Por internas y negociaciones truncas, Cambiemos sufre dos reveses en 24 horas - Mendoza Post
Jueves 27 Oct 2016Jueves, 27/10/16 atrás
porWalter Schmidt (*)

Las últimas 24 horas del oficialismo parlamentario no fueron, por lejos, las soñadas, ya que producto de tensiones internas y de malas negociaciones con la oposición, el frente Cambiemos sufrió dos reveses importantes en su estrategia legislativa.

El primero de ellos tuvo reminiscencias internas, asimiladas ya como parte de un riesgoso funcionamiento del oficialismo: cada vez que la diputada Elisa Carrió manifiesta alguna discrepancia con una iniciativa del gobierno de Mauricio Macri, la Casa Rosada da marcha atrás.

Bastó que la chaqueña calificara de "inconstitucional" el proyecto de reforma del Ministerio Público y acusara a sus propios pares de Cambiemos de optar "por acordar con (Sergio) Massa", para que la sesión prevista en Diputados se cayera, y la iniciativa que tenía por epicentro la remoción "legal" de la procuradora kirchnerista Alejandra Gils Carbó, ingresará en un triángulo de las Bermudas.

En ese estadio, desde el oficialismo se habló que el proyecto "sigue adelante", aunque abrieron la posibilidad por las dudas, tal como lo reclamaba Carrio, de utilizar la vía del juicio político para remover a Gils Carbó.

El segundo traspié tiene raíz en la relación pendular -de amor y odio- que el macrismo tiene con el titular del Frente Renovador, Sergio Massa.

Massa llegó ayer al recinto de Diputados donde se trató el proyecto de ley de participación público-privada con la idea de no acompañarlo, para que vuelva a comisión y admita modificaciones.

El gobierno nacional tenía especial interés en el texto porque significaba poner en marcha una herramienta que -según los hombres de Balcarce 50- era muy importante para atraer inversiones para grandes obras de infraestructura.

Con acierto, algunos opositores cuestionaban las condiciones del arribo de las inversiones. Pese a ello, el oficialismo siguió adelante sin ver, o tal vez sin conocer realmente lo que iba a hacer el massismo, lo que le significó un rechazo al proyecto por un ajustadísimo 107 a 105 votos. Y una segunda derrota legislativa en menos de 24 horas.

No sería extraño que ambos proyectos -reforma del Ministerio Público y participación público privado- sean aprobados durante el mes de noviembre luego de imprimirles a pedido de la oposición algunas modificaciones.

Sin embargo, este episodio refleja cómo se va acotando el margen de negociación que el gobierno tuvo en los primeros meses de la gestión de Macri. ¿Con estos antecedentes, corre riesgo también la aprobación del proyecto de Presupuesto Nacional? Allí las rebeldías son medidas porque de lo que se habla es de dinero, de fondos para las provincias y para los municipios, mas allá del color político. Y con eso no se juega.

No obstante, el Presupuesto será la última "prueba de amor" entre el macrismo y la oposición. Después, todo será confrontación: se viene fin de año y los vientos electorales comienzan a soplar.

(*) Especial para Mendoza Post