8 claves para entender la masacre - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 24 Oct 2016Lunes, 24/10/16 atrás

1. ¿POR QUÉ LAS MATÓ?

Es la pregunta más importante. El conflicto principal era la paternidad de Mía, la bebé de diez meses hija menor de Lorena (30), la ex pareja de Daniel Zalazar, y la primera de las víctimas en caer. Según contó Paola Arias, hermana de Lorena, él no quería reconocer a la beba y no se había hecho cargo de la identidad de la criatura. Lo que aún no se sabe, es si el asesino tenía un plan premeditado para matar a las tres mujeres y a las tres criaturas que estaban en la vivienda del barrio Trapiche, o si algún tipo de brote psicótico lo impulsó a hacerlo.

2. ¿CÓMO EMPEZÓ LA TRAGEDIA?

La reconstrucción a partir de los testimonios del nene de 8 años hijo de Lorena, el sobreviviente principal de la masacre, y su abuela Miriam, madre a la vez de Lorena, permiten situar el inicio de los ataques alrededor de las dos y media de la mañana del domingo. Al principio todo transcurría como una charla normal, y luego hubo una discusión por un examen de ADN. Ella lo quería para certificarle a Zalazar que era el padre de la beba.

3. ¿CÓMO ERA LA RELACIÓN ENTRE ELLOS?

Lorena Arias fue alumna de Daniel Zalazar en sus clases de Tae Kwon Do. Allí iniciaron una relación efímera. No llegaron a vivir juntos. Y cuando ella quedó embarazada, el año pasado, la relación de incipiente noviazgo se rompió. Él nunca quiso hacerse cargo del embarazo, ni de la criatura, de acuerdo a los dichos de Paola a los medios, en las puertas del Hospital Notti. Fue desde entonces una relación conflictiva y vía mensajes. Zalazar no conocía a la beba. Pero en la familia de Lorena, todos afirmaban que la beba, una de las heridas a puñaladas e internada en el Notti, era hija del deportista. La tarjeta de bautismo de Mía, en el muro de Facebook de Lorena, era muy clara en ese sentido.

4. ¿POR QUÉ DECIDIÓ MATAR A TODOS?

También es motivo de investigación. Lo más probable es que una vez que atacó y mató a Lorena, decidió seguir con el resto de la familia para eliminar pruebas y testigos. El hecho de que haya intentado provocar una explosión y un incendio con las hornallas de gas y dos velas abona esta teoría. Luego siguió con Susana Ortiz (tía de Lorena), a quien además golpeó con saña. Acuchilló al niño de 11 años que pelea por su vida en el hospital Notti, atacó a la beba a la que intentó degollar, y finalmente asesinó a Silvia Ortiz, de noventa años, en su cama. Le decían “Ñata” y era la abuela de Lorena. Se salvó una nena de 12 años que durmió en casa de una amiga, y el nene de ocho años.

Zalazar con Lorena y los tres hijos de la chica.

Su ex pareja y la tía murieron en un pasillo. La abuela, en un piso de arriba. Y el chico de 11 años y su hermanita agonizaban en una habitación cuando los encontraron.

5. ¿QUIÉN DIO EL TESTIMONIO CLAVE?

El nene de 8 años hijo de Lorena. Escapó de la masacre cuando empezó el ataque feroz de Zalazar, se escondió entre las plantas del patio, y luego se ocultó en el baúl de un auto con su perro. El asesino intentó abrirlo y no pudo. El nene pasó horas ahí. Pudo salir, cuando acabó el ruido, y se comunicó con su abuela materna pidiendo cinco ambulancias. “Todos están muertos… fue el papá de Mía…” dijo el nene, de acuerdo a los testimonios.

6. ¿QUÉ ARMA USÓ ZALAZAR?

Un cuchillo, principalmente. Algunos medios dicen que utilizó una botella para golpear a Susana Ortiz, la tía de Lorena, y que usó los vidrios como un puñal. El arma homicida no apareció.

7. ¿QUÉ DIJO EL ASESINO?

Sostuvo su inocencia desde el principio. Sólo admitió haber estado en la vivienda del Barrio Trapiche entre la una y las dos de la mañana. Después, dijo haber sido asaltado y cortado en una mano, en inmediaciones de la Terminal. Luego de hacerse atender en el Hospital Central, fue detenido en la propia terminal.

8. ¿ZALZAR ES IMPUTABLE?

En principio, sí. El fiscal Santiago Garay le imputó homicidio agravado por femicidio en el caso de Lorena, homicidio simple en los casos de Susana y Silvia Ortiz, e intento de homicidio agravado por alevosía y por el vínculo en el caso de la beba Mía. Anoche fue operado de la herida en la mano en el Hospital Central, y hoy fue trasladado a Contraventores.

El asesino declaró, y por ahora no hay indicios de que pueda ser declarado insano.

Daniel Zalazar no tenía antecedentes. No se había mostrado antes como una persona violenta. No había contra él orden de restricción alguna, ni denuncias por violencia de género.

Simplemente estalló, y desató una tragedia de mil infiernos. Pasó así de ser un vecino amable y sonriente, a un peligroso asesino múltiple.