Carta del lector: un agradecimiento a la policía de Mendoza - Mendoza Post
Miércoles 12 Oct 2016
porJorge Rozen (*)

Jorge Rozen es un conocido médico mendocino. Una madrugada,  como tantas,  sufrió en carne propia lo que muchos mendocinos venimos padeciendo hace mucho , demasiado, tiempo. Unos delincuentes entraron a su casa, estando el adentro y quisieron saquearla. 

Esta vez, por suerte para Jorge,  el final fue feliz. 

Aquí su carta:  

"La madrugada del viernes 7/10/16, estando dormido me despertaron pasos en el techo de mi casa, sin pensar muy bien lo que hacía, subí a la terraza, imprudentemente abrí la puerta y vi a un policía que me apuntaba con una linterna y su arma, de allí en más asistí a toda la la revisión de mi domicilio, no pude contar cuantos policías eran, ni cuántos móviles participaron, eran muchos, sólo sé que me cuidaron muy profesionalmente, que habían detenido a uno de los delincuentes, que uno de ellos había escalado el frente de la casa, que había objetos tirados por el piso y que faltaba mi computadora, que el Auxiliar Primero Alejandro Zarate y el Auxiliar Gastón Fernández, a cargo del Movil 2830 de la Seccional Sexta, insistieron en buscar la computadora y la encontraron en un jardín a cincuenta metros de mi domicilio, que me calmaron, que mi vida había estado expuesta y que ellos, todos ellos, me habían salvado de lo que podría haber llegado a ocurrir, también, no debo olvidar a la persona, hasta aquí anónima, que decidiendo actuar comprometidamente llamó al 911 y puso en marcha todo el procedimiento, tal vez es un vecino, tal vez alguien que pasó en un auto por la calle.

Este es el móvil que llegó al lugar del robos frustrado.

Debo agregar, que mientras esperábamos en la vereda a la Policía Científica, pude compartir una charla cálida, café y galletitas con los dos policías que habían quedado, que cuando llegaron el Of. Inspector Eric Regule y la Of. Auxiliar Lara Failla, también tuvieron la más respetuosa y cuidadosa actitud para con alguien que estaba viviendo esa situación, hasta me explicaron cómo se debía limpiar el polvo que se usa para levantar huellas digitales.

Sus actitudes me hicieron recordar a las guardias de hospital, en las que algunos médicos, más allá del agotamiento, no olvidaban que pacientes y parientes, estaban totalmente entregados y a la espera de una actitud profesional y humana.

Quiero agregar que todo esto me ha dejado un sentimiento, hoy me siento más miembro de la comunidad que compartimos y que pese a todo lo que nos falta lograr, esta experiencia, me hace sentir algo que no me suele ocurrir, orgullo de ser argentino".

Jorge Rozen