón para que le resolviera el asunto y lograra que el sello del Frente para la Victoria quedará para Yauhar. Mazón por su parte, tardó horas en hacerle entender que al día siguiente era feriado por el censo, que era imposible y que había que presentarse al juzgado electoral. Finalmente logró su cometido.

Luego aparece en escena la dicotomía entre Moyano y Scioli. Kirchner se mostraba distante con el líder camionero, sin embargo operaba a su favor. Por su parte, el gobernador de Buenos Aires lo veía como un competidor, por lo cual quería dejarlo fuera de juego.

El ex presidente mantuvo buena relación con Moyano hasta último momento.

En ese contexto, había una reunión convocada en La Plata del Consejo provincial. En ese encuentro, Moyano necesitaba tener 25 consejeros para comenzar la sesión. Fuentes cercanas afirman que Scioli "boicoteó" a Moyano en esa reunión, ya que mandó a operar a la reunión del PJ a tres personas: Isidoro Laso, en ese momento asesor de Scioli y secretario de Reforma Política de la provincia de Buenos Aires; Federico Scarabino, presidente del Senado bonaerense y Baldomero "Cacho" Alvarez, el ex intendente de Avellaneda que era ministro de Desarrollo Social de Scioli. Este último tenía un interés particular: quería quitarle vuelo político ya que ambos se disputaban la presidencia del "Rojo" de Avellaneda.

El último gran enojo fue con Scioli.

Néstor Kirchner estaba enfurecido por el accionar de Scioli y, según afirman los testigos, llamó uno por uno a los participantes de esa cumbre para ordenarles que desobedeciera al gobernador bonaerense. 

Una muestra de la buena relación que mantuvo hasta último momento con Moyano fue el caso Mariano Ferreyra. El joven fue asesinado el 20 de octubre de 2010,  seis días antes de la muerte de Kirchner. Durante esos días el ex presidente se mantuvo en contacto con Moyano. Néstor se sentía responsable afirman y le habría dicho al camionero "resolveme este quilombo. Los pibes tenían razón".

En este contexto, queda por tierra la historia del enojo de Néstor con el líder sindical. El dueño de su última furia fue Daniel Scioli.

Ver: Cristina recordó a Néstor con un video: "Cómo te extraño"