El hermanito y la hija de Ayelén, ¿aislados? - Mendoza Post
Jueves 27 Oct 2016
porAna Montes de Oca
Periodista

Cecilia Blanco es la amiga de Ayelén Arroyo que contó ante la fiscal Claudia Ríos cómo era la vida de la joven que, luego de denunciar a su padre por reiteradas violaciones, terminó asesinada a cuchillazos en manos de su progenitor.

Amigas desde chicas, aunque Cecilia es varios años más grande y por eso le decía a Aye “mi hermanita menor”, iba a ser la madrina de la hija de Ayelén “pero no llegó a bautizarla”, lamentó.

Desde esa horrible mañana del 28 de septiembre, cuando Roque Arroyo mató a su hija, Cecilia se preocupó por la situación de “Pili”, de 14 meses, y de Luciano, la hija y el hermanito menor de Ayelén, a quien ella crió cuando la madre los abandonó cuando él tenía meses y Ayelén, nueve años.

Ayelén a los 10 años, con Luciano

Los chicos, que en un primer momento habían sido dejados al cuidado de su abuela paterna, luego fueron trasladados al hogar Claveles Mendocinos. Allí fue Cecilia a visitarlos luego de pasar por varios trámites en el OAL de Luján. “Hice todo lo que me pidieron para que me autoricen ver a los chicos”, indicó Cecilia.

Ayer cargó con las bolsas con algunas ropas y regalitos que había juntado para llevarles a los chicos (ella no sabía si tenían o no) y cuando llegó, dijo que no la dejaron ver a los chicos e incluso denunció que Luciano, quien la vio, fue "empujado" por la mujer que le negó la entrada, cerrándole la puerta en la cara.

La respuesta del hogar

Desde Dinaf, negaron la situación y dijeron que la persona que cuida a los niños en el hogar aseguró que sí permitió que Cecilia viera a los chicos, incluso sabían que Luciano había reconocido a Cecilia. Pero también dicen que ella no está autorizada a verlos porque “el trámite lo hace otra dependencia de DINAF y no OAL, tiene que pedir el permiso en el equipo técnico del hogar”.

Mientras dentro de la Dinaf se ponen trabas entre una y otra dependencia de la misma institución, Luciano y Priscilla, ya sin Ayelén, a quien Arroyo atacó adelante de ellos, llevan casi un mes sin ver ninguna cara familiar.

Queda claro que las personas que cuidan a los chicos tienen que velar por la seguridad de los niños, por eso, Cecilia pidió "que me digan qué tengo que hacer, yo hago lo que me digan, yo quiero verlos y estar con ellos". Incluso está averiguando si puede hacerse cargo ella de los chicos.