Flavio Mendoza - Jorge Rial: los secretos de la guerra del momento - Mendoza Post
Sábado 7 Feb 2015Sábado, 07/02/15 atrás
porRodrigo Lussich
Espectáculos

 La guerra del momento es la que protagonizan Flavio Mendoza y el conductor Jorge Rial.

Los enfrentó la temporada de Carlos Paz porque Rial apoya la obra "Bañeros" -en la que trabaja su mujer Mariana "Loly" Antoniale-. 

Flavio cree que eso influye en la menor difusión de su espectáculo, Stravaganza, que esta temporada encabeza Florencia de la Ve.

El tenor de las declaraciones fue in crescendo. Rial se dio por aludido cuando el coreógrafo dijo que había programas que lo trataban mal. Entonces le dijo a Flavio que se había transformado en un "forro". 

El creador de Stravaganza tardó varios días en responder, y alega una "campaña" orquestada por Rial en su contra.


El espectáculo de Mendoza, ¿con campaña en contra?

La acusación de Flavio tiene un punto grande en contra: la cantidad de frentes abiertos que tiene y que exceden a Rial, quien los aprovecha para difundir testimonios en contra del director y bailarín. 

Si todo el mundo quisiera a Flavio, a Rial se le haría mucho más difícil llevar a cabo la supuesta campaña sucia que el rubio denuncia. 

Pero las voces contra él se multiplican y los enemigos aparecen desde abajo de las baldosas y encima de los escenarios.

De los históricos enemigos, Romina Propato y Mariano Iudica, hasta bailarines que denuncian condiciones irregulares de trabajo; ex amigos del socio de Flavio, Ariel Diwan, y muchos más. 

Al ex jurado del Bailando lo acusan de maltratador. El pobre tuvo que usar su cuenta de Facebook para mostrarse sorprendido de que su propia tropa no salga a defenderlo públicamente. 

La pregunta es si vale la pena hacerse el guapo con tantos frentes de tormenta sobre su cabeza. Y eso parece ir mucho más allá de Rial.

De hecho Flavio Mendoza comete el peor error y se larga a insultar y denostar a cronistas y panelistas, puesto que supo ostentar antes de tirarse a las aguas del triunfo: cuestiona actitudes que él mismo supo poner en práctica, y pierde más de lo que gana.

Flavio Mendoza, enfrentado a Rial y en su peor momento.

La guerra sirve para que los detractores de Rial se hagan un festín poniéndose del lado de Flavio. No tanto por su amor a él sino por el odio al conductor de Intrusos.

Twitter se embandera detrás de unos y otros, y es la mesa de debate de los panelistas anónimos de la red social más impune del mundo.

La tele también saca jugo del asunto: entre los desvelos y lagrimas desesperadas de Nazarena Vélez perdida varios días y con cantidad de hipótesis sobre su estado; y la novela Flavio-Rial, los programas subieron esta semana sus promedios luego de un enero helado en conflictos y con toda la atención popular puesta en los canales de noticias con el caso Nisman.