Zalazar quería un ADN de la bebé y decidió asesinar - Mendoza Post
Lunes 24 Oct 2016
porLeonardo Otamendi
Editor Post

“Un mar de sangre era la casa”, describió una fuente respecto de la vivienda del barrio Trapiche donde fueron asesinadas tres mujeres y otros dos niños atacados que hoy se encuentran en estado crítico. ¿Qué sucedió allí durante la masacre? Algo sabe el niño que logró escapar; todo lo sabe el asesino. Pero se puede ir reconstruyendo ese momento, es la tarea de la Justicia. Algunas secuencias de esa terrible mañana fueron conocidas por el Post.

Ver: La primera foto preso

Ese mar de sangre se produjo porque el sospechoso Daniel Zalazar, de 30 años, asesinó a puñaladas a su ex pareja Lorena Arias (30), a la tía de ella Marta Susana Ortíz (45) y la abuela de la primera, Silda Vicenta Díaz (90). Se desangraron las tres, la anciana lo hizo en su cama tras ser degollada.

Lorena y su tía Silvia, asesinadas.

En la mañana del domingo llegó Zalazar a la casa de Lorena, ubicada en calle Entre Ríos 1.850. Según una fuente ligada a la investigación, comenzaron a discutir. ¿El motivo? Un estudio de ADN sobre la bebé de 10 meses, porque el sospechoso tenía dudas sobre su paternidad. No era la primera vez discutían por este tema pero, como dice una psicóloga amiga: “Se le corrió el coágulo y se le disparó la psicosis”. Claramente, a quien le pasó esto fue a Zalazar.

Ver: Declaró el nene que logró escapar

Pero el maestro de artes marciales siempre estuvo en control. Primero, según la fuente y lo declarado por el nene de 8 años, hijo de Lorena, que pudo escapar, Zalazar apuñaló a Lorena y entonces intervino la tía, Silvia.

El sospechoso es profesor de Taekwondo.

La mujer intentó frenar a Zalazar y comenzó a golpearla primero y luego también la apuñaló. El examen forense preliminar demostró que la tía de Lorena tenía múltiples golpes en el cuerpo y dos lesiones profundas con arma blanca.

Ver: Las tres mujeres murieron desangradas

Al hijo de Lorena, que escapó también, intentó matarlo Zalazar, pero se fue corriendo hacia la calle. Se escondió en el baúl de un auto con su perro y desde allí llamó a su abuela materna para decirle: “El Daniel se volvió loco, mandá cinco ambulancias”.

El momento en que sacaban los cadáveres.

La mecánica de lo sucedido luego en el interior de la casa es parcialmente desconocido. Sí se sabe que también atacó a su hija bebé de 10 meses, al hijo mayor de Lorena, de 11 años, y degolló a la bisabuela del chico, que escapó. Ambos niños están en el Notti muy graves.

Justamente, para Zalazar la bebé que está en estado crítico es quien podría no ser su hija y por eso también quiso matarla.

Lorena y su bebé, quien está internada en grave estado.

Una vez que arrestaron al sospechoso cerca de la Terminal, lo llevaron a la Comisaría N° 7, de Godoy Cruz. Durante las horas de encierro, les contó a los policías que lo custodiaban que él no tenía nada que ver el múltiple crimen pero aceptó haber estado en casa de Lorena entre la 1 y las 2 de la mañana del domingo. Y que cuando se fue lo tajearon y asaltaron y por esa razón tenía una lesión de arma blanca en su brazo izquierdo.

Esos mismos efectivos también señalaron que además de negar cualquier tipo de participación en la masacre, “el tipo es absolutamente frío”.

En la invitación al bautismo de la bebita, Zalazar reconocía su paternidad.

Pero en el caso que se compruebe que fue Zalazar —por ejemplo, el arma aún no fue hallada— deberá explicar por qué al momento de ser detenido en la Terminal dijo que iba a San Martín. Él podría decir cualquier cosa, pero lo cierto es que el pasaje al departamento del Este sale $32 y él en su bolsillo tenía solo $15.

Zalazar dejó una hornalla abierta y una vela encendía para que se produjera una explosión e incendio para esconder los crímenes

Por otro lado, el departamento donde vivía con su hermana en la calle Infanta Mercedes de San Martín, de Ciudad, frente al Correo, fue allanado. Allí encontraron una mochila con manchas de sangre la que será analizada para establecer si esas máculas hemáticas son de él o de otra persona.

El sospechoso fue acusado por el fiscal Santiago Garay por homicidio agravado por violencia de género (femicidio) y alevosía, dos homicidios simples y otros dos homicidios en grados de tentativa, por los niños a los que hirió de gravedad. 

Preso