Acusan a la firma mendocina Aymará Turismo de millonaria estafa - Mendoza Post
Viernes 28 Oct 2016
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

 A punto de empezar la temporada de vacaciones, ha explotado en Mendoza un escándalo de proporciones que involucra a una de las empresas más importantes de la provincia. Se trata de la firma Aymará Turismo.

En los últimos meses, un grupo de guías y porteadores vienen reclamando por sueldos no pagados y eventuales indemnizaciones, ya que se consideran despedidos al no haber sido convocados aún para la temporada que comienza a mediados del mes próximo.

En realidad, el reclamo tiene que ver con las firmas Aconcagua Trek e Inka Expediciones, a las cuales acusan de ser las continuadoras de la ya mencionada Aymará.

Aymará, una empresa harto conocida

“Hace algunos días ya que es de público conocimiento que la empresa Aymará Turismo está tratando de lavar su cara e imagen mediante una nueva estafa: intenta formular la supuesta venta de la firma Aconcagua Trek a supuestos empresarios extranjeros, modificando apenas el logo y el nombre de sus mismas cuentas publicitarias”, advierte un comunicado que los despedidos hicieron llegar al Post.

"El Estado provincial actua como cómplice”, advierte el mismo comunicado.

Allí asegura que Aconcagua Trek es un “sello” mediante el cual “se llevó la estafa a más de 54 trabajadores que todavía no cobran su sueldo, ya se encuentran en situación de despido y se les entregaron más de 250 cheques sin fondos. (Estafa millonaria). Esto hace que con total impunidad y cinismo, desde esta nueva firma (Aconcagua Mountain Guides), estén convocando a trabajar a una nueva camada de estudiantes de la escuela de guías, para sacarse de encima la antigüedad de todos/as los/las despedidos/as a los que encima no se les ha pagado un peso de la temporada anterior y mucho menos una correspondiente indemnización”.

La trama la contó en primera persona al Post Rodrigo Vergara, delegado despedido y estafado de los porteadores de Aymara: “Empiezo a trabajar en el parque Aconcagua con la empresa Aymará. Progresivamente el nombre cambió a Aconcagua Trek, sin embargo era el mismo personal y oficina. El año pasado reunieron a los empleados y les comunicaron que tenían problemas financieros y que les iban a pagar con cheque. Finalmente le dan un cheque en abril que era para cobrar en mayo”.

Una historia de cheques rechazados

Según este último, el 12 de abril la empresa les informó a los trabajadores que no hagan sellar los cheques porque no había plata.

En el caso puntual de Rodrigo, hizo sellar siete cheques con la esperanza de cobrar, pero nunca recibió nada. En esa misma situación se encuentran 50 personas más. Algunas de ellas, entre los que se encuentra Rodrigo, iniciaron acciones legales.

“En el mes de julio, Aconcagua Trek empieza a mutar al nombre a Aconcagua Mountain Guides para trabajar en el parque Aconcagua”, advirtió el damnificado a este diario.

El argumento que esgrime hoy la firma —Aconcagua Trek, ahora Aconcagua Mountain Guides— es que quebraron: no obstante, aún no lo prueban. En ese contexto, la hipótesis que sostienen los empleados damnificados es que la empresa está cambiando su razón social para despegarse de la estafa.

“Todo es totalmente mentira, de todos modos nosotros hace más de tres años que vendimos la empresa de aventura”, dijo al Post Manuel Martín Sjöberg, socio gerente de Aymará.

Aymará se despega del escándalo

-Los empleados no cobran, esa es la verdad…

-A la empresa que nos adquirió a nosotros no le fue bien y no le pudieron pagar a los empleados. A su vez, la otra empresa, Aconcagua Trek SRL, les está pagando de a poco a todos.

-Admite que hay incumplimiento…

-Es cierto que hay un incumplimiento, pero no tenemos nada que ver.

-¿Quién es responsable? ¿Quién les compró la empresa?

  -Me pidieron que no lo dijera. No puedo decirlo.  

-¿No puede decirlo?

-No.

-Sería bueno que alguien de explicaciones…

-Yo te estoy atendiendo y tengo la empresa hace 25 años, somos gente de trabajo.

Sorprende la última afirmación de Sjöberg, ya que habla en tiempo presente. “Tengo la empresa”, sostuvo. ¿La tiene o la tuvo? ¿Por qué no quiere aportar los nombres de quienes supuestamente la compraron?

Es raro, más aún cuando la supuesta venta y/o cambio de dueños no aparece en el Boletín Oficial ni en ninguna otra entidad oficial. 

Un historial de cheques rechazados

Mientras todos se pasan la pelota y nadie se hace cargo, medio centenar de trabajadores insisten en querer cobrar lo que les deben.

“Los/las trabajadores/as de la montaña, guías, porteadores arrieros y campamenteros/as, seguimos en la lucha, generando iniciativas para lograr la reincorporación de los despedidos de Inka y Aymará y el pago de los salarios a todos/as”, culmina el comunicado mencionado al principio de la nota.

Nada más que agregar.