Sado light: Cómo iniciarse en el lado menos sutil del sexo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 8 Feb 2015Domingo, 08/02/15 atrás

Los términos ‘sado’ y ‘light’ pueden parecer demasiado opuestos para estar juntos, pero gracias al libro erótico más leído de los últimos tiempos, 50 Sombras de Grey, hoy conviven en perfecta armonía. 

Lo cierto es más allá de la calidad literaria o fílmica de la obra, esta  consiguió quitar parte del tremendismo y tabú asociado a las conductas sadomasoquistas. 

Sí. La novela de E.L. James está dando permiso y animado a muchas/os a hacer alguna que otra incursión por el lado peligroso del sexo, a comprarse unas esposas o un látigo en un sex shop e, incluso, hasta a contárselo a su mejor amiga/o. 

Según cuenta SModa, existen cursos de iniciación a esta disciplina y ya se anuncian por todas partes; mientras, las tiendas de juguetería erótica preparan líneas o packs alusivos a la película. 

Lovehoney, la única marca que tiene los derechos de venta de los productos oficiales de 50 Sombras de Grey, cuenta ya con todo tipo de accesorios –el vibrador Grey, corbatas de seda, esposas, velas o lubricantes– para emular las hazañas de Anastasia y Christian. 

¿Peli mala o buena? Más allá de eso, se logra derribar el tabú y muchos mitos. 

Según afirma Sylvia de Béjar en un post de su blog titulado Cuatro ideas Grey para darle un toque sado a tu vida sexual que “quienes tienen fantasías sadomasoquistas, es decir, ¡de un 30 a un 50 % de la población adulta!, no deberían padecer sentimientos de inadecuación. 

Gozar imaginándose siendo atada/o, humillada/o, latigando y/o similares no tiene nada de aberrante. 

Nuestra imaginación es libre… y por crueles o extrañas que sean nuestras fantasías, son solo eso. En cuanto a convertirlas en realidad, las cifras son más conservadoras: sólo entre el 7 y el 14% las llevan más allá de lo imaginario. 

Algunos tips para iniciados:

- Lo más importante en este tipo de actividades es que sean sanas, seguras y consensuadas. Hay que tener muy claro el respeto hacia la otra persona y no olvidar nunca que esto es un juego. 

- El sado light no trata de infligir dolor a nadie sino placer, lo que ocurre es que algunas personas reconducen esa sensación de dolor y la transforman en algo placentero. Por eso hay que tener mucha sensibilidad y saber donde están los límites. 

La corbata, símbolo de la obra. 

- No es necesario un gran equipo. Todo el mundo cuenta con un pañuelo para vendarse los ojos –privarse del sentido de la vista hace que la sensibilidad aumente–. 

- En el apartado del lenguaje hay también dos aspectos a considerar. Es imprescindible acordar con el/los integrantes del juego una palabra de seguridad que equivalga a stop y que exprese el deseo de parar, de que la persona está incómoda o de que se está yendo demasiado lejos. Palabra sagrada que no admite concesiones.

-Los insultos, por otra parte, pueden ser también muy útiles siempre y cuando no se tomen de forma personal ni tengan otras intenciones que representar un papel por un corto espacio de tiempo.